Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

El hijo de Antón García Abril, en la Catedral de Teruel durante el concierto de homenaje a su padre. Bykofoto / Javier Escriche

"Teruel siempre estuvo en la música y en el corazón de nuestro padre"

Los hijos de Antón García Abril agradecen el concierto-homenaje a su padre

Antón García Abril revivió este sábado en la Catedral de Teruel a través de su música, sus recuerdos y el cariño de los turolenses durante el homenaje póstumo organizado por el Ayuntamiento de Teruel y que contó con la presencia de los hijos y nietos del artista. Su hijo Antón expresó su agradecimiento al cariño y generosidad que la ciudad había mostrado siempre hacia su padre, de la misma manera que los aplausos reconocieron al maestro pero también al turolense que llevó a su ciudad siempre en el corazón y de la que se convirtió en un embajador.

El músico turolense fallecido el pasado mes de marzo volvió a expresarse ayer a través de sus partituras interpretadas por algunas de los artistas que mejor conocían su obra, como Claudio Carbó y la Orquesta de Cámara Andrés Segovia junto con el guitarrista José María Gallardo, que cerraron el recital con el Concierto Mudéjar para guitarra y orquesta. A ellos se sumaron pianistas de la Escuela Pública de Música Antón García Abril Ciudad de Teruel, y del Conservatorio Profesional de Música de Teruel.

Fue el propio García Abril quien abrió el concierto a través de las imágenes en vídeo de una de las múltiples entrevistas que le hicieron, en la que recordaba sus orígenes turolenses y la huella que le dejó la ciudad, lo mismo que aquel piano que compró su padre y por el que sintió curiosidad al descubrir sus sonidos en su infancia.

De esos recuerdos hablaron también sus hijos antes del inicio del concierto, y uno de ellos, Antón, se dirigió al público a mitad del mismo, para expresar su agradecimiento por este homenaje.

Generosidad y cariño

Acudieron los cuatro hijos del compositor con sus nietos, y su hijo Antón comentó que habían venido a Teruel “a agradecer la generosidad y el cariño con que esta ciudad siempre ha tratado a mi padre, y también a expresar que Teruel siempre estuvo en el corazón y en la música de nuestro padre y en su recuerdo nos reunimos para celebrar su vida y su música”.

Añadió que para la familia era un “placer” viajar a Teruel todos juntos y sobre el programa del concierto con obras de su padre dijo que era “una muestra muy acertada de parte de su repertorio y desde un punto de vista de la organización vemos que ha habido mucha generosidad por parte de la ciudad y de todo Teruel”.

En lo personal Antón comentó que estar en la ciudad de su progenitor suponía para cada uno de los ellos algo diferente a partir de sus vivencias. “Cada uno de nosotros tendrá sus propios recuerdos, y los míos personales son desde la infancia, de recordar a mis abuelos, Agustín y María Ángeles, o a mi tío Agustín y a todos mis primos, porque nos hemos pasado mucho tiempo aquí en Teruel”, aseguró, para precisar que él mismo recordaba las estancias de “muchos veranos y de muchas Vaquillas, así que para mí estar aquí es estar en casa”.

Homenaje de Teruel

Otra de las hijas del compositor, Adriana, dijo que el concierto homenaje de Teruel es uno de los que “más nos puede emocionar por la vinculación de mi padre con la ciudad, no solo porque nació aquí sino porque siempre se sintió turolense y aragonés y llevó por todo el mundo su condición de turolense y estaba muy orgulloso”.

Aseguró en este sentido que su padre siempre tuvo “cerca a Teruel” y así está plasmado en sus obras con las polifonías turolenses “siempre teniéndola presente y llevándola en su corazón”. Sobre el programa del recital aseguró que su padre “estaría feliz de verlo así con su Concierto Mudéjar y sobre todo con la intervención de músicos amigos, y estaría muy contento y orgulloso de este homenaje tan bonito y con tanto cariño que ha hecho Teruel”.

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, dijo que el de ayer era el recital “que nos gustaría no haber hecho porque es el concierto homenaje póstumo a Antón García Abril, pero tengo que decir que fue reconocido en vida muchísimas veces en su ciudad”. Recordó que tenía el título de Hijo Predilecto, que es el máximo reconocimiento, y que la Escuela Municipal de Música lleva su nombre.

“Por fortuna la ciudad de Teruel reconoció a un músico excepcional y a una gran persona que sabía que contaba con el cariño tremendo de su ciudad”, dijo la alcaldesa, quien agradeció que el compositor hubiese llevado siempre a Teruel “en sus sentimientos, en su corazón, en su música y también de palabra; por lo tanto hizo Teruel internacional”.

