Síguenos
La afición naranja será el séptimo hombre en la pista de Los Planos La afición naranja será el séptimo hombre en la pista de Los Planos
El CV Teruel quiere contar con el apoyo de su afición para que le ayude a lograr la remontada ante el Panathinaikos griego. J.L.R.

La afición naranja será el séptimo hombre en la pista de Los Planos

El entrenador del CV Teruel quiere “un lleno” ante Panathinaikos porque “cuando la grada empuja el equipo lo nota”
banner click 241 banner 241
Teruel tiene una nueva cita con la Historia. El equipo  naranja podría batir todos su récords esta noche si logra la remontada ante los griegos del Panathinaikos AC Atenas, contra los que perdió en el partido de ida por 3-1 pero ante los que dejó muy buenas sensaciones, haciéndose un hueco en una semifinal europea por primera vez en la trayectoria del voleibol turolenses y aragonés.

Los turolenses necesitan sumar una victoria por un resultado de 3-0 o 3-1 para forzar el set de oro e intentar clasificarse para las semifinales de la Challenge Cup, desbancando a los griegos del Panathinaikos, a priori más poderosos que los aragoneses. ¿Imposible?, No, el CV Teruel intentará repetir la proeza que ya protagonizó contra el Spartak hace tres semanas, cuando remontó el mismo resultado adverso y se impuso en el desempate para asegurarse una plaza en cuartos de final.

En esta batalla el equipo naranja necesita el apoyo de sus aficionados. El CV Teruel quiere que Los Planos sea la olla a presión que aterró a los gigantes europeos para revivir hazañas como la de octavos de final, o las pírricas victorias firmadas contra  Cannes o Belchatov. 

Precisamente, la Consejería de Sanidad autorizó ayer el incremento del aforo en Los Planos hasta el 75 por ciento, después de que el Consejo de Ministros aprobase la relajación de algunas medidas de prevención contra la covid.

Buenos precedentes


Obligado por la necesidad, el Club Voleibol Teruel ha aprendido a sacar su mejor versión ante cualquier contingencia. Lo demostró el pasado miércoles en Atenas, cuando sorprendió a los griegos con un septeto de circunstancia y repitió el sábado pasado en un brillante partido contra el líder de la competición doméstica, el Guaguas, al que sometió en cuatro sets con un dominio pasmoso del juego.

El entrenador naranja, Miguel Rivera, aseguró ayer que su equipo “lega bien”. “La victoria del otro día ante el Guaguas nos ha venido bien, sobre todo a nivel anímico”, dijo el técnico, que aseguró que “el equipo cree en la remontada”, aunque es consciente de que “no es fácil”. Aún así, Rivera se mostró convencido de que su equipo va a tener “opciones”.

Sin embargo, el entrenador naranja reconoció que su plantilla no está “al cien por cien, ni mucho menos”. “Estamos llegando, pero aún nos queda”, reconoció.

En cuanto a la baja de Andrés Villena, que no viajó  la semana pasada a Atenas con el equipo para terminar el tratamiento de su rodilla, Rivera recordó que “el sábado participó aunque de forma puntual” pero reconoció que “todavía no está bien aunque está (listo) para el partido. Va a estar convocado y lo utilizaremos en la medida  en que lo podamos utilizar”, explicó.

En frente, el Panathinaikos podría acusar la baja del jugador más desequilibrante del partido de ida. Protopsaltis, que en la ida firmó una cuenta de 22 puntos y fue el hombre más desequilibrante del conjunto heleno,
podría no estar listo para jugar hoy, después de que este fin de semana tuviera que ser sustituido en el partido de la liga griega por una lesión. 

Miguel Rivera reconoció que la plantilla y el cuerpo técnico tienen que dar su mejor versión, como también la tiene que dar la afición turolense. “Ojalá  haya un lleno, dentro de las limitaciones de aforo, porque cuando la grada empuja nosotros lo notamos. Y lo necesitamos porque seguro que va a ser complicado. Que nadie espere una remontada fácil”, dijo el técnico

El redactor recomienda