Síguenos
Teodoro Biel, el cantador que narró  con la jota la vida cotidiana de su tierra Teodoro Biel, el cantador que narró  con la jota la vida cotidiana de su tierra
El hijo, la nuera y la nieta de Teodoro Biel bailan ante su féretro durante el homenaje que se rindió al cantador en la plaza del Torico

Teodoro Biel, el cantador que narró con la jota la vida cotidiana de su tierra

El folclore aragonés despide a una de sus voces más queridas a los pies del Torico
El folclore aragonés despidió este sábado a una de sus voces más queridas con un sentido homenaje a los pies del Torico. Teodoro Biel Rodríguez falleció el pasado miércoles a los 73 años y como los que él sienten pasión por la jota lo quisieron acompañar en su última rondalla por la ciudad de Teruel.

El cortejo fúnebre salió de la plaza Domingo Gascón a las 10 de la mañana. El féretro de Biel fue llevado a hombros por compañeros y amigos hasta la plaza del Torico, donde se depositó ante la fuente y las rondallas y cantadores venidos de todo Aragón y de Valencia les dedicaron sus cantos de manera individual o a varias voces. Al final, su hijo Joaquín, su nuera y una de sus nietas bailaron una jota y entre aplausos se  dirigieron de nuevo a hombros hasta la iglesia del Salvador, donde se celebró el funeral, seguido por cientos de personas. Cuando finalizó, fue despedido de nuevo entre aplausos y cantos alusivos a su figura: “Todos los días al alba, cuando el cielo viste de oro, se oirán ecos en Villalba, de las jotas de Teodoro”.

Hasta Teruel se desplazaron  joteros de todo Aragón y de Valencia, que quisieron arropar a su familia, a sus compañeros y a Amigos de la Jota, agrupación artística a la que perteneció y con la que viajó por toda España y a otros países trasladando con su voz el sentimiento aragonés.

La tristeza por su muerte no solo se sentía en su multitudinario funeral en Teruel, también en Castel de Cabra, donde había nacido, y en Villalba Baja donde vivía.

Pastor de profesión, su pasión era la jota. La consejera de Presidencia, la turolense Mayte Pérez, compañera y amiga de Biel, cantó en recuerdo del jotero, de quien destacó que había sido el trovador de Teruel, un símbolo de la jota aragonesa,“que le ponía música a las situaciones cotidianas de la vida”.  De su faceta humana, destacó que “era una persona humilde, con ganas de aprender, y a la vez sabio, que estaba al día de todo y dispuesto a ayudar en lo que fuera”. Y también subrayó su faceta reivindicativa, “un defensor de la democracia, la paz y la justicia”.

Biel acababa de constituir, junto a otros joteros, el Cachirulo Encarna Pastor, del que era presidente.  Llevaba el nombre de otra de las pioneras de la jota en Teruel, en su faceta de profesora de baile, que falleció en 2020.  Sus amigos les recordaban y se mostraron dispuestos a seguir con la actividad que se habían planteado como Cachirulo, como dijo Jorge Martín, que es el vicepresidente.
 
El féretro de Biel fue trasladado a hombros por compañeros y amigos. Bykofoto/A. García


Reconocidos y premiados joteros de toda la provincia, de Zaragoza y Valencia vinieron  a Teruel para cantar y rondar a su maestro y acompañar a las agrupaciones turolenses. José Luis Urbén, Isidro Calver, Julio Latorre, Vicente Olivares, Javier Iserte o Marcos Azuara entre otros. También, el hijo del Pastor de Andorra.

César Rubio, profesor de jota de El Puerto de Sagunto, destacó la imaginación que tenía este rondador y trovador. “Era ingenioso y además tenía una gran capacidad para resistir horas cantando”, dijo. También recordó que la estirpe jotera sigue con sus hijos  y sus nietas.

Ismael López y Sara Soriano destacaron que ha sido un referente para los jóvenes cantadores como ellos. Sara recordó que había empezado a cantar con seis años y resaltó el apoyo que Biel daba a los jóvenes “a los que nos ha inspirado e inculcado la jota”.  Sara recordó cuando con Amigos de la Jota fue a Polonia “ y se atrevió con una jota en polaco. Para Ismael por su parte fue un referente. “Nos apoyó y animó cuando éramos pequeños, es un ejemplo para nosotros”, aseguró este profesor de canto y premiado jotero turolense.

Amigos de la Jota le rindió homenaje el pasado viernes. La casualidad quiso que estuviera previsto que se celebrara el festival de fin de curso y, como dijo su presidenta, Susana Aguilar, “Teodoro no hubiera querido que se suspendiera”. Y hubiera disfrutado al ver que la jota tiene futuro.

El cantador turolense, que había recibido diferentes premios y había grabado discos del folclore aragonés, fue nombrado académico de honor el pasado 29 de abril por la Academia de las Artes del Folclore y la Jota de Aragón. Dos días más tarde cantó en los Pozos de Caudé, durante el homenaje del Primero de Mayo a las víctimas del franquismo.

Teodoro no ha visto que la jota se puede convertir en Patrimonio mundial como las torres mudéjares a las que tanto cantó, pero allá donde esté seguro que empuja para que así sea.

 
  • 383_entierro55.jpg
  • 383_entierro17.jpg
  • 383_entierro26.jpg
  • 383_entierro53.jpg
  • 383_entierro57.jpg
  • 383_entierro54.jpg
  • 383_entierro24.jpg
  • 383_entierro59.jpg
  • 383_entierro02.jpg
  • 383_entierro06.jpg
  • 383_entierro27.jpg
  • 383_entierro47.jpg
  • 383_entierro19.jpg
  • 383_entierro23.jpg
  • 383_entierro14.jpg
  • 383_entierro38.jpg
  • 383_entierro41.jpg
  • 383_entierro12.jpg
  • 383_entierro55.jpg
  • 383_entierro17.jpg
  • 383_entierro26.jpg
  • 383_entierro53.jpg
  • 383_entierro57.jpg
  • 383_entierro54.jpg
  • 383_entierro24.jpg
  • 383_entierro59.jpg
  • 383_entierro02.jpg
  • 383_entierro06.jpg
  • 383_entierro27.jpg
  • 383_entierro47.jpg
  • 383_entierro19.jpg
  • 383_entierro23.jpg
  • 383_entierro14.jpg
  • 383_entierro38.jpg
  • 383_entierro41.jpg
  • 383_entierro12.jpg

El redactor recomienda