Síguenos

309_1200x150-tienda-tervalis.gif banner click 309 banner 309

La junta directiva del CV Teruel apoya la gestión desarrollada por Carlos Ranera La junta directiva del CV Teruel apoya la gestión desarrollada por Carlos Ranera
Carlos Ranera -a la derecha-, en un acto celebrado en el Pabellón Los Planos. Archivo

La junta directiva del CV Teruel apoya la gestión desarrollada por Carlos Ranera

El club estudia la situación y trabaja para encontrar el camino a los buenos resultados
banner click 241 banner 241

La reunión de la  junta directiva del CV Teruel celebrada en la noche del martes ratificó la gestión  realizada por su presidente Carlos Ranera a lo largo de los últimos meses. En vista de los resultados producidos en los últimos meses, unas horas antes de la misma el presidente puso su cargo a disposición de sus compañeros como máximo responsable de una situación desconocida en el seno de la entidad en el transcurso de los últimos años. A última hora de la noche de ayer los responsables del club se mantenían reunidos para estudiar la situación y valorar posibles medidas a adoptar para tratar de modificar el rumbo en el que se había metido una nave que en pasados años lideraba la vida deportiva de la provincia y era uno de los grandes referentes de Aragón.

La temporada esta resultando complicada en el seno del club de la capital de la provincia. Acostumbrados a luchar por todos los títulos en juego los resultados no han acompañado desde que comenzó la temporada. Séptimo en la Superliga y con solo dos triunfos conseguidos en los ocho partidos de la segunda vuelta disputados, y eliminados en los cuartos de final de la Copa del Rey a manos del Manacor, el club vive una situación totalmente desconocida. Solo la trayectoria europea o momentos de ilusión en la competición doméstica como el triunfo logrado frente al todopoderoso Guaguas había roto la mala dinámica en la que se había metido el equipo.

Más allá incluso de los resultados obtenidos por el equipo, la afición también había mostrado últimamente signos de malestar con la trayectoria de las últimas semanas. De hecho en la grada de Los Planos ya se oyeron al finalizar el choque frente al Rotogal Boiro algunas muestras de disconformidad con el juego desplegado por la plantilla dirigida por Miguel Rivera.

En vista de la situación que se había generado tras las últimas actuaciones Carlos Ranera decidió poner su cargo a disposición de los que hasta ahora son sus compañeros. Los 17 miembros que integran la actual junta de la entidad se reunieron ayer mismo para tratar este tema.

Miguel Rivera

Tras varias horas de conversaciones en torno a lo sucedido durante este tiempo la directiva apoyó al que desde 2013 viene siendo máximo responsable del club. Aunque en el momento de cerrar esta edición los dirigentes de la entidad seguían estudiando opciones de cara al futuro y valoraban diversas opciones tratar de para revertir esta situación. Con este motivo fuentes consultadas por este periódico destacaban también que hasta ese momento Miguel Rivera también seguía siendo el primer entrenador del conjunto naranja.

Entre las cuestiones que se valoraban era mantener una conversación con los integrantes del cuerpo técnico del primer equipo para conocer sus impresiones y valorar mejor la situación en la que había metido el equipo.

Situación complicada

Desde que comenzó la temporada la plantilla ha atravesado por situaciones muy complicadas. Un grupo de jugadores que en muchos defendían por primera vez la camiseta del CV Teruel necesitó un periodo de adaptación. Si la línea de juego durante la primera parte de esta temporada resultó bastante irregular después de regresar a los entrenamientos tras el parón navideña la situación se ha vuelto especialmente complicada en varios aspectos.

La pandemia se cebó especialmente con varios de sus integrantes, muchos de los cuales tuvieron que guardar los correspondientes periodos de cuarentena. Esta circunstancia y la acumulación de lesiones en jugadores clave ha resultado determinante en el transcurrir de la temporada.

La acumulación de casos positivos obligó a sus pender varios partidos de Superliga, así como también a modificar los roles habituales de varios de sus integrantes. Incluso él alguna ocasión Miguel Rivera tuvo que apostar por situar a jugadores muy lejos de sus demarcaciones habituales asumiendo papeles que no les correspondían inicialmente para poder hacer frente a los diversos compromisos.

El redactor recomienda