Conservatorio de Teruel

Buj añadió que el concierto de ayer era el reconocimiento que correspondía hacer mediante un recital organizado por el Ayuntamiento de la mano también de su familia y la colaboración del Conservatorio Profesional de Música de Teruel y de la Escuela Municipal de Música. Lamentó la “pérdida irreparable” del músico, pero aseguró que “nos queda su música y los grandes momentos vividos junto a él”.

“Los turolenses tenemos que ser conscientes del gran legado que deja Antón García Abril y lo que supone”, concluyó la alcaldesa refiriéndose a él como “uno de los mejores músicos de finales del siglo XX y principios del XXI, además de que fue conocido también popularmente por mucha música vinculada a la televisión, a series y películas”, con obras que hoy día se tocan “en todo el mundo y esto hace que Teruel sea más internacional, por tanto es uno de los grandes legados que tenemos en la ciudad y es por ello uno de sus grandes embajadores”.



El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Teruel, Carlos Méndez, dijo que del concierto de ayer tenía que quedar “un bonito recuerdo” por ser “un día especial para cualquier turolense por este homenaje a una persona muy admirada y muy valorada entre todos nosotros, y que tenemos que devolverle no solo con este homenaje sino con el tiempo todo lo que ha hecho por Teruel”. Méndez manifestó que el de ayer era solo un pequeño homenaje de la ciudad y que había que hacerlo “porque se lo merece y por muchas razones más”.

La Catedral se llenó con el aforo permitido por las normas de seguridad sanitaria de la covid, un 50% de su capacidad, después de que se repartieran 347 invitaciones que se agotaron a la media hora de ofertarse.

Junto al público en general asistieron también numerosos representantes de las instituciones públicas, entre ellas la consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, quien dijo que Antón García Abril “para Teruel es un embajador universal que allí por donde iba llevaba la música y con ella a Teruel, y simboliza mucho cómo somos los turolenses, de manera callada porque ha sido una persona siempre muy humilde, pero con un rigor, estudioso y autodidacta en una parte de su vida”.

Recordarlo para que viva

La consejera añadió que su obra era la “transición, el recuerdo de la construcción de esta España maravillosa que nos ha acompañado en muchas imágenes y en muchas películas”. Manifestó que “perder a Antón es perder a un amigo, además, y perder a un referente en la música, pero que la mejor manera yo creo cuando una persona se va es recordarlo para que viva, en lugar de con nosotros, en nosotros, que es lo que sucede en este caso con Antón García Abril”.

El diputado de Cultura de la Diputación de Teruel, Diego Piñeiro, asistió también al concierto homenaje y comentó que García Abril era “uno de los mayores creadores que ha dado nuestra provincia, probablemente el mayor creador de finales del siglo XX”. Además, aseguró que para la música había dejado “su legado, que quedará para los siglos, así que para los turolenses es un orgullo tener a creadores de la talla de Antón García Abril”.

Piñeiro dijo por otra parte que una figura como la de este compositor debía suponer para los turolenses un recuerdo “permanente” porque es un artista cuyo nombre “va a estar siempre ligado al nombre de Teruel y a la historia de Teruel, porque cada vez que se hable de música se recordará al maestro Antón García Abril”.

La profesora de Canto Mari Carmen Muñoz, que ha sido una parte importante a la hora de poner en pie este homenaje, dijo que el reconocimiento que se hizo ayer a Antón García Abril era “algo importante y que lo teníamos que hacer sí o sí, con lo cual la ciudad se ha volcado y todos los que han participado en el concierto igualmente”.

Muñoz explicó que el recital era un “recordatorio de toda su vida” y que de la misma manera que Antón García Abril fue muy importante para Teruel, la ciudad lo fue “para él y para toda la familia porque sus hijos han venido y era algo que tenían pendientes y que querían hacer”. Manifestó que estaba “emocionada por tantos años que hemos compartido con él” y expresó su deseo de que se pueda recuperar el Concurso Internacional de Piano Antón García Abril que tanta trascendencia tuvo a principios de este siglo.

El concierto lo abrió Irene Castellote, de la Escuela de Música, que interpretó Preludio de Mirambel de García Abril al piano; y a la que siguieron por parte del Conservatorio Profesional de Música Paula Alba Esteban y Andrea Buendía Jarque, interpretando otras piezas del maestro turolense, la primera Boreal, de la suite Lontananzas, y la segunda Cántico, del Cuaderno de Adriana número 2.

A continuación actuó Claudio Carbó, ganador del III Concurso Internacional de Piano Antón García Abril, que se convirtió en un gran colaborador del maestro, y que ayer ofreció el Adagio gitano del ballet La Gitanilla, también del compositor turolense.

El colofón del recital llegó de la mano de la Orquesta de Cámara Andrés Segovia, bajo la dirección de Víctor Ambroa, junto con el guitarrista José María Gallardo del Rey, que interpretaron obras de Bach, Mozart y Albéniz para cerrar con el Concierto Mudéjar para guitarra y orquesta de Antón García Abril.

El redactor recomienda