Síguenos

372_pablo1200x150.gif banner click 372 banner 372

Mayalen Noriega: “Nos ha encantado la ruta de Montañas Vacías y creo  que el año que viene volveremos” Mayalen Noriega: “Nos ha encantado la ruta de Montañas Vacías y creo  que el año que viene volveremos”
La ciclista Mayalen Noriega, de Komoot en España, en la plaza del Torico

Mayalen Noriega: “Nos ha encantado la ruta de Montañas Vacías y creo que el año que viene volveremos”

La responsable de Komoot en España, entusiasmada con el recorrido
banner click 241 banner 241
Mayalen Noriega es una de las protagonistas de otra de las pequeñas historias que poco a poco van poblando la memoria del proyecto cicloturista Montañas Vacías. La semana pasada algunas de las ciclistas más destacadas el universo gravel del planeta se citaron en Teruel para recorrer esta ruta de 680 kilómetros sobre sus bicicletas cargadas con todo los que pudieran necesitar. Mayalen Noriega era una de ellas. Pero además es una de las responsables de la plataforma Komoot en España y su nombre se ha inscrito con letras de oro en las crónicas del deporte paralímpico al haber acompañado a deportistas como Josefa Benítez (plata en Londres 2012) y Susana Benítez (clasificada para los Juegos de Río).

-¿Cómo surge la idea de este evento?
-El año pasado estuvimos haciendo la Torino Nice Rally. Y como siempre vimos que había muchas chicas pero que les cuesta animarse a hacer cosas porque hay un poco de miedo a ser capaces. Por eso nos dijimos que si juntábamos a varias verían que sí que son capaces. Al final necesitamos un poco de apoyo del grupo y un poco de ayuda. El año pasado hicimos eso en Torino Nice y antes de acabar, en el último campamento pensamos en montar algo así en España, donde hay unas rutas increíbles y unos sitios preciosos. Y pensamos en Montañas Vacías y empezamos a planificarlo. Hablamos con Ernesto (Pastor), que nos ha ayudado muchísimo.

-El interés por esta propuesta fue muy grande. ¿Cuánto tiempo duraron las inscripciones?
-Las inscripciones no duraron ni veinte minutos porque todas las chicas que estuvieron el año pasado querían repetir. En seguida se corrió la voz y al final han venido chicas de todo el mundo. La mitad de ellas son de otro continente.

-De hecho hay muy pocas participantes españolas
-Sí, somos tres. Y es una lástima. Ojalá que el próximo año podamos ser más. Ojalá que se animen porque hay ciclistas de todo tipo y de todos los ritmos. Se trata de una ruta en la que cada una toma su ritmo e incluso se pueden hacer recortes si es necesario. Cada una íbamos poniendo en un grupo de whatsapp que tenemos dónde íbamos a tomar café, dónde dormir. Así, cada una se planifica. Y también nos juntábamos y esperábamos al grupo. ¡Estuvo súper bien!.

-A propósito de los ritmos, ¿se trata de participantes muy preparadas?
-No hay ninguna que sea profesional. Todas están empezando pero todas han venido con much ilusión. Algunas han hecho más rutas que otras pero lo empezamos a planificar desde hace más de dos meses y hemos hecho algunos webinars con consejos de qué empacar o de la mecánica de la bici resolviendo las dudas de cada una para poder ayudarlas. 

-¿Qué les ha parecido la ruta? ¿Qué sensaciones ha podido reportar de sus compañeras?
-¡Increíble! La ruta es un espectáculo, sobre todo porque va cambiando muchísimo. Vas pasando por pueblecitos y, sobre todo, porque es literal su nombre de Montañas Vacías. No nos hemos encontrado a nadie en todo el recorrido. Ha sido espectacular.
Quiero agradecer a todo el mundo que ha sido súper amable. Nadie en el grupo hablaba español aparte de mí y todo el mundo estaba siempre dispuesto a ayudar . Llegamos a un restaurante que estaba cerrado y que abrió para nosotras. Otro día nos llovió y llegamos a un hotelito preguntándole al encargado si nos podía dar de comer ¡a 25 personas!  y solo nos pidió un poco de paciencia ... estaba él solo y se puso en ese momento a pelar patatas. Nos hizo unos huevos rotos que dejó a todo el mundo flipando. Fue la mejor comida de la vida de todas nosotras. Son esas cosas que pasan en españa y que me encantan.

