Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Pancrudo sacia su hambre de espectáculo con el regreso  del Festival Gaire Pancrudo sacia su hambre de espectáculo con el regreso  del Festival Gaire
El público volvió a vibrar con las propuestas escénicas del Gaire. Bykofoto/Antonio García

Pancrudo sacia su hambre de espectáculo con el regreso del Festival Gaire

Ochocientos espectadores disfrutaron de una vibrante jornada que acabó antes de hora por culpa de la lluvia
Mascarillas, distancias, protocolos y una flema organizativa que casa regular con la misma filosofía alegre y desparramada del Gaire, que por algo es gaire. Pero, así y todo, Pancrudo volvió a dar la bienvenida a las artes escénicas y a los visitantes, aragoneses y valencianos en su mayor parte, en una decimotercera edición del festival recibida con júbilo en mitad de la carestía general de citas de este tipo a la que obliga la pandemia. Por si fueran pocos palos en las ruedas, tras una calurosa tarde la lluvia obligó a interrumpir el festival cuando estaba teniendo lugar la tercera de las cuatro actuaciones previstas ayer. Pero eso no frustró, al menos no del todo, una gran tarde en la que ochocientos espectadores pudieron tomar aire de nuevo. Y aunque hubieron de regresar antes de hora a sus casas, durante el trayecto volvió a salir el sol y disfrutaron de un arco iris de los de campeonato. Ojalá sea el mismo que anunciaba el final de la pandemia en balcones y hospitales, durante ese lejanísimo marzo de 2020.

Antes de que la lluvia hiciera su aparición, llamaba la atención el silencio por las calles vacías de la localidad durante el desarrollo de los espectáculos, pero en el formato de esta edición del Gaire, plagado de novedades forzadas, los ochocientos asistentes al mismo, divididos en dos grupos marcados con colores tenían que estar necesariamente sentados en sus sillas y seguir el recorrido marcado por la organización a lo largo de los cuatro espacios acotados, entre espectáculo y espectáculo, para completar las cuatro propuestas ofrecidas por la organización, y que serán otras cuatro, diferentes, durante el próximo sábado, 18 de septiembre.

Pese a eso, pese a las mascarillas y pese a que los reencuentros entre show y show se redujeron a un breve intercambio de frases a metro y medio de distancia, el Gaire siempre será el Gaire y Teruel tenía hambre de él. “Hemos vendido las ochocientas entradas de este fin de semana y también se van  a agotar las del próximo”, explicaba el sábado el programador del festival Pascual Herrera. “Y no te imaginas la cantidad de llamadas y mensajes que hemos recibido estas pasadas semanas, muchas pidiendo información o intentando conseguir alguna entrada como fuera cuando ya estaban agotadas”.

Entre esas llamadas la de una chica valenciana que conoció en uno de los primeros Gaires a su pareja y hoy, “cuando ya tienen un hijo, siguen teniendo la fecha del Festival como un aniversario al que no faltan”. O una señora mayor cuya familia se reunía tradicionalmente durante el mes de septiembre, y desde que hace años cayeron por pura casualidad en Pancrudo durante el Festival, “Gaire se ha convertido en el lugar de reunión anual de abuelos, hijos y nietos”, explica Pascual Herrera, que reconoce que “es muy emocionante que te cuenten cosas así personas a las que ni siquiera conoces”.

Formato satisfactorio


Desde prácticamente mayo, cuando las previsiones de que podrían organizarse espectáculos en la calle con determinadas medidas de seguridad comenzaron a tomar cuerpo, desde la organización del Gaire se tuvo claro que tenía que salir adelante. “Asumíamos que había que diseñar un nuevo formato, que costaría trabajo organizarlo y que tendríamos que poner mucho empeño es que todas las medidas se respetaran escrupulosamente, como así está siendo. Pero si existía la posibilidad de que Gaire volviera a celebrarse, había que ir adelante”.

Pero la organización tiene también claro que esta decimotercera edición del Gaire “es un año de experimentación y de transición, de circunstancias”, según Herrera. Cuanto antes pueda volver el festival a su antiguo formato mucho mejor, pero el programador de Producciones Garbeo, responsable de otras citas como Carabolas de Bronchales o La Huella en Teruel, tampoco descarta que algunas de las innovaciones a las que obliga la covid no se vayan a quedar en próximas citas, ya sea por obligación o por devoción. “Ojalá todo esto pueda servir para encontrar fórmulas y cosas que podamos aprovechar en el futuro”.

