Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Lo nuevo de la revista ‘Turolenses’ se presenta en el Centro Buñuel Calanda Lo nuevo de la revista ‘Turolenses’ se presenta en el Centro Buñuel Calanda
Recorte de la portada del número 20 de la revista Turolenses dirigida por Javier Alquézar

Lo nuevo de la revista ‘Turolenses’ se presenta en el Centro Buñuel Calanda

El IET lanza también ‘Diarios de José Pardo Sastrón’

El Centro Buñuel Calanda acogerá este sábado la presentación del próximo número de la revista Turolenses, editada por el Instituto de Estudios Turolenses, en un acto que tendrá lugar a partir de las 12 horas y que contará con la presencia de su director, Javier Alquézar.

El dossier principal de la publicación lleva por título Realidad o ficción: doce tópicos turolenses, y una nómina de otros tantos autores repasan algunos de los mitos sobre Teruel más extendidos entre propios y extraños, y dedican un breve texto a dilucidar cuanto tienen de cierto o de falso.

Entre otros, destacan aquello de que todos los puentes antiguos son romanos, creencia muy popular en muchas localidades cuando lo cierto es que la mayor parte de ellos son de origen medieval sin lugar a dudas, o lo de que muchos restos antiguos se atribuyen a los moros, cuando no siempre es así o, incluso topónimos como Mora de Rubielos o Cabra de Mora están relacionados con el fruto silvestre.

También se dice que el Cid pasó por Alcañiz, pero José Luis Corral aclara que el Alcañiz que se cita en el Poema del Cid no es del Bajo Aragón, sino el que existió al paso del río Huerva, en Cariñena, donde todavía están las ruinas del castillo y una iglesia románica.

Según las fuentes históricas y literarias, lo de los Amantes de Teruel igual pudo tener lugar en 1217, como en 1228 -Yagüe de Salas-, 1280 -Bartolomé de Villaba- y hasta 1535 -según la obra que se atribuye a Tirso de Molina, que sitúa a Diego acompañando a Carlos V en la toma de Túnez-. A gusto del consumidor.

Sobre las cárceles del Matarraña Fernando Burillo matiza que fueron usadas para pequeñas detenciones, y nadie cumplió allí largas condenas; y en cuanto al Milagro de Calanda, Eliseo Serrano aporta los datos documentales para sostener que realmente a Miguel Pellicer le creció una pierna tras serle amputada, o que todo pudo ser un error o producto de la picaresca.

El origen de los tambores de Alcañiz en 1678, dato que suele darse por hecho, se contradice con la documentación, ya que el primer texto que haba de presencia masiva de tambores en esa ciudad para Semana Santa data del siglo XIX. Tampoco parece ser cierto que la de Villarluengo fue en 1789 la primera fábrica de papel continuo de España, ya que ese invento se desarrolló nueve años después.

Otro tópico erróneo es ese, a nivel autonómico o nacional, de colocarle a Teruel el epíteto de capital del Bajo Aragón, suponiendo de Bajo Aragón se refiere al sur -la parte baja del mapa- y no a la zona con menor altitud, donde la capital es Alcañiz.

José Luis Simón cuestiona eso de que las buenas carreteras son clave para revertir la despoblación, y se apoya en datos estadísticos para recordarnos que las carreteras tienen dos sentidos y lo mismo sirven para venir que para irse. Tampoco es cierto que Pablo Monguió fue discípulo de Antonio Gaudí, como hemos asegurado desde la prensa en repetidas ocasiones, sino que lo fue de Domènech.

Por último y con su retranca habitual Toni Losantos analiza el tópico más repetido sobre Teruel fuera de la provincia, que no es otro que el de su existencia. Existir existe, pero Losantos advierte que “si bien los tópicos llenan conversaciones -y sin duda ocupan escaños- propenden al anquilosamiento y no resuelven los problemas”.

El resto del número 20 de la Revista Turolenses da cuenta de artistas turolenses como Nati Cañada o Ángeles Pérez, la soprano poblana Carmen Gracia Tesán, el Centro Íberos en el Bajo Aragón, el patrimonio hidráulico en Teruel, los petroglifos de Puertomingalvo o la autovía A-23, entre otros temas.

José Pardo Sastrón

Otra presentación prevista esta semana por el IET es la de Diarios de José Pardo Sastrón, 1848-1909. Crónica personal de un siglo, la obra que recoge los diarios íntegros del botánico turolense, y que supone el número 19 de la colección Monografías Turolenses. La presentación de la obra tendrá lugar hoy (17.30 horas) en el Hogar del Jubilado de Torrecilla de Alcañiz, y mañana viernes (18.30 horas) en el Salón Cultural Don Diego de la localidad de Valdealgorfa. Sastrón (Torrecilla de Alcañiz, 1822-Valdealgorfa, 1909) fue un destacado investigador en plantas medicinales.

 

El redactor recomienda