-Todo eso forma parte del carácter de aventura de esta actividad.
-Es absolutamente una aventura. Se trata de una ruta a la que hay que venir preparada. No puedes depender de nadie y hay que ser autosuficiente. Siempre va a haber alguien delante o detrás que te puede ayudar, pero uno tiene que llevar de todo y saber qué hacer. Y aunque estábamos todas ahí para apoyarnos, hay que estar preparadas.

-Durante los días de su expedición el clima no ha sido demasiado benévolo. ¿Cómo se han defendido de las inclemencias meteorológicas?
-Todas me recordaban que habían oído que España hace calor, y yo les decía que llevábamos una mala racha de más de un mes y medio en el que no ha parado de llover. Al final, muchas vienen de países como Inglaterra o sitios más fríos y las veía vestidas de corto mientras que yo traía toda la ropa puesta mientras que me estaba congelando. Fue muy frío pero todas venías muy bien preparadas.

-¿Cómo han resuelto el tema de la pernocta?
-En todos los sitos, desde acampar en refugios a pueblos con airbnb. Todas traían tienda de campaña y saco de dormir así que cada una ha dormido en distintos lugares.

-¿Cuánta improvisación hay en una aventura como esta?
-Muchísima. Uno puede planear todo lo que quiera, pero al final hay que improvisar. Nosotras traíamos una planificación pero al final hay que ir improvisando sobre la marcha. Sobre todo cuando el clima es así.
El día antes de subir a Javalambre nos llovió muchísimo y todas paramos en Riodeva y decidimos parar antes de subir al pico porque  las condiciones eran muy malas. Pero hubo unas pocas, unas diez o quince, que sí que subieron porque querían llegar al refugio, donde el chico fue muy amable y las ayudó. Pero la mayoría decidimos quedarnos antes. A la mañana siguientes nos sorprendíamos de cómo habían hacerlo el día anterior porque si entonces, frescas tras haber descansado fue duro, no sé cómo lo pudieron hacer por la noche después de tantas horas.

-¿Repetirán la experiencia de Montañas Vacías? ¿Prevén ampliar el número de participantes?
-Nos encanta Montañas Vacías y pienso que el próximo año también lo vamos a hacer. Queremos animar a la gente para que se apunte. Pero no vamos a ampliar inscripciones. Creo que el número de 50 participantes es perfecto para tener la experiencia de poder ir en bici y conocer a todo el grupo.- Si fuésemos más creo que sería demasiado

-Esto que ha pasado no es una carrera.
-¡No, no, no! Es una aventura. Cada una ha tenido una aventura diferente. Y eso es lo bonito. Cada noche, cuando acampábamos o nos juntábamos para cenar escuchábamos la batalla  que había tenido cada una, y eso es lo que hace esto  tan especial.

-¿Cuál ha sido el papel de Komoot en este evento?
-Vemos que hay muchísimas chicas que están muy fuertes pero que les falta solo un empujoncito para animarse (a este tipo de rutas). En Komoot pusimos la ruta, pero había gente que quería recortar por carretera, y eso se puede planificar muy fácilmente con Komoot porque es súper sencillo. Y eso te da la tranquilidad de que no te vas a perder sabiendo en todo momento dónde estas y que siempre voy a poder llegar al sitio. 

-En cuanto al material, ¿recomienda usted recorrer Montañas Vacías en bici gravel o BTT?
-Yo soy muy fan de gravel, pero la BMC que llevo  tiene un poco de amortiguación atrás. Eso ya depende de cada persona.

El redactor recomienda