Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Calamocha y CD Teruel se citan en el único derbi provincial del año Calamocha y CD Teruel se citan en el único derbi provincial del año
Emana disputa un balón cerca del área del Valencia Mestalla en el último amistoso disputado por el CD Teruel el pasado sábado en Pinilla. Archivo/Escriche

Calamocha y CD Teruel se citan en el único derbi provincial del año

Los dos técnicos aprovecharán para repartir la carga de minutos todos sus jugadores
El CD Teruel y el Calamocha se verán las caras este lunes en Jumaya dentro de su programación de encuentros de pretemporada. Ésta será, en principio, la única vez que los dos equipos turolense crucen sus caminos esta campaña ya que al militar el CD Teruel en Segunda RFEF y el Calamocha en Tercera División no se enfrentarán en competición oficial. 

Además, el de este lunes será el primer partido que juegue el CD Teruel fuera de sus dominios este mes de agosto. Hasta la fecha, los tres encuentros de preparación que ha jugado el conjunto que entrena Víctor Bravo se han disputado sobre el tapete de Pinilla contra los equipos de Levante, Castellón y Valencia Mestalla, saldándose los tres duelos con empates. 

Mientras, el partido de esta tarde contra el CD Teruel será el segundo encuentro del Calamocha desde que reanudase los entrenamientos y  el primero que juegue sin el corsé de la competición, ya que la semana pasada se estrenó sobre el césped contra el Borja, pero lo hizo en el marco de la Copa Federación. Los pupilos de Sergio Lagunas se tuvieron que conformar con un empate después de haber sido superiores a los del Campo de Borja que, no obstante, supieron aprovechar mejor sus ocasiones. Después de su debut en el torneo copero, los calamochinos podrán disfrutar de las ventajas competitivas de un partido amistoso, en el que el técnico podrá multiplicar las rotaciones y repartir el volumen del esfuerzo ante un rival que no se lo pondrá fácil. 

El derbi provincial llega en un momento intenso del calendario de pretemporada para los dos conjuntos, ya que su disputa obligará tanto a uno como a otro a competir dos veces en un ajustado plazo de 48 horas. El CD Teruel jugará en Jumaya dos días después de haberse enfrentado en Pinilla al Valencia Mestalla. Por su parte, el equipo del Jiloca deberá visitar el Municipal de Ejea para enfrentarse al férreo equipo dirigido por Néstor Pérez.

El partido contra el Calamocha será el tercero que disputen los turolenses contra un rival de Tercera División. El CD Teruel ya se ha medido con el Castellón y con el Valencia Mestalla, ambos encuadrados en el Grupo IV de la Tercera valenciana, y hoy se enfrentará con el Calamocha, que aspira a cerrar la fase regular codeándose con los mejores del grupo aragonés. 

“Partido complicado”


El choque de esta tarde se vive en el vestuario de Pinilla como un “partido complicado”. El entrenador del CD Teruel, el ex jugador rojillo Víctor Bravo sabe lo que es jugar contra los del Jiloca y destacaba entre las dificultades a las que se enfrentará su equipo  “el campo, que es pequeño” y vaticinaba que su equipo va a tener “que competir”, como “está haciendo”, añadió. 

El planteamiento que se plasme en la pizarra de Bravo será, no obstante, el mismo que se ha podido ver en los tres partidos que ha disputado hasta el momento. “Vamos a ir con la misma idea de juego y no porque sea el Calamocha vamos a hacer algo diferente. Esta es nuestra idea de juego para este año y vamos a ir a muerte con ella”, explicó el entrenador de Pinilla. 

La proximidad en el calendario de dos partidos en menos de 48 horas hizo que, dentro del aumento de la carga de juego que está imprimiendo a sus jugadores, Bravo repartiese el peso del partido  con un primer equipo que jugó 65 minutos del encuentro y un segundo grupo que disputó 25. Hoy en Jumaya se invertirán los tiempos y los once hombres que saltaron al césped de Pinilla el sábado contra el Mestalla en la segunda mitad serán los que jueguen desde el inicio del encuentro.

Entre ellos estará Leandro Torres, Tatín, que se ha convertido en la referencia goleadora de su equipo después de haber anotado de sus botas los dos goles que ha firmado el CD Teruel en los últimos tres partidos.

El banquillo calamochino


A pesar de que el entrenador del Calamocha aprovechará para dar más minutos a los jugadores que no pudieron competir el pasado miércoles en el partido de Copa Federación contra el Borja, la idea del míster es que todos sus hombres puedan saltar esta tarde al terreno de juego para que los aficionados empiecen a poner cara a los jugadores del proyecto de esta temporada. Jugadores como David Sánchez Mele, Román Alegre y el portero Juan Chamorro, que el miércoles no llegaron a saltar al césped podrían disputar los 90 minutos esta tarde.  Otros jugadores como Durán, Muñoz o José Manuel De La Fuente, Dela, que sí participaron aunque durante solo unos pocos minutos, podrían disfrutar de una participación mayor. 

Lagunas no podrá dejar de mirar por el rabillo del ojo el partido que al cabo de solo dos días le enfrentará al Ejea en Copa federación y que podría dejarle la alfonbra roja a la final de la fase autonómica. El míster quiere que “el equipo llegue en las mejores condiciones”, aseveró.

En cualquier caso, para el entrenador del conjunto del Jiloca, el objetivo es “que los jugadores vayan cogiendo minutos y asimilando conceptos y, sobre todo, que no haya ningún percance ni ningún lesionado”, dijo Lagunas. 

El choque de esta tarde servirá a los del Jiloca para preparar el partido oficial contra los de Néstor Pérez del miércoles. “Son equipos de categoría superior”, dijo previendo que “dominen un poco más” por lo que la premisa será “intentar defender juntos y que no generen muchas ocasiones de gol” en la portería calamochina.

Lagunas no podrá contar con el centrocampista Marcos Orús, lesionado en su clavícula desde principios de pretemporada. La lesión podría mantener apartado del terreno de juego al jugador durante casi dos meses.

El redactor recomienda