Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Borja Romero: Borja Romero:
Borja Romero, que pudo marcar otros dos goles más, realiza un disparo desde la frontal del área. Archivo/Bykofoto

Borja Romero: "Nuestra gran arma debe ser hacernos fuertes en Pinilla"

El goleador del cuadro rojillo confía en lograr la salvación cuanto antes y mirar a cotas mayores
El primer partido de la temporada pocas veces sirve para sacar conclusiones. Sin embargo, el CD Teruel demostró en su debut liguero en la Segunda RFEF que, esta temporada, rendirse no está entre sus opciones. El pesimismo abordó Pinilla al descanso, cuando el marcador reflejaba un 0-2 favorable al CE Europa. En el segundo tiempo, todo cambió. 

Comandados por un omnipresente Borja Romero, los turolenses consiguieron poner la igualada y poco faltó para darle la vuelta al marcador. El centrocampista sevillano, autor de los dos tantos locales, considera que “fue un partido bastante bonito para el espectador”, aunque reconoce que en el vestuario quedó un regusto amargo al no conseguir los tres puntos: “Empezábamos de local, ante nuestra afición, y se nos escapó un partido en el que fuimos muy superiores al rival”.

Borja, que acaba de comenzar su tercera temporada en el cuadro rojillo, sabe de la importancia de ganar en casa, por lo que cree que la temporada del CD Teruel pasa por hacer de Pinilla un fortín: “Nuestra gran arma debe ser hacernos fuertes en nuestro campo”.

 Además, confiesa que la reacción del equipo fue gracias al apoyo de los aficionados, que “fueron el jugador número doce”. El aspecto de Pinilla para el debut en la nueva categoría fue inmejorable. Las gradas se tiñeron de rojo para dar la bienvenida, tanto al equipo de casa como a los aficionados del  CE Europa que se desplazaron hasta el lugar. El  apoyo de la afición turolense jugó un papel fundamental en el devenir del encuentro.

Los hombres de Víctor Bravo saltaron al verde de Pinilla con una actitud renovada tras el descanso gracias al aliento procedente de las gradas. No obstante, la idea de juego se mantuvo intacta tras los primeros 45 minutos. “En el segundo tiempo, salimos igual, pero supimos mejorar en las acciones que nos costaron los dos goles y pudimos divertirnos jugando de una forma mucho más ofensiva”.

Precisamente, para tratar  de contentar a la afición, que la pasada campaña pudo gozar del premio del ascenso, el centrocampista andaluz cree que “la ambición, el trabajo y el compromiso del equipo tiene que ser, durante toda la temporada, igual que el domingo”. Sin embargo, prefiere mantener los pies en el suelo, ya que la Segunda RFEF es una categoría renovada, con muchos equipos de nivel y  en la que los resultados irán determinando el rumbo de cada uno de ellos: “La temporada irá poniendo a cada uno en su sitio, pero nosotros estamos ilusionados y con ganas de soñar que se pueden hacer grandes cosas”.

Además, la plantilla es consciente de la presencia de conjuntos con grandes aspiraciones deportivas y con montantes económicos muy superiores al del CD Teruel. Equipos como el Numancia, el Lleida o incluso el filial del Espanyol jugarán, a priori, con unos objetivos bien distintos a los de la entidad rojilla. 

Todavía con la sensación de que el domingo se escaparon tres puntos merecidos, Borja Romero tiene claro cuál es el objetivo del equipo en el curso que acaba de dar inicio: “Tenemos que conseguir la salvación y a partir de ahí mirar a cotas mayores. Queremos establecer las bases del club en esta categoría, que es la que el Teruel se merece”. 

Una plantilla equilibrada y una buena imagen, tanto en el estreno liguero como en la pretemporada, animan a pensar que la permanencia es una meta más que posible. La llegada de refuerzos interesantes a lo largo del mercado estival le ha permitido a Víctor Bravo tener varias opciones a la hora de elegir el once titular. Borja Romero deposita su confianza en la calidad de los miembros del primer equipo y cree que todos ellos van a tener oportunidades a lo largo de la temporada. “No me hubiera gustado ponerme en la piel del entrenador porque todos hemos hecho una pretemporada muy buena y es complicado tener que dejar a gente sin jugar”, confiesa Romero. 

Sus dos goles permitieron sumar el primer punto de la temporada y lo convirtieron en el jugador con más dianas de la actual plantilla del CD Teruel: “Es anecdótico, pero también es bonito. Es mi tercera temporada aquí, estoy muy contento y si me salen las cosas ofensivamente, mucho mejor”. Con doce tantos desde su llegada a la ciudad aragonesa, Borja Romero ha conseguido colarse en una lista en la que es poco habitual encontrar a un centrocampista de corte defensivo como él.

Su polivalencia dentro del terreno de juego le convierte, en ocasiones, en un falso atacante. La pasada campaña ya logró sumar cinco tantos y parece que el verano ha alimentado su hambre de gol. Víctor Bravo lo sabe y suele anirmarle a sumarse al ataque: “El entrenador siempre me pide que llegue al área contraria”. 

Al igual que la pasada campaña, Borja Romero ha estrenado su casillero particular recién iniciada la competición. Si el año pasado lo hizo en la segunda jornada de liga frente al Illueca, en esta ocasión lo ha conseguido en el debut liguero y ante un CE Europa que se salvó en otras dos acciones. “Si hubiese tenido algo más de fortuna de cara al gol, podría haber metido un par más”, apuesta el centrocampista, que vio como sus disparos topetaban con los palos en dos ocasiones durante la primera mitad.

A pesar de su impecable estreno particular, el seis turolense también es sabedor de que el equipo al completo debe implicarse en tareas defensivas para evitar sustos, como el de la primera mitad del pasado domingo,  y no se intimida a la hora de hacer autocrítica. “Si defensivamente hubiéramos estado acertados en esas dos jugadas, podríamos haber ganado bien. Por ponerle un ‘pero’ al equipo, nos faltó leer mejor algunos tramos del partido”, asegura un Borja Romero muy asentado dentro del vestuario rojillo.

A sus 28 años, el completo centrocampista del CD Teruel se ha ganado la confianza del cuerpo técnico y el cariño de una afición, que desea que de sus botas salgan muchos de los goles que necesita el club rojillo para dar guerra en la  Segunda RFEF.
 

El redactor recomienda