Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Roberto Bou llega a África para dejar atrás el infortunio Roberto Bou llega a África para dejar atrás el infortunio
Roberto Bou, la semana pasada en los Monegros probando el material que empleará en la Titan Desert

Roberto Bou llega a África para dejar atrás el infortunio

El ‘biker’ de la Sierra de Gúdar afirma que llega “muy fuerte” a la prueba del desierto
Roberto Bou quiere que esta edición de la Titan Desert, en la que se regresa al desierto de Marruecos después de que la edición del año pasado se desplazase a Almería por la crisis sanitaria del covid-19, sirva para volver a competir al mejor nivel tras un año en el que el infortunio, en forma de lesiones, le ha pasado factura alejándole de los puestos de honor en las distintas competiciones en las que ha participado. 

Ayer se sometió a la última prueba PCR antes de embarcar rumbo al país africano donde la carrera echará a rodar este sábado.

Bou aseguraba antes de partir que ha preparado la prueba a conciencia. De hecho, incluso se desplazó hasta el desierto aragonés de Monegros para probar distintas combinaciones de piezas para sacar el mejor rendimiento a sus bicicletas en las poco frecuentes condiciones del desierto marroquí. 

Aunque el biker de la Sierra de Gúdar aprovechó el día de ayer para darse el último calentón antes de la carrera, a principios de semana hizo un test con la bicicleta de carretera por la zona de Cantavieja tras el que aseguró haberse sentido “muy fuerte” y con “ganas y con entusiasmo” asegurando que no le “dolía nada”, una sensación que, aseguró, hacía tiempo que no experimentaba. 

Prescisamente, las ganas son el principal motor del ciclista, que trata de reponerse de un año negro en el que las averías y, sobre todo, las lesiones, le han mantenido alejado de los cajones de salida y de los podios. “Este año no han acompañado nada los resultados. Por parte del equipo también me están exigiendo un buen resultado” dijo, y aunque reconoció que el formato de la Titan no es de sus preferidos, Bou intentará que éste sea el año en el que la primer puesto no se le escape.

El ciclista del Tomás Bellès fue segundo en 2017 y tercero en 2018 después de haber liderado la carrera en alguna de sus etapas.

Preparación específica

En esta ocasión el ciclista ha estado haciendo una preparación específica para la carrera del desierto. Bou ha afinado sus sesiones de entrenamiento de acuerdo a las exigencias de la prueba y, además, ha preparado sus bicicletas para poder extraerles su mejor rendimiento en las particulares características del suelo marroquí. 

El de Tomás Bellès recurrirá a la bicicleta rígida TwoStroke para las dos primeras jornadas más montañeras, buscando una mayor eficacia de pedaleo, mientras que las cuatro restantes las hará sobre la bicicleta de doble suspensión BMC FourStroke por su eficiencia a la hora de leer el terreno. 

En ambas monturas ha montado ruedas de mayor balón para dejar una huella mayor en la arena y evitar que el neumático se hunda haciendo más penoso el progresar sobre la arena. Además, ha instalado un mousse especial que le permitirá bajar las presiones de las gomas sin riesgo de destalonamiento y que “va perfecto para surfear las dunas”, dijo Roberto Bou, que estuvo probando la eficacia del sistema la semana pasada en la zona de Monegros.

425 participantes

La Titan Desert, la prueba de bicicleta de montaña por etapas más exigente del calendario, regresa a Marruecos tras 18 meses sin rodar por el país africano en su 16 edición, en la que saldrán 425 participantes para afrontar 6 etapas entre el 10 y el 15 de este mes, con 639 km de recorrido y más de 7.500 metros de desnivel acumulado.

Los retadores del desierto volverán a despertar el espíritu Titán en los campamentos itinerantes que caracterizan la prueba. Comenzarán la aventura en las montañas de Boulmane Dades, donde se pondrá a prueba la capacidad escaladora de los participantes.

Las dos primeras etapas se presentan con desniveles acumulados cercanos a los 2.000 metros en la primera jornada y más de 2.600 en la segunda.

Será precisamente en la jornada inaugural cuando tendrá lugar el primer gran examen de esta edición, con una ascensión de 7 km con un desnivel acumulado de 500m.

En el segundo día de carrera, los participantes deberán superar dos cimas, en los kms 45 y 95, superando los 2.300 metros de altitud en el primer caso y llegando a los 2.200 en el segundo.

En la tercera jornada tendrá lugar la etapa maratón, en la que los ciclistas deberán pedalear con todo el material necesario para pasar la noche y empezar la etapa del día siguiente.

Todo esto, justo antes de enfrentarse a las dunas del Erg Chebbi en una quinta etapa que será víspera de la última jornada, en la que los titanes sumarán los últimos 74 kms antes de convertirse en "finishers" de esta edición tan especial.

Los grandes favoritos La vuelta a Marruecos será un plus de energía para uno de los nombres que parte con más opciones para conseguir la victoria. Josep Betalú llega con ganas de recuperar su reinado en esta edición y sumar su quinta Titan Desert. Enfrente tendrá a ciclistas de altura como Julen Zubero, Haimar Zubeldia o el suizo Konny Looser.

En categoría femenina, Ramona Gabriel y Silvia Roura prometen una dura lucha para llevarse esta edición. Por su parte, la ultrafondista Núria Picas intentará no ponerles las cosas demasiado fáciles.

“Estamos muy contentos de poder volver a Marruecos para vivir una nueva aventura como la Titan Desert. Sin duda, ésta será una edición muy especial, marcada por el reencuentro con el país y con toda su gente. Sabemos que muchos titanes han estado esperando este momento tanto como nosotros. Ahora toca que lo disfrutemos todos”. Juan Porcar, presidente de la empresa organizadora.

El redactor recomienda