Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Eloy Morera, historiador y autor de la novela 'Cutanda': “La historia olvidó a Cutanda por no encajar en la lectura simplista de la Reconquista” Eloy Morera, historiador y autor de la novela 'Cutanda': “La historia olvidó a Cutanda por no encajar en la lectura simplista de la Reconquista”
Eloy Morera, en Cutanda el pasado domingo tras la presentación de su novela

Eloy Morera, historiador y autor de la novela 'Cutanda': “La historia olvidó a Cutanda por no encajar en la lectura simplista de la Reconquista”

“El problema latente de Cataluña es un aliciente para querer conocer la historia que alimenta esa identidad”
Cruz Aguilar
Eloy Morera es el autor de la novela Cutanda, con la que ganó el I Premio de Novela Histórica Medieval Ciudad de Calatayud el pasado 2020. Autor de otras obras literarias, con esta pretendía dejar constancia de la batalla que ocurrió en la zona del Jiloca hace nueve siglos y que marcó la historia del Reino de Aragón y, por tanto, de España.

-¿La novela se centra exclusivamente en la batalla o alcanza algún tiempo anterior o posterior?

-Es una novela que, de una forma bastante detallada y concreta, narra el viaje de Alfonso I El Batallador cuando en aquel junio de aquel 1120, asediando Calatayud, se entera de que el mayor de los ejércitos que nunca se había acercado a Aragón viene a recuperar la ciudad de Zaragoza, que estaba ya dentro de Aragón desde hacía un año y pico, pero ni mucho menos estaba bien consolidada. Lejos de lo que habría sido lo normal, el Batallador  ni se retiró a Zaragoza a esperar el asedio ni se quedó en Calatayud, fue al encuentro de los almorávides y en Cutanda les infringió la que fue la victoria más determinante para nuestra historia. Todo eso es lo que narro en la novela, pero al fin y al cabo es una novela, es creación y ficción y hay personajes que no son reales, como por ejemplo un mesnero de la tropa del batallador y una andalusí entre los que surge una historia de amor. En ella se habla también de lo que son las distintas relaciones no muy conocidas entre cristianos, andalusíes, almorávides franceses y  todo ese complejo mosaico de culturas que coincidió en Aragón en el siglo XII.

-En la novela hay un poco de todo, guerra, amor... pero, ¿siempre desde el prisma del ejército cristiano?

-Fueron muchas las culturas que coincidieron en Aragón y desde luego tiene mucho protagonismo el rey de Aragón, Alfonso I el Batallador, con la tropa aragonesa, pero también aparecen los andalusíes en una historia que es paralela. A veces vemos cómo se acerca Ibrahim a Aragón, a veces somos parte de esa hueste del rey Alfonso y el camino  de ambos va a confluir en este punto, en Cutanda, es un poco el destino que va a decidir la historia del impero almorávide y por supuesto la del Reino de Aragón, pero también el destino de todos los que van a coincidir en ese inmenso combate, como por ejemplo esa historia de amor de la que hablábamos.

-Se desconoce el punto exacto donde tuvo lugar la batalla, ¿dónde se libra en su novela?

-Para eso hay que leer la novela porque si no desvelamos demasiado, no obstante es una novela y tampoco tenía la intención de hacer un ensayo, que para eso están Rubén Sáez y Javier Ibáñez, aunque la obra es muy plural porque además de la novela se incluye todo lo que se sabe de ella, lo han escrito estos investigadores.

-¿Había estado antes en Cutanda?

-Muchas veces, por supuesto que sí y me hubiera gustado estar también el año pasado con el 900 aniversario de la batalla. pero debido a la pandemia no pudo ser y es muy emotivo estar hoy aquí celebrando ese aniversario y presentado la novela.

- ¿Se ha planteado hacer una segunda parte de esta novela?

-No me lo había planteado, pero sí que hay muchos temas vinculados a ella para seguir trabajando sobre nuestra historia de Teruel, digo nuestra porque mi familia paterna es de Alcañiz.

-¿Por qué una batalla tan relevante ha pasado prácticamente desapercibida?

-Es un problema de simplificación, la historia es más compleja de lo que pueda parecer, y también por intentar mostrar un discurso único y más nacional que deja de lado aquello que no casa en esa línea. La Reconquista se ha simplificado a una sola lectura, el avance de los cristianos hacia el sur. Siempre han primado los grandes hitos nacionales, siempre se va a hablar más de Covadonga, aunque no afecte a la mayor parte de los territorios, que batallas que, aunque fundamentales, no encajan en esa lectura única y simplista nacional tal y como se narra en los libros de texto.  Para nosotros es fundamental, en términos incluso nacionales e históricos, en cierta forma es el principio del fin de su imperio.

-¿Falta interés en Aragón por reivindicar lo nuestro?

-Batallas y hechos de mucha menor entidad se valoran más en otros lugares. En Aragón tenemos que valorarnos un poco más, somos una tierra antigua, rica y diversa y no la valoramos como se merece. Hay que seguir Reconquistando nuestra historia y el caso de Cutanda es paradigmático. Hay una cuestión importante y es que no se ha encontrado el campo de batalla, parece que si tienes un lugar se ancla el recuerdo mejor, eso hace que parezca que no hay gran batalla, que sea una especie de leyenda.

-¿Hechos como el movimiento independentista de Cataluña ponen de moda la historia?

-Sí que es cierto que ese problema latente es un aliciente de cara a estudiar más la historia puesto que al ponerse en cuestión ciertos aspectos de nuestra identidad hay que volver la mirada atrás para entender la historia que alimenta esa identidad, para reforzar esa identidad que se pone a veces en cuestión. Al final el problema es que hay mucha política de por medio, pero sí es cierto que ayuda a que se mire más hacia la historia.

El redactor recomienda