Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

May Borraz publica la historia de su abuelo, represaliado en Andorra May Borraz publica la historia de su abuelo, represaliado en Andorra
Detalle de la portada de ‘El último cuento’ de May Borraz

May Borraz publica la historia de su abuelo, represaliado en Andorra

Sebastián Blasco fue exhumado en octubre junto a un tapial, 81 años después de su asesinato

“¡Yaya, qué ganas tenía de ponerme a escribir! Nueve años llevo pensando en escribir una crónica sobre la muerte del abuelo y, finalmente, me he decidido a hacerlo. Sí, ya sé que se han publicado un montón de libros sobre la Guerra Civil y que las cunetas están llenas de abuelos en busca de autor, pero yo necesito aclarar qué le pasó al mío. Ya veremos si el resultado tendrá más o menos calidad literaria o interés histórico, por ahora me basta con averiguar qué pasó y me contento con hilvanar mis ideas en frases que no rechinen demasiado”.

Así arranca El último cuento. De abuelos y cunetas, el libro que narra la historia del represaliado andorrano Sebastián Blasco, escrito por su nieta, May Borraz, y que la editorial Calipso L&Z pondrá a la venta a partir del próximo martes.

Sebastián Blasco Aznar nació en Andorra el 20 de mayo de 1895 y murió el 17 de abril de 1939, con la guerra civil ya terminada. Fue asesinado por un grupo de falangistas, guardias civiles y afectos al nuevo régimen, y enterrado junto a la tapia del cementerio de la villa minera. El parte oficial de la época determinó que Sebastián se suicidó clavándose su navaja en el cuello, para evitar su captura por haber tomado parte “durante la dominación roja en robos y otros hechos”.

A partir de ahí la historia de Sebastián y su familia no fue muy diferente al de otros miles de represaliados por todo el territorio nacional. Esa generación lo vivió con terror y grandes pérdidas, no solo personales sino también económicas, la siguiente con silencios, culpa y vergüenza, y la tercera con rabia.

Investigación

Una de las nietas de Sebastián, la barcelonesa May Borraz, emprendió hace unos años una investigación encaminada a averiguar dónde estaba enterrado realmente su abuelo y qué había sucedido. Ella misma aseguró que pensaba que jamás lograría encontrar sus restos, pero le resultó incluso más sencillo de lo que pensaba. Algunos vecinos de avanzada edad lo sabían “y estaban deseando contarlo, lo único que había que hacer era preguntarles”, explicó Borraz.

Finalmente en octubre de 2020 la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica localizó y exhumó el cadáver de un hombre junto a la tapia del cementerio y en enero de 2021 las pruebas de ADN lo identificaron sin lugar a dudas como Sebastián Blasco.

May Borraz, licenciada en Filología Inglesa nacida en Barcelona, ha plasmado la historia de su abuelo en su primera novela. El libro está escrito como un diálogo ficticio entre la propia May y su abuela Manuela, viuda de Sebastián, sobre los cinco años que la barcelonesa dedicó a investigar la muerte de Sebastián. Según la propia autora, Manuela jamás creyó la versión oficial del suicidio, y durante años repitió como un mantra que a su Sebastián lo habían “asesinado después de la guerra una pandilla de cobardes”. Nadie en la familia lo creyó, pero la pequeña de las tres hijas de Sebastián, madre de May, solo tenía dos años en 1939 y ha vivido toda su vida pensando que su padre había sido un tipo malvado y suicida. May Borraz, en una entrevista a DIARIO DE TERUEL el 13 de enero de 2021, pocos días después de que el ADN confirmara la identidad de su abuelo, explicaba que, aún hoy, todavía le pregunta a veces si de verdad lo asesinaron. “Y yo le digo entonces que su padre no fue un sinvergüenza, sino una buena persona que luchó por una causa justa”.

En esa misma entrevista aseguró que quería cerrar el círculo de esa gran aventura vital que comenzó su abuelo y ha terminado ella plasmándola en un libro. Los beneficios obtenidos por su venta serán para la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, de la que es social y voluntaria.

El redactor recomienda