Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Más basura y más arte en el Vicerrectorado del campus de Teruel Más basura y más arte en el Vicerrectorado del campus de Teruel
Mamibu, María Sender y Denis Sebastián junto a su pieza, titulada ‘Esfidra’

Más basura y más arte en el Vicerrectorado del campus de Teruel

Quince estudiantes de Bellas Artes exponen la tercera edición de ‘Trash + Bestiary’

Por tercer año consecutivo la basura se convierte en materia moldeable y una quincena de estudiantes del grado de Bellas Artes del campus de Teruel presentan Trash + bestiary, una muestra de trash-art inspirada en la techumbre de la catedral de Teruel que podrá verse durante toda la semana, hasta el 18, en la sala de exposiciones del Vicerrectorado del campus de Teruel.

El trash-art consiste en la creación de obras de arte, normalmente en el campo de la escultura o la instalación, utilizando materiales de desecho como plásticos, tapones, botellas, chapas, bolsas o retajos de madera, metal u otros sólidos que se desechan de otras piezas. En esta ocasión los autores han empleado incluso restos orgánicos de osamentas animales. La filosofía del trash art consiste no solo en reivindicar la sostenibilidad en un ámbito más, como es el artístico, a través de reaprovechar materiales para limitar el consumo y la generación de desechos, sino también reivindicar el valor intrínseco del arte a través de separarlo del valor del material del que está hecho, renunciando a metales, maderas o piedras preciosas y escasas y usando materiales al alcance de todo el mundo, pero con los cuales no todo el mundo es capaz de crear arte.

Volumen II

En la muestra participan quince estudiantes de la asignatura Volumen II, de 2º de Bellas Artes, comisariados por el profesor José Prieto. En principio el proyecto Trash + Bestiary, que arrancó en el 2019, no estaba previsto que continuara también este año tras las dos primeras ediciones, aunque, según Prieto, “los estudiantes vieron el resultado de las piezas de años anteriores y quisieron volver a reeditar la experiencia. Se han implicado mucho”.

El proyecto artístico nació de la mano de José Prieto y Vega Ruiz en el Congreso de Arte, Educación y Sociedad de Huesca de 2019, y desde entonces se ha abordado en la asignatura de Volumen II que imparte Prieto. Inspirándose en Artur Bordalo un trash artist que inspiraciones en los animales, el proyecto turolense consiste en inspirarse en un elemento tan tradicional como la techumbre mudéjar para crear bestias a través de un lenguaje tan contemporáneo como el arte hecho con basura. “Pero no se trata de copiar las bestias míticas que pueden verse en la techumbre, sino en combinarlas, en crear otras parecidas, como hicieron en su día sus autores”, explica Prieto.

El resultado son seis bestias imaginarias construidas con material de desecho que conviene conocer antes de que la exposición sea clausurada, el próximo viernes.

 

‘Wendigo’, pieza de Jaime Fierro y Claudia Villegas que recuerda a la parca

Sandra Sánchez Torres presenta Melanocetus Johnsonii, un excepcional pez abisal inspirado en la obra de Matt Wilson, Pablo Gargallo y el turolense José Azul. El conjunto está construido en metal reciclado, con alambre, chapa y elementos de tornillería usada y soldadura.

Además Ana Alonso, Lydia Floria y Estela Van der Meer presentan Azafrán, ser inspirado en los híbridos avícolas que resulta de una mezcla entre el avestruz, el caballo, serpiente y ciervo, de los que toma algunos elementos, construido en porexpán, papel de periódico, cucharas de plástico, alambre, piezas de PVC, papel de seda y pintura.

También inspirado en las formas de un ave puede verse Federico, animal legendario creado por Iren Blanco, Leyre Mateo y Raquel Viver. El diseño está inspirado en una fusión de pavo real, grulla, dragón y fénix, animales que por sí solos se observan en varias partes de la techumbre de la catedral turolense. Los tres alumnos utilizan bolsas de plástico usadas, madera, metal, botellas de plástico, discos, pintura acrílica y retajos de masilla empleados en otras prácticas de clase.

Por su parte Claudia Enguita, Clara Romero y Pilar Guinea presentan a la colectiva Ykar, con rasgos propios de cabra, toro, león, dragón y la piel escamosa de un gran reptil o de un cocodrilo. Una de sus particularidades es que sus creadores quisieron disimular la naturaleza de los materiales con los que está creado, por lo que está recubierto por una piel hecha con cartón de huevera desmenuzado y amasado y escamas creadas con bricks, bajo la que se esconden todo un arsenal de basura y material de desecho.

Además Jaime Fierro y Claudia Villegas presentan Wendigo, una suerte de parca arrodillada, aterradora y muy sugerente, construida con una calavera y un fragmento de columna vertebral de una oveja, además de piezas de metal como estructura y cuerdas, telas y leña vieja.

La sexta criatura es la Esfidra, una mezcla de esfinge e hidra, creado por María Sender, Mamibu (María Miguel Bueno) y Denis Sebastián Prundus, creado con hierro, cuerda, silicona y soldadura, entre otros materiales.

El redactor recomienda