Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

Bernardo Abad, secretario de la Asociación Cultural Abad Zapater de Cabra de Mora: Bernardo Abad, secretario de la Asociación Cultural Abad Zapater de Cabra de Mora:
Bernardo Abad es secretario de la Asociación Cultural Abad Zapater de Cabra

Bernardo Abad, secretario de la Asociación Cultural Abad Zapater de Cabra de Mora: "La despoblación es una carrera de fondo y no puedes esperar a que te lo solucionen desde fuera”

“Ahora en Cabra de Mora hemos conseguido revertir el sentimiento de que no se puede vivir en el pueblo”
banner click 244 banner 244

Cabra de Mora ha empezado a revertir la situación de despoblación que vivía con la llegada de nuevos pobladores. Bernardo Abad, secretario de la Asociación Cultural Abad Zapater de la localidad, explicó cómo está siendo ese proceso para revertir el problema en la Escuela Vecinal organizada recientemente por la Federación de Asociaciones Vecinales y Culturales de Teruel.

-¿Cuándo crearon la asociación?

-Alrededor de 1997.

-Con veinticinco años será una de las más veteranas que hay en la provincia, ¿no?

-Sí, bueno, entendimos que aparte de las comisiones para las fiestas hacía falta otro tipo de actividades y hacer actos culturales y deportivos a lo largo de todo el año. Se creó por eso.

-¿Cuántos socios son?

-Actualmente 153, creo recordar. Mucha gente que está en el pueblo es socia, pero la mayor parte de los socios son gente que desciende del pueblo pero que vive fuera, en Valencia, Barcelona, Madrid, Zaragoza y otros sitios.

-Es como un vínculo, ¿no?

-Sí, totalmente. Además, por el tema de las redes sociales el vínculo entre las gentes que viven fuera del pueblo y las que viven en él se ha fortalecido porque todas las actividades que se hacen se ponen en las redes sociales y, quieras que no, a la gente que vive fuera y que antes a lo mejor solo venían en periodos vacacionales, en agosto sobre todo, pues le entra el gusanillo cuando se hacen cosas como la fiesta del rebollón. Acude más la gente y hay más vida los fines de semana en el pueblo. Se ve un cambio en el ambiente del pueblo a lo largo de todo el año.

-¿Cuánta gente vive en Cabra de continuo?

-Desde hace cuatro años a esta parte bajamos a un mínimo de  50 habitantes en 2018, y ahora mismo hay sobre 70 censados. Hemos conseguido, y veremos a ver lo que dura, invertir la curva de despoblación, así que cada vez hay más gente. En los últimos cuatro años han venido 22 personas a vivir.

-¿Cómo se consigue eso?

-A base de la unión y con el compromiso de todas las fuerzas vivas del pueblo. Está la asociación cultural, hay una asociación que se llama Cabra de Mora pueblo vivo creada específicamente para el tema de despoblación, el Ayuntamiento, los vecinos que viven en el pueblo, las comisiones de fiestas y la gente que no reside en el pueblo. Toda la gente tiene que crear un poco un clima  en el pueblo para recibir bien a la gente que viene de fuera y que sea un pueblo de acogida.

-¿Los nuevos residentes son personas que estaban vinculadas con el pueblo o no?

-En los últimos cuatro años han venido diez familias nuevas. Cuatro tenían vinculos con el pueblo y seis no. Algunas han venido por el Ayuntamiento, un par han venido por la Asociación Cabra de Mora pueblo vivo y el resto ha sido un poco porque gente que tenía vínculos con el pueblo han visto que se podía vivir en él y han vuelto.

-¿Se puede vivir y trabajar allí?

-Se puede vivir y trabajar, y si no allí, en Mora, son diez minutos. Eso pasa en las ciudades, tú coges el coche y te vas al trabajo que lo tienes a media hora, a tres cuartos, o teletrabajas. El teletrabajo es muy importante.

-¿Hay casos de teletrabajo?

-Sí, por eso digo que es muy importante la implicación de todos. El Ayuntamiento, por ejemplo, se gastó 15.000 euros hace dos años en poner la fibra óptica con el convenio que hizo Embou. A raíz de ahí hay dos parejas que viven en Cabra y están teletrabajando.

-¿De quién depende entonces la repoblación, quiénes son capaces de hacerlo?

-Nosotros éramos muy reivindicativos y al final te das cuenta de que el tiempo pasa, las administraciones tiene voluntad de revertir, y yo me lo creo, pero el tema de la despoblación es una carrera de fondo y no te puedes esperar a que vengan de fuera a solucionarlo. ¿Qué problemas teníamos? La fibra óptica no estaba y el Ayuntamiento decidió hacerlo, además es que el alcalde preguntó a la gente qué se puede hacer y si lo veían interesante, y nosotros dijimos ya, puesto que en otros ayuntamientos no lo veían porque decían  que esto se va a poner dentro de tres o cuatro años, ¿pero a quién se lo van a poner si para entonces ya no queda nadie? Ahora en Cabra de Mora hemos conseguido revertir el sentimiento de que no se puede vivir en el pueblo.

-Tampoco es fácil porque faltan cosas como la vivienda.

-Ese es un problema que pasa en todos los pueblos, pero en Cabra estamos consiguiendo que gente que no se planteaba alquilarla, ahora con esfuerzo y paciencia cambie de idea. Pero claro, para cambiar las cosas eso requiere de una dinámica y un esfuerzo continuo de todo el mundo, desde el Ayuntamiento a los propios vecinos tienen que colaborar.

-No valen las fórmulas desde los despachos de las ciudades, hay que estar en el terreno.

-Es que la situación es muy complicada, y aunque se pretenda mejorarla, los propios pueblos tienen que querer también porque muchas veces por falta de recursos humanos no es que no se quiera, sino que no nos ponemos porque requiere mucho esfuerzo y mucho altruismo. Lo que se ha hecho en Cabra de Mora ha sido por la conjunción del esfuerzo de todos.

El redactor recomienda