Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

343_muver1200x150-1200-x-150-px.gif banner click 343 banner 343

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Javier Espada vuelve a ponerse al frente  del Festival Internacional Buñuel Calanda Javier Espada vuelve a ponerse al frente  del Festival Internacional Buñuel Calanda
Javier Espada (izda.) junto a Gian Luca Farinelli, director del Festival de Cine de Bolonia, durante la presentación del documental ‘Buñuel, un cineasta surrealista’

Javier Espada vuelve a ponerse al frente del Festival Internacional Buñuel Calanda

La cita tendrá lugar entre el 11 y el 16 de julio en el nuevo escenario del castillo de la localidad
Cinco lobitos (Alauda Ruiz, 2022), Adam (Maryam Touzani, 2021), La llevada y la traída (Ofelia Medina, 2021), El paraiso de la serpiente (Bernardo Arellano, 2019), Charlotte (Simón Franco) y Buñuel,  un cineasta surrealista (Javier Espada, 2021) son las seis producciones que se proyectarán (22 horas) durante la próxima edición del Festival Internacional Buñuel Calanda (FIBC), que se celebrará en la localidad turolense entre los días 11 y 16 de julio, y que llega con dos importantes novedades.

La primera es que estrena un nuevo espacio, el del Castillo de Calanda, cuyas obras de consolidación comenzaron el pasado año, y la segunda es que se pone al frente del mismo Javier Espada, quien ya lo dirigiera desde su creación en 2005 hasta 2016, cuando el calandino dimitió por desavenencias con la corporación municipal de entonces.

Después de que en 2020 la cita se suspendiera por la pandemia, el año pasado tuvo lugar por primera vez fuera del Centro Buñuel Calanda, en un espacio abierto situado en la Plaza de España, por recomendaciones de la situación derivada de la covid-19. En esta ocasión volverá repetirse el formato al aire libre, aunque en esta ocasión en los restos del castillo medieval. “Se trata de probar este escenario, punto más alto de Calanda y que además ponen en valor las ruinas del castillo del siglo XII que estuvo desaparecido desde su destrucción durante las guerras carlistas”, explica Javier Espada, quien añade que “este espacio podría ser el definitivo durante los próximos años”. El lugar de las proyecciones contará con 200 sillas, una barra de bar y una zona de baños para el público.

La otra novedad es que Espada retoma la dirección del FIBC tras su renuncia en 2016, cuando se denominaba 22 x Don Luis. Espada se encuentra en el Festival de Cine de Bolonia, donde el jueves se proyectó la película restaurada Él (Luis Buñuel, 1953) y el sábado pudo verse  su documental Buñuel, un cineasta surrealista, estrenado el año pasado en Cannes, ante una sala llena y con una excepcional respuesta por parte del público.

Espada explicó a DIARIO DE TERUEL que en 2016 decidió renunciar a la dirección del CBC y del Festival de Cine de Calanda por “diferencias de criterio con los políticos, y porque no quería traicionar la idea fundacional del festival desde que lo puse en marcha en 2005: proyectar películas que hubiera querido ver Buñuel”.

Esta edición del festival será una transición hacia la del próximo año en la que Espada quiere dar una nueva dirección al festival en busca del máximo prestigio en el ámbito nacional e internacional. “En esa próxima edición habrá bastantes novedades”, según Espada, recuperará “las diferentes secciones del festival, el concurso de cortos, habrá mucha presencia de cine aragonés y sobre todo mantendrá la concepción internacional del festival”. “Estamos hablando de Buñuel y esto no se puede quedar en un festival local. No podemos rebajar de esa manera a Luis Buñuel”, añade Espada.

Reducción presupuestaria


Después de que en 2022 la financiación del festival se haya recortado drásticamente al perder la subvención directa de 20.000 euros que obtenía del Instituto de Cine y Artes Visuales, junto con las que percibían otros tres festivales como San Sebastián, Málaga y Huelva, este año contará con un presupuesto de unos 12.000 euros, 10.000 aportados por el Ayuntamiento y el resto por el Banco de Santander y MasMovil. “La idea es contar con empresas privadas para financiar el festival, algo que queremos potenciar de cara a próximos años”, explica Alberto Herrero, alcalde de Calanda, con “partidas pequeñas pero que cuenten con un compromiso a largo plazo”.

Pese a que este año el formato del festival estará reducido, con la programación Javier Espada ha tratado de dar cabida “a todo tipo de cine, documental y ficción”, recuperar “el espíritu internacional” y además “dar cabida a las mujeres directoras, ya que tres de las seis películas que vamos a proyectar están realizadas por mujeres”.

