Síguenos
Rozalén y Marwan regalan emociones a un público volcado con el Congreso del Amor Rozalén y Marwan regalan emociones a un público volcado con el Congreso del Amor
De izquierda a derecha: Luis Alegre, Gaizka Urresti, Elisa Múgica, Rozalén y Marwan en el Congreso del Bienestar y del Amor. Bykofoto/Antonio García

Rozalén y Marwan regalan emociones a un público volcado con el Congreso del Amor

Gran ovación en el preestreno mundial del filme ‘Terapia de parejas’, de Gaizka Urresti y Elisa Múgica

Los cantautores Rozalén y Marwan regalaron este domingo emociones a flor de piel a los asistentes a la última jornada del Congreso de Bienestar y el Amor organizado por la Cadena SER en Teruel, en una jornada matinal en la que Gaizka Urresti y Elisa Múgica triunfaron con el estreno mundial del documental Terapia de parejas, que puso en pie a un auditorio del Teatro Marín lleno y que reconoció con una gran ovación el trabajo realizado en esta película. Trescientos congresistas llegados de más de treinta provincias españolas y numerosos turolenses que asistieron a las sesiones desde el viernes, y con especial afluencia el domingo, siguieron el último coloquio en el que los intervinientes destacaron la importancia de cuidar los sentimientos para lograr una mejor salud mental.

Se esperaba lleno absoluto en el último día del congreso y las expectativas se cumplieron. Gaizka Urresti triunfó con su última película, cuyo estreno en toda España tendrá lugar el 14 de febrero del próximo año, y Rozalén y Marwan, conductores del filme, se metieron al público en el bolsillo durante el coloquio de la cinta y les obsequiaron con la interpretación de algunos de sus temas, entre ellos uno inédito que la cantante acaba de componer, además de La puerta violeta, que no podía faltar en estas fechas. Marwan cantó también el tema principal del documental Terapia de parejas, titulado Pensábamos que el amor era solo una fiesta, una canción muy pegadiza que puso a toda la sala en pie.

La satisfacción se vislumbraba en los rostros sonrientes de la gente cuando salía del teatro, y la emoción cuando vieron a los dos cantantes abandonar el Marín por la puerta de los camerinos. Al principio se hizo un pequeño corrillo para saludarles y hacerse fotos con los móviles, que poco a poco se fue haciendo más grande mientras se iba sumando gente para que les firmaran libros y autógrafos.

Marwan y Rozalén a la salida del Marín saludan a la gente que se acercó a pedirles fotos y autógrafos

Ambos cantantes fueron el broche de oro de una jornada en la que el público se emocionó con el documental Terapia de parejas, un espejo en el que la mayoría se vio reflejado en sus relaciones de pareja, y cuyo estreno mundial tuvo el privilegio de acoger Teruel. Su director, Gaizka Urresti, justificó la decisión de hacerlo en la capital turolense por lo que significa esta ciudad para el amor, además de la trayectoria e importancia que tiene el Congreso del Amor organizado por la Cadena SER, al que aseguró que lleva asistiendo desde los últimos años junto con su mujer, Elisa Múgica, psicóloga y guionista de la película.

“Sales más sabio sobre la condición amorosa”, sentenció Luis Alegre al término de la proyección cuando se abrió el debate entre el público y los autores y protagonistas de la cinta, tanto el director y la guionista como los dos cantantes.

En la película, cinco parejas aragonesas se desnudan emocionalmente olvidándose por completo de las cámaras para hablar de sus conflictos y buscar una solución con la ayuda de la denominada Terapia Focalizada en las Emociones (TFE). Entre medio, Rozalén y Marwan emprenden un viaje por diferentes lugares, entre ellos la ciudad de Teruel, para reflexionar sobre qué es el amor. Los artistas lo hacen desde las emociones y la intuición a partir de su experiencia vital, mientras que las psicólogas Elisa Múgica y Lola Fatás, lo hacen desde la experiencia terapéutica que tienen al tratar con parejas a las que ayudan a afrontar sus problemas de relación.

