Síguenos

297_1200x150-trail-oliete.gif banner click 297 banner 297

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

La figura de una cabra esculpida con materiales viejos de automóvil 'vigila' Cabra de Mora La figura de una cabra esculpida con materiales viejos de automóvil 'vigila' Cabra de Mora
Detalle de la figura construida con material de desecho de automóviles

La figura de una cabra esculpida con materiales viejos de automóvil 'vigila' Cabra de Mora

Un mecánico vinculado a la localidad reproduce un animal a tamaño natural
banner click 236 banner 236
Cruz Aguilar

Bujías, pastillas de freno, amortiguadores o una barra estabilizadora son piezas de taller pero también las partes que, ensambladas, forman la cabra de Cabra de Mora, una escultura a tamaño natural que preside desde hace algunas semanas la zona alta de la ermita del Loreto y el merendero de San Cristóbal y puede admirarse desde cualquier punto del casco urbano.

Pese a la referencia explícita a la cabra en el propio nombre de la localidad, hasta ahora no había ninguna escultura o elemento que hiciera alusión a ella, algo que ha solucionado de forma altruista José María Mingol Aguilella, un mecánico de Villarreal vinculado al municipio que la ha forjado con elementos de su propio taller que hubieran acabado en la chatarra.

Él puso las piezas y el conocimiento de su ensamblaje, pero reconoce que su compañero en el taller, Marcos Roldán, que es cazador, le asesoró sobre las dimensiones. El resultado es una cabra que mide 1,70 metros desde las patas hasta la punta de los cuernos. Ambos viven en Villarreal, en la provincia de Castellón, pero Mingol pasa sus vacaciones en Cabra de Mora, cuyos vecinos han recibido con alegría a la nueva pobladora .

El mecánico explica que todo el animal se ha construido “sin cortar ninguna pieza”, sino acoplando las que mejor se ajustaban para darle el volumen y la forma adecuada. Así, unos amortiguadores se han utilizado para las piernas, la parte trasera es un embrague y la base de los cuernos está hecha con una barra estabilizadora de un Mercedes. “Lo más emblemático es la cabeza”, relata, para añadir que está realizada con una bomba inyectora de un Opel Vectra.

Chatarra

No es la primera figura que diseña con chatarra José María Mingol Aguilella, quien desde joven ha creado numerosas piezas a partir de elementos de desecho de su taller. Sin embargo, apunta que todas ellas medían apenas 20 centímetros y que la primera escultura de gran tamaño tuvo que esperar a los meses más duros de la pandemia, en los que tenían el taller abierto pero no había movilidad y apenas trabajo. Construyó entonces un robot de unos dos metros de altura que fue lo que le animó a ensamblar la cabra para su localidad de veraneo.

“Desde la Asociación Cultural  nos pidieron ideas para hacer cosas por el pueblo y yo me ofrecí a hacer la cabra”, comenta el artista. Añade que en el pueblo hay varios elementos de interés, como la Escala Santa o varias rutas senderistas por la naturaleza y confía en que esto se sume como un atractivo más para los visitantes.

La cabra, que se visualiza desde el casco urbano de la localidad, está ubicada en la zona alta de la ermita del Loreto, junto al merendero de la Sabina y el mirador de San Cristóbal. El autor de la escultura explica que hay una ruta que va desde la ermita hasta el merendero que permite hacerse fotos con la cabra de cerca puesto que queda a apenas 50 metros de ella.

El redactor recomienda