Síguenos
La Escuela de Hostelería de Teruel vuelve a celebrar su tradicional competición La Escuela de Hostelería de Teruel vuelve a celebrar su tradicional competición
El alcañizano Diego Giménez logró el primer premio en categoría Cóctel con ‘Calanda Sunrise’

La Escuela de Hostelería de Teruel vuelve a celebrar su tradicional competición

Diego Giménez, Aida Crespo y Juan Sancho fueron los ganadores de esta XXVII edición

La Escuela de Hostelería de Teruel recuperó ayer su Concurso de Cocina y Coctelería que, tras un año de parón por la pandemia, celebró ayer martes su XXVII edición. Diego Giménez en la categoría de Mejor Cóctel y la pareja formada por Aida Crespo y Juan Sancho en la de cocina se llevaron los primeros premios, en una jornada que resulto especialmente significativa tras la pandemia. Muchos de los participantes destacaron en sus presentaciones que la época anterior a la pandemia había sido su principal inspiración, en un concurso que en 2020 se celebró por los pelos -pocos días antes del confinamiento domiciliario-, muy tradicional en el calendario anual de la Escuela de Hostelería y cuya recuperación “significa volver a retomar poco a poco la normalidad de verdad”, aseguró ayer Manuel Marqués.

Imagen de los participantes que lograron subir al podio en las dos categorías del concurso

La de ayer fue una jornada especial en la Escuela, con las cocinas funcionando a pleno rendimiento con diez parejas de cocineros ­-todas las que físicamente pueden trabajar de forma simultáneamente-, para presentar en tiempo y forma sus propuestas culinarias, y siete bartenders preparando en el salón otras tantas propuestas de cóctel, ante cuatro jurados que valoraban la presentación y ejecución, y otros tres que puntuaban el sabor, textura y olor.

En la modalidad de coctelería participaron trece alumnos, y entre la presentación, el concepto y la valoración organoléptica el jurado decidió que el primer premio lo merecía el alcañizano Diego Giménez, que ya logró la tercera plaza hace dos años, y que esta ocasión se llevó el gato al agua con una propuesta que dedicó “a los recuerdos que me traen mis veranos con mis amigos” y que tituló Calanda Sunrise. Giménez, alumno de 2º de FB Básica de Cocina y Restauración, guarda muy buenos recuerdos de ese pueblo y además quería utilizar el zumo de melocotón en su receta, “porque es muy fresco” para este tipo de preparado. Su cóctel está realizado a base de zumo de este producto típico bajoaragonés además de “ron, en este caso Barceló, que me gusta mucho”.

Imagen del jurado que probó los trece cócteles propuestos por los concursantes

La segunda plaza la ocupó Laura Esteban con el cóctel Cucumlime, mientras que Jaime Jiménez fue tercero, con Red Tropic.

Raúl Igual, sumiller turolense y profesor en la Escuela de Hostelería de Teruel, reconoció que las trece propuestas presentadas a concurso. “A los alumnos les gusta mucho participar en esta jornada, y la verdad es que trabajan muy bien sus propuestas”.

‘El nido serrano’ fue la propuesta ganadora en el concurso de Cocina

En el caso de la categoría de Cocina, como cada edición participaron en la final las diez mejores propuestas preseleccionadas por el jurado. La victoria final fue para Aida Crespo, de Belver de Cinca (Huesca) y Juan Sancho, Bañón, estudiantes de Segundo del Grado Superior de Cocina, con el plato titulado El nido serrano. Uno de los requisitos del concurso este año es que tenía que estar inspirado en la gallina serrana y huevo, y Crespo y Sancho decidieron fusionar estos productos: “Hemos hecho un huevo compuesto por una mousse de coco con un corazón de fruta de la pasión, que simulan la clara y la yema, de forma que al romperlo se vierte la fruta de la pasión”. El nido lo hemos hecho con una pasta kataifi aromatizada con ron y cítricos, sobre una base de piña estofada con ron. “Nuestro objetivo era hacer algo diferente, original, y que reuniera muchos sabores en un solo plato, pero de forma que el bocado estuviera equilibrado entre todos ellos”, explicaban ayer tras recoger sus premios, que consistieron en material para cocinar y preparar platos.

Con muy buena nota por parte del jurado les acompañaron en el podio Gomer Peña y Fernando Sangüesa, en segunda plaza, con Ají de gallina barranqueño turolense, con caviar del Bajo Aragón; y tercera fue la pareja formada por Andrea Roca y Kawthar Jebari con la tarta de Crème Brûlee.

Estudiantes de la Escuela de Hostelería de Teruel observan los cócteles creados por sus compañeros

Manuel Marqués, director de la Escuela de Hostelería de Teruel, hizo los honores durante la entrega de premios, que tuvo lugar después del certamen en el salón de actos de la Cámara de Comercio. Se mostró exultante principalmente por tres motivos; por poder volver a convocar el concurso, después del parón obligado de la pandemia; por la calidad de los platos preparados por los alumnos, y por el ambiente de reencuentro que se vivió en una cita muy esperada por muchos alumnos, “y en la que no se compite sino que se colabora, porque la concepción y la elaboración de los platos surge del diálogo entre los cocineros. En ese sentido me gusta recordar que somos Escuela, y que no solo queremos formar a camareros, sumilliers, cocineros y hosteleros, sino también y sobre todo a personas”, explicó.

Marqués asegura que este concurso, que llegaba ayer a su 17ª edición, “trasciende a lo que es una mera actividad del curso, porque involucra a todos los alumnos del centro, a todos los ciclos que existen, a todos los profesores, y proporciona una cohesión al centro muy importante”.

Una parte del jurado también valoró la presentación y la preparación de los aspirantes

El director se mostró realmente satisfecho no solo con la calidad en la elaboración de los platos, sino con su propia concepción. Según Marqués, “los estudiantes demuestra cada año mayor imaginación y mayor creatividad. Todos los años nos sorprenden porque plantean cosas que nosotros no se las hemos contado. A partir de las cosas que los profesores les cuentan ellos experimentan, prueban y van mucho más allá. Y además lo hacen muy bien”.

Marqués confía en que el año que viene el concurso se pueda celebrar con total normalidad. “Este año todavía se ha hecho a mínimos para cumplir con todas las medidas anticovid, pero aún así teníamos ganas de celebrar el concurso porque supone acercarnos un poco más a esa normalidad que todos deseamos tanto”.

El redactor recomienda