Reír y llorar

El resultado es un documental coral atípico, en el que se ríe y se llora por igual, y que convierte la pantalla de proyección en un espejo en el que el público se identifica con los protagonistas y proyecta en ellos también sus emociones al verse reflejado.

Terapia de parejas no llegará a las salas de cine hasta el próximo año y el de ayer fue el preestreno mundial, la primera vez que se ha podido ver la película. De hecho, la copia que se exhibió no le llegó al director hasta el pasado jueves. El pase se convirtió así en toda una prueba de fuego para sus autores porque pudieron comprobar cómo el público la vivía. Hubo risas, en respuesta a los momentos de humor que sabiamente están introducidos en el metraje para relajar el discurso, y también momentos de silencio muy profundo en aquellas escenas de mayor contenido emocional en las que los protagonistas se abrían por completo frente a las cámaras como si estas no existiesen.

Rozalén durante las canciones que interpretó al término del Congreso del Amor en el Teatro Marín

Fue uno de los aspectos que Luis Alegre destacó del trabajo, la capacidad que han tenido los autores de hacer invisibles las cámaras para que no condicionasen las reacciones de las parejas participantes durante las sesiones de terapia que filmaron con ellas las psicólogas Elisa Múgica y Lola Fatás. “Se olvidan que hay unas cámaras”, valoró Alegre, puesto que eso aporta sinceridad y realismo a la película.

Terapia de parejas, rodada en España y en México a lo largo de los últimos cuatro años, es una invitación a que el público haga su propia terapia a partir de lo que ve en la pantalla. Trata de esa forma de sensibilizar a los espectadores para que ellos también puedan mejorar sus relaciones de pareja con algo tan fundamental como es escuchar al otro. Múgica confesó que estrenar la película en Teruel y hacerlo en el Congreso del Bienestar y el Amor era hacerlo “en casa”, porque conocen este evento y sentían “seguridad” y “confianza” por el público que lo sigue.

Los cantantes Marwan y Rozalén hacen de hilo conductor de la narración. No interactúan con las parejas que participan ni con las psicoterapeutas, sino que hablan como amigos sobre lo que creen que es el amor y las relaciones de pareja a partir de sus experiencias vitales. El cantante reconoció que había sido un “reto” enfrentarse a este proyecto y “ponernos a reflexionar sobre el amor”, a la vez que valoró que la riqueza de la cinta fuese esa, una invitación a la reflexión de lo que es el amor, que calificó de todo un “viajazo”.

En la primera escena de la película en la que aparecen, Rozalén define el amor como “el abrazo donde me quiero quedar” y como un “sentimiento compartido” con la pareja. A partir de ahí inician un recorrido que les lleva entre otros lugares a Teruel, a la par que la narración muestra el trabajo de las psicólogas Elisa Múgica y Lola Fatás, que participan en un proyecto internacional desarrollado en países de habla hispana para ver si la denominada Terapia Focalizada en las Emociones (TFE) puede aplicarse en ellos. De ahí que la película se inicie en febrero de 2020 en México.

Esta terapia, desarrollada hace 25 años en Estados Unidos por la doctora canadiense Sue Johnson, se basa en la capacidad para expresar las emociones entre las parejas que tienen problemas de relaciones por las discusiones que mantienen y que les hace entrar en un ciclo negativo. Este tipo de terapia se sustenta en la teoría del apego, que muestra la película mediante imágenes de archivo de experimentos realizados en Estados Unidos durante el siglo pasado, y que corroboran la necesidad de los seres humanos de de fortalecer en sus relaciones vínculos seguros.

