Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

CD Teruel y Olot firman un empate a nada en un choque de dominio rojillo (0-0) CD Teruel y Olot firman un empate a nada en un choque de dominio rojillo (0-0)
Manuel Busquets intenta sorprender de cabeza a Taliby en el encuentro disputado este domingo entre el Olot y el CD Teruel. UE Olot/Pau Gonzàlez

CD Teruel y Olot firman un empate a nada en un choque de dominio rojillo (0-0)

El equipo rojillo suma un punto en el primer desplazamiento de la temporada y mantiene su portería a cero
banner click 241 banner 241
En su primer desplazamiento liguero el CD Teruel sumó un valioso punto a domicilio ante la UE Olot y tras vencer por la mínima en la jornada inaugural al Lleida Esportiu en Pinilla confirma un buen inicio de temporada. Los de Víctor Bravo quizás merecieron la victoria pues en un partido bastante plano, sobre todo en la primera, dominaron más y generaron mejores ocasiones, pero no tuvieron puntería ante un portero local Batalla que fue el mejor de los catalanes.

El Teruel comenzó el partido con un disparo lejano en segundos, sin problemas para el portero local Batalla, e imponiendo un ritmo de juego alto con una presión sobre pelota sostenida que incomodó mucho a su oponente en los primeros minutos de encuentro, aunque cabe decir que Forgas respondió con un buen cabezazo en el minuto dos en una primera aproximación reseñable. Sin embargo el primer tramo sería turolense, y de hecho pudo sacarle provecho cuando en el ocho el visitante Villa casi marca tras un gran centro desde el costado derecho para la llegada de la segunda línea, donde apareció Villa completamente solo para rematar desde posición muy franca y centrada. Este susto hizo reaccionar a un Olot que a partir de ahí aumentó su tensión competitiva. Así, al filo del cuarto de hora los catalanes tuvieron su mejor ocasión hasta el momento, tras un gran taconazo de Urri que dejó a Busquets para un remate de gol claro que no se coló en la red por la aparición salvadora de un atento Carlos Javier, que la mandó como pudo a la esquina.

El choque se animaba por momentos y antes del veinte Villa no se lo pensaba dos veces y volvía a inquietar con otro disparo de vaselina muy peligroso que obligó mucho a Batalla. Sin embargo con el correr del reloj el Olot fue teniendo más la pelota y dominando en lo territorial, algo que no parecía molestar a un conjunto aragonés ordenado en lo defensivo y que tenía muy claro cómo atacar: con rapidez y de manera directa sin elaboración. Así, poco antes de la media hora el malagueño Villa volvía a intentarlo de primeras, esta vez con un chut raso que Batalla sacó gracias a sus reflejos y a la mano tan dura que puso para rechazar el envío. De ahí al descanso la batalla táctica de claro carácter defensivo entre maestro y discípulo, pues cabe recordar que Manix Mandiola fue entrenador de Víctor Bravo en su etapa como jugador, prosiguió intensa y bonita pero casi siempre lejos de las porterías. Aunque en el último minuto un córner turolense se paseó por línea de gol sin que nadie la tocara.

Segunda mitad

La segunda se reinició con una gran ocasión del Teruel en segundos, tras un centro desde la banda donde Batalla no quiso tocarla y apareció Villa en el segundo palo para rematar de cabeza directo al larguero. Los de Víctor Bravo apretaban duro y antes de llegar al cinco generaban otras dos llegadas peligrosas, especialmente una con un centro de Aparicio y remate de Carbonell. Al Olot le costaba mucho estirarse, pero el Teruel no definía las suyas y eso resultaba peligroso, como demostró Taliby en el nueve sacando un buen disparo local. Esta acción pareció nivelar el juego algo más y aunque el Teruel siguió llegando superada la hora Taliby salvaba sobre la línea un posible gol en propia puerta que la grada incluso cantó.

Entonces entraron en escena los cambios, algo que notó el Teruel pues nada más salir Guille Andrés chutaba a la escuadra y Batalla la sacaba a la esquina con muchos apuros, mientras que poco más tarde le ponía otra muy buena a Aparicio. Pero al equipo le seguía faltando pegada y tras un par de intentonas locales, a diez de la conclusión, Víctor Bravo metió dos cambios de claro corte defensivo y retirando a Emana del campo. Con todo, la última jugada del partido fue una ocasión clarísima de un Villa que en el segundo palo completamente solo no supo dirigir a la red su cabezazo.

El redactor recomienda