 Así, la apertura del FIBC tendrá lugar el 11 de julio con Cinco lobitos, “un arranque potente en el que veremos la ganadora en el Festival de Málaga”. Al día siguiente será otra mujer, Maryam Touzani, la directora de la proyección, Adam. La película marroquí fue premiada en la sección oficial de Cannes en 2019 y en la Seminci de Valladolid de ese mismo año.
El 13 de julio se proyectará el documental de la actriz y directora mexicana Ofelia Medina La llevada y la traída, sobre la tradicional romería mexicana de la Virgen de Zapopan “que tiene lugar durante el 12 de octubre, una fecha muy significativa para Calanda por celebrar el Pilar” y que vivirá en Calanda su estreno en España.

Al día siguiente será el turno de El paraíso de la serpiente, la primera de las dos películas mexicanas que se proyectarán, dirigida por Bernardo Arellano y vencedora de la sección oficial de largometrajes en el Festival de Morelia 2019. “Se trata de una película experimental y muy interesante, filmada por no profesionales y ambientada en un pueblo del norte de México con un trasfondo religioso, uno de los temas fetiche de Buñuel”, explica Espada.

El 15 de julio se estrenará en España la argentina Charlotte (Simón Franco, 2021), película protagonizada por Ángela Molina. Esa proyección supone un homenaje a una actriz buñuelana de la categoría de Ángela Molina, protagonista de Ese oscuro objeto de deseo (2017), que podría acudir este mes de julio al festival calandino, “si sus circunstancias personales se lo permiten”.

Otro homenaje que brindará esta edición del FIBC 2022 será a Ouka Leele, fallecida recientemente. “Esta fotógrafa estuvo en el Festival de Calanda y nos regaló dos imagenes que utilizamos para el cartel, y que ahora hemos utilizado para honrar su memoria”.

Y el 16 de julio cerrará la proyección de Buñuel, un cineasta surrealista, que como todas tendrá lugar a partir de las 22 horas. Se trata de un documental rodado por Espada que desde su estreno en Cannes el pasado año ha logrado buenas críticas, si  bien no logró llevarse la estatuilla en los Premios Simón del Cine Aragonés celebrados la pasada semana. “Se trata de una inmersión en la obra y el pensamiento de Buñuel, y estoy muy contento con las críticas, sobre todo entre la gente cinéfila”. El sábado se proyectó en Bolonia, “lo que supone todo un lujo para mí porque es un festival muy prestigioso que suele programar muy pocos documentales”.

Recuperar el prestigio


En 2016 Javier Espada renunció como director del Centro Buñuel Calanda y como director del festival que entonces se denominaba 22 x Don Luis. Ese año no hubo director del festival como tal, y fue coordinador del mismo Javier Lorente. La edición de 2017 estuvo dirigida por José Ángel Guimerá y las tres últimas ediciones, 2018, 2019 y 2021 -en 2020 se canceló por la pandemia- fue dirigido por Jordi Xifra, que había asumido la dirección del Centro Buñuel Calanda en 2016.

“Desde el principio Xifra nos comunicó que no deseaba dirigir el festival, sino que prefería separar la gestión del Centro Buñuel Calanda”, que depende de un patronato en el que están el Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial, el Ayuntamiento de Calanda y Caja Rural, “del festival, que era de titularidad municipal”, explica Alberto Herrero, alcalde de Calanda.

“El mejor rumbo”


“Cuando en 2019 llegué a la alcaldía me comprometí a solucionar este problema, y aunque la pandemia lo trastocó todo, hemos vuelto a recurrir a Espada porque él fue quien ideó este festival y quien mejor rumbo puede darle en el futuro”, asegura el edil, que añade que “cuando Espada dimitió por desavenencias con la anterior corporación municipal -encabezada por José Ramón Ibáñez- se dieron un cúmulo de despropósitos en la dirección del festival, se dieron varios cambios de director, ocasionó un mayor gasto y el festival no tuvo la repercusión que tenía antes”.

Con todo, Herrero asegura que “no hay polémica posible” en el retorno de Javier Espada como director del FIBC. “Xifra siempre nos reclamó que el festival se organizara desde el Ayuntamiento y que tuviera director propio. Él ha sido siempre participe y, sinceramente, creo que Javier Espada es el único que puede ayudarnos a que el FIBC vuelva a ser una cita prestigiosa”.

Por otro lado Herrero aseguró que el patronato del Centro Buñuel Calanda sigue contando con toda la confianza de Jordi Xifra como director del centro, “por lo que la idea es que él siga dirigiéndolo mientras Javier Espada se hace cargo de las próximas ediciones del festival de cine”.

El redactor recomienda