Marwan interpretó el tema principal de la película, ‘Pensábamos que el amor era solo una fiesta’

Problemas de comunicación, de inseguridad, de miedo, vulnerabilidad y de traumas heredados de la infancia van surgiendo en las distintas sesiones de terapia que graban las cámaras, y en las que sus protagonistas experimentan un cambio a lo largo del tiempo conforme avanza el tratamiento. En la mayoría de los casos las relaciones mejoran, aunque en uno de ellos la pareja acaba separándose. La conclusión científica de este ensayo clínico aleatorio, realizado también con otras participantes en países de habla hispana, es que este tipo de terapia focalizada en las emociones demuestra que cuidar el amor mejora la salud mental de las personas.

A la vista del resultado, Luis Alegre opinó que la película es una cinta que perdurará en el tiempo por constituir una “aportación crucial” en lo que son las relaciones de pareja, y Rozalén comentó que el arte, como en este caso esta cinta, es una “herramienta superpotente porque va a tener una utilidad”. La cantante comentó que se había quedado con ganas de conocer a las parejas que aparecen en el documental, puesto que no había tenido oportunidad de estar con ellas y ayer tampoco asistieron al preestreno.

Un trabajo “redondo”

Marwan definió el trabajo realizado por Urresti y Múgica de “muy redondo” por la capacidad que habían tenido de ir “hilando conceptos muy complejos”. Argumentó también que el arte es “como una herramienta de transformación” y la virtud del documental es que “nos sitúa delante de nosotros y nos hace cambiar”.

“A mí me anima a ser mejor persona”, comentó, porque sentía que al ver la evolución de los protagonistas sentía la necesidad de ser más humildes. “Se vuelven menos egoístas” refrendaba Rozalén, ante una cinta que consideró que era un espejo que te invita también a ser mejor.

El documental, producido por Urresti Producciones, ha contado con la colaboración de Aragón TV y del Fondo de Inversiones de Teruel, dentro de las partidas destinadas al estímulo de la producción audiovisual en la provincia. Ha sido subvencionado también por el Ayuntamiento de Zaragoza, la Diputación de Zaragoza y el Gobierno de Aragón.

El presidente de la DPT, Joaquín Juste, asistió al congreso y destacó la importancia de este tipo de actividades para “dinamizar” la ciudad y la provincia, a la vez que reivindicó la calidad de vida que tiene Teruel al afirmar que “en los pueblos se vive” mientras que “en las ciudades se sobrevive”. El director de SER Teruel, Daniel Traver, agradeció la implicación de todos los que habían hecho posible la celebración del congreso y anunció que el mismo regresará el año que viene.

“La calidad de vida de un pueblo no es comparable y por eso se les tiene que apoyar desde las instituciones”

Si alguien se sintió ayer en Teruel como pez en el agua fue Rozalén, que reivindicó las virtudes de la España interior. “Como soy también de pueblo y la cabra tira para el monte, yo cada vez estoy como más concienciada de que tengo que alejarme de lo urbano; me encanta ir a las ciudades y evidentemente tengo que trabajar en ellas, pero yo la calidad de vida que siento en un pueblo no es comparable y por eso se tiene que apoyar desde las instituciones, porque tiene que ser fácil también la vida en los pueblos y a veces no lo es”, manifestó la artista en declaraciones a este periódico tras su intervención en el Congreso del Bienestar y del Amor.

La cantante destacó que en Teruel surgiera el movimiento del orgullo rural y opinó que el mundo sería mejor desde esa perspectiva frente a la tensión que generan las ciudades y sus problemas de habitabilidad y de precios desorbitados. “Hay que irse a vivir a los pueblos, porque vas a vivir más y mejor, y está hasta estudiado la necesidad de mirar horizonte, ver el verde y respirar un aire que sea puro”, reivindicó.

Rozalén es activista de las causas de la España interior despoblada y vaciada, así como de la tradición de lo rural que impregna la forma de ser de las personas y que queda reflejado también en las canciones, como puso de manifiesto ayer durante uno de los temas que interpretó para un público volcado con ella durante la clausura del Congreso del Amor.

 

El redactor recomienda