Compleja organización


Y pese a lo que se pueda pensar, ni ha existido una sobreoferta de compañías escénicas ni los cachés han sido más reducidos durante este verano, sino más bien al contrario. Pascual Herrera asegura que este año ha sido con diferencia el que más complicado lo ha tenido para cerrar las contrataciones de las actuaciones, cuando en otras ediciones se duplicaban el número de espectáculos, no solo porque las negociaciones no empezaron hasta mayo, cuando en un año normal prácticamente comienzan cuando termina el festival pensando ya en el siguiente, sino porque la agenda de las compañías, especialmente de las de calidad, estaban colapsadas.

“Ahora mismo se están programando muchísimo, porque existe un tapón que se produjo el año pasado, cuando no se programó nada”, explica Herrera. “Los Ayuntamientos han retomado los compromisos que adquirieron el año anterior, y al no haber ocio nocturno se programa más por el día... el resultado es que ha sido dificilísimo conseguir unas actuaciones como las que ofrecemos, y en algunos casos, como La Baldufa, Du’k’To o Duo Laos -que no actuó ayer sino que lo hará el próximo sábado-, gracias a que ya estaban comprometidas para el festival del año pasado”.

Máxima representación


Dado que la programación ha tenido que reducirse de quince o dieciséis compañías, algunas de ellas itinerantes por las calles de Pancrudo, que suelen tener lugar durante un año normal, a ocho espectáculos, la organización primó que tuvieran espacio el mayor número de artes escénicas, una de las marcas características del festival pancrudino.

Así, el sábado los 800 asistentes en los dos grupos de público pudieron disfrutar, por riguroso turno, del espectáculo de títeres Safari de La Baldufa o del circo musical Let’s twist again del quinteto de acróbatas keniatas The Black Blues Brothers, dos de los espectáculos más aplaudidos, además  de la sorprendente danza acrobática de Du’k’To y del teatro cómico de Kike Lera y Zazurca, con un viaje a la tradición aragonesa como telón de fondo. La lluvia impidió que los dos grupos de espectadores pudieran ver las cuatro propuestas, como estaba previsto.

El Festival comenzó con un manifiesto a favor de la cultura que no se olvidó de honrar la memoria de los que ya no están entre nosotros por culpa de la pandemia. Y se desarrolló con normalidad, pese a que la lluvia hizo su aparición poco antes de las 19 horas, que permitió retomar sin embargo las actuaciones solo con algo de retraso.

El próximo sábado tendrá lugar la segunda sesión del XIII Festival Gaire en los mismos escenarios, con las compañías Duo Laos de danza acrobática, Col-lectiu TQM y El Mono Habitado de teatro, y Mr. Mustache de clown.
  • 311_dsc08326.jpg
  • 311_dsc07848.jpg
  • 311_dsc07951.jpg
  • 311_dsc08193.jpg
  • 311_dsc07956.jpg
  • 311_dsc08249.jpg
  • 311_dsc08366.jpg
  • 311_dsc07900.jpg
  • 311_dsc07869.jpg
  • 311_dsc08059.jpg
  • 311_dsc07877.jpg
  • 311_dsc08337.jpg
  • 311_dsc07954.jpg
  • 311_dsc07931.jpg
  • 311_dsc08380.jpg
  • 311_dsc08379.jpg
  • 311_dsc07834.jpg
  • 311_dsc08120.jpg
  • 311_dsc08026.jpg
  • 311_dsc08376.jpg
  • 311_dsc08333.jpg
  • 311_dsc08302.jpg
  • 311_dsc08345.jpg
  • 311_dsc08291.jpg
  • 311_dsc07927.jpg
  • 311_dsc08114.jpg
  • 311_dsc07874.jpg
  • 311_dsc08326.jpg
  • 311_dsc07848.jpg
  • 311_dsc07951.jpg
  • 311_dsc08193.jpg
  • 311_dsc07956.jpg
  • 311_dsc08249.jpg
  • 311_dsc08366.jpg
  • 311_dsc07900.jpg
  • 311_dsc07869.jpg
  • 311_dsc08059.jpg
  • 311_dsc07877.jpg
  • 311_dsc08337.jpg
  • 311_dsc07954.jpg
  • 311_dsc07931.jpg
  • 311_dsc08380.jpg
  • 311_dsc08379.jpg
  • 311_dsc07834.jpg
  • 311_dsc08120.jpg
  • 311_dsc08026.jpg
  • 311_dsc08376.jpg
  • 311_dsc08333.jpg
  • 311_dsc08302.jpg
  • 311_dsc08345.jpg
  • 311_dsc08291.jpg
  • 311_dsc07927.jpg
  • 311_dsc08114.jpg
  • 311_dsc07874.jpg

El redactor recomienda