Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

196_1200x150-valentina.gif banner click 196 banner 196

La octava edición del festival Matarranya Íntim cierra con un rotundo éxito de público, con 1.200 entradas vendidas La octava edición del festival Matarranya Íntim cierra con un rotundo éxito de público, con 1.200 entradas vendidas
Miss MOO abrió el festival de artes escénicas de vanguardia de Fórnoles descolgándose del balcón del Ayuntamiento. Nebulosa Gràfica

La octava edición del festival Matarranya Íntim cierra con un rotundo éxito de público, con 1.200 entradas vendidas

Se ha celebrado en la localidad de Fórnoles

Con más de 1.200 entradas vendidas entre los 25 pases de los catorce espectáculos diferentes que se programaron este fin de semana en Fórnoles, el Matarranya Íntim cerró la octava edición de su festival escénico con un rotundo éxito de público. Y eso a pesar de las restrictivas medidas que la pandemia impone y que las lluvias y las bajas temperaturas hicieron su aparición durante la tarde noche del sábado en la localidad turolense.

Los hábitos del público comienzan a acostumbrarse a la nueva normalidad de los aforos limitados y las reservas previas, y desde días antes de que comenzara el festival ya se había completado la entrada de varios de los pases. Según Jacobo Julio Roger, director de la cita, “la verdad es que la gente tenía muchas ganas de teatro, de Matarranya Íntim, porque el ritmo de venta de entradas fue muy intenso y, de hecho, muchas obras ya estaban completas antes de empezar”.

Incluso durante la lluvia y el importante descenso en las temperaturas que vivió la provincia durante la tarde del sábado, segunda jornada del Matarranya Íntim, la asistencia de público acompañó a las propuestas escénicas. El montaje Las Mañas, de Artimaña Teatro, comenzó la tarde en el Mirador de la Iglesia aunque tuvo que ser trasladada al espacio cerrado de la Plaza Mayor, mientras que Sinuos. El encantador de látigos, también se reprogramó al pabellón municipal para resguardar al público.

‘Shhh!’, sobre el cáncer, fue una de las obras más aplaudidas. Nebulosa Gràfica

Más allá de eso, el buen ambiente y la asistencia de tanto público como permitieron las medidas anticovid fueron la tónica general de las tres jornadas del festiva, desde que Miss MOO lo inauguró descolgándose del balcón del Ayuntamiento de Ráfales y Versonautas dieran el pistoletazo con Astro Azul, una hipnótica obra que, fundiendo música y poesía, fue toda una declaración de intenciones sobre lo que aguardaba durante el resto del fin de semana. Un año más, Matarranya Íntim apostó por acercar el teatro de vanguardia y las propuestas escénicas menos convencionales a los rincones de la España rural, y el público respondió con un nuevo espaldarazo.

Los más jóvenes y sus familiares pudieron disfrutar de los locos inventos de Artilogios, el cuento musicado de La pallassa Kargola e incluso del humor a latigazos de Sinuos. El encantador de látigos”. Los aficionados también destacaron el ácido humor de los diálogos desde el corazón de la España Vaciada de Las Mañas o las locuras callejeras de Las Marujas. Como los chorros del oro. Tampoco faltaron obras que dispararon directamente al corazón, como Historia de una maestra, un tributo a la memoria de los profesores de la II República Española y Shhhh!. Esta última, de la compañía teatral La Intensa e inspirada en la experiencia de superación de un cáncer por parte de su intérprete, quizá haya sido la obra revelación del festival puesto que quienes pudieron disfrutar de ella no podían dejar de coincidir en que les había “removido todo el interior”.

Imagen de la representación de ‘Historia de una maestra’. Nebulosa Gràfica

Además de las obras que se presentaban en sesión continua, una de las señas de identidad del festival -en lugar de representarse una vez la obra en un gran escenario, se representa dos, tres o cuatro veces seguidas en un lugar recoleto, ante un reducido número de espectadores-, entre los montajes que solo tuvieron lugar en sesión única destacó el peculiar Hamlet de Bambalina Teatre Practicable, en la que Jorge Valle deslumbró al público dando vida a cerca de veinte títeres para escenificar un clásico de Shakespeare con brillantes diálogos -en realidad fue un monólogo- que mezclaban el humor y el drama.

También destacó la propuesta musical que cerró el festival el domingo en Fórnoles, con el regreso del cantautor catalán Arturo Gaya, de Quico el Celio, el Noi i El Mut de Ferreries. En esta ocasión presentó en Lo Molí de la Bassa su primer trabajo discográfico en solitario, titulado Bonaire 12, en el que pone música a textos de Ovidi Montllor, Teresa Rebull, Xavier Ribalta o Ramón Muntaner.

Foto de familia tras la finalización del festival, después de concierto de Arturo Gaya. Nebulosa Gràfica

Desde la organización del festival se insistió en hacer especial hincapié en las medidas necesarias para atajar la propagación de la covid, como mascarillas, desinfección de manos y espacios y distancias de seguridad. De hecho, y después de que el pasado año no pudiera celebrarse como ocurrió con la gran mayoría de las citas escénicas, en 2021 Matarranya Íntim regresaba a la comarca con la novedad de cambiar las casas particulares de los vecinos como escenario por los espacios singulares del municipio, algunos de ellos al aire libre. Pese a todo se logró mantener la filosofía y la atmósfera que se busca en este tipo de cita, gracias en buena medida al trabajo del Ayuntamiento de Fórnoles y al de numerosos voluntarios que colaboraron en la organización.

En ese sentido, Jacobo Julio Roger afirmó que estaban especialmente satisfechos por lo mucho que había costado organizar esta edición de Matarranya Íntim, a todas luces especial por retomar la iniciativa tras el parón de la pandemia cuando todavía no han desaparecido ni mucho menos los efectos de la misma. “Hemos tenido que darle muchas vueltas a cómo organizar el festival”, explicó Roger, “a cómo adaptarnos a todas las normas sanitarias, buscar espacios diferentes al de otros años... En fin, que ha sido muy difícil, pero al final, gracias al trabajo y colaboración de mucha gente, y al público, que siempre nos responde, todo ha ido muy bien”.

El espectáculo itinerante de ‘Las marujas’ llevó el humor por las calles de Fórnoles.  Nebulosa Gràfica

 

 

El redactor recomienda