Síguenos

409_1200x150-azafran.gif banner click 409 banner 409

420_comprar-en-teruel.gif banner click 420 banner 420

Eva María Abás, directora de la Escuela de Música de Calaceite: Eva María Abás, directora de la Escuela de Música de Calaceite:
Eva María Abás, en uno de los conciertos de final de curso

Eva María Abás, directora de la Escuela de Música de Calaceite: "La música desarrolla la empatía, la sensibilidad, la sociabilidad, y eso se nota en la edad adulta"

La escuela que dirige ha llegado a los 117 alumnos este curso, un récord en los 35 años del centro
banner click 244 banner 244

Dirige desde hace una década la Escuela de Música de Calaceite, que cuenta con más de un centenar de alumnos este curso. Nacida en este municipio de la Comarca del Matarraña, Eva Mª Abás es profesora de guitarra clásica. Su formación arrancó en la Escuela de Música de su propio pueblo, de donde salieron más de una docena de profesores de música, siguió en los conservatorios de Alcañiz, Tortosa y terminó en el Liceo de Barcelona. Lleva desde los 8 años estudiando música y desde los 16 dedicándose a ella.

-¿Como llevan el final de curso en la Escuela de Calaceite?
-Es un caos ordenado, porque hay que combinar muchas cosas, personas, instrumentos, espacios que tienes que encajar para que queden escenarios libres, aulas disponibles para todos los alumnos. Es una cuadratura del círculo absoluta, porque queremos hacer muchas cosas en poco tiempo para que todo el mundo salga al escenario mínimamente seguro, aunque tampoco en exceso, porque ese día hay muchas emociones y tenemos que evitar los errores de última hora, que solo conllevan nervios.

-Este curso han tenido 117 alumnos en el centro. ¿Mucho o poco para esta Escuela?
-Mucho, porque casi no hay opción de movimiento. Los profesores no solo trabajamos aquí, sino también en otras escuelas de música, y no tenemos disponibilidad los cinco días a la semana. Si podemos, hacemos las matrículas en mayo porque así tenemos tres meses para ver la disponibilidad horaria. Ya tuvimos que ampliar con un aula más en la zona sótano, pero la escuela actualmente tiene muy pocas posibilidades más de ampliación. En 35 o 36 años de trayectoria que tiene  el centro nunca ha tenido tanto número de alumnos.

-¿A qué obedece ese crecimiento?
-Creemos que fue a la aplicación del método Músicaeduca, que fue una apuesta personal en un momento en el que la escuela necesitaba una reconversión de la parte de música y movimiento. Fue un acierto optar por ello.

Alumnos

-¿Cuánto alumnado hay en Músicaeduca?
-Alrededor de 70 u 80 alumnos, porque tenemos en torno a 25 alumnos adultos que están fuera del programa, pero el resto forman parte del proyecto.

-¿Qué aporta ese método?
-Es un método de estimulación musical temprana que abarca desde los 12 meses a los 4 años y, a partir de los 5 años se empieza con Iniciación al Lenguaje musical, que es Percubón, donde se abordan muchos de los conceptos que después aparecen cuando ya entramos posteriormente en el aprendizaje de un instrumento, en cursos superiores. El método trabaja sobre muchas de las parcelas del aprendizaje y desarrollo del niño, valor que los padres tienen en cuenta cuando apuntan a sus hijos a música, porque además de sensibilidad, experiencia, curiosidad, etc, trabajamos las inteligencias múltiples.

-¿De dónde es su alumnado?
-Sobre todo de la Comarca de del Matarraña, porque tenemos alumnos de prácticamente todos los pueblos del territorio, y de la Terra Alta, en Tarragona. Es un alumnado muy variado desde hace muchos años.

-¿Y el profesorado?
-Somos seis, dos proceden de la provincia de Tarragona, dos de Alcañiz y uno de Caspe.

-Y tienen un grupo de batucada. ¿Está de moda?
-La batucada desde que se creó ha crecido y está funcionando muy bien.

Confinamiento

-¿Cómo les afectó el confinamiento?
-Con el confinamiento nos hemos vuelto más prácticos, porque buscamos cosas que nos hagan felices al momento. La gente ha decidido que la vida la tiene que vivir, y eso ha hecho que mucha gente se apunte a música. Yo tengo dos alumnos ya bastante mayores que, después de dos años, se han vuelto a apuntar a mis clases, porque el confinamiento les ha hecho darse cuenta que la necesitan en su vida para sentirse bien. La pandemia también ha provocado que la gente sea más precavida en las relaciones sociales y no hay tanto contacto físico, aunque eso está ocurriendo en todos los ámbitos de la vida.

-¿Qué cree que le aporta la música a una persona?
-La música es importante para la formación integral de una persona. No solo adquirimos los conocimientos para crearla y conocerla, sino que también desarrolla la sensibilidad, la empatía, la sociabilidad, se comparte tiempo y experiencias con gente de las que no podemos disfrutar todos los días... A veces no son aportaciones tangibles, no se trata solo de interpretar una canción o tocar un instrumento, sino cuestiones que se observan más adelante en nuestra vida cotidiana.

-¿Está valorada la música?
-Desde hace unos años sí. Se valora más que cuando yo era joven, aunque quizá entonces no había tantas facilidades. Tenemos padres que hacen 50 kilómetros a la semana para traer a sus hijos a dar clase, y eso es un esfuerzo económico, de tiempo, de voluntad...

-¿Y en el sistema educativo?
-Ahí no tanto, creo que debería ser una asignatura troncal. En primaria tienen una sola hora a la semana y en algunos cursos de la ESO es optativa. Pienso que no se le da la importancia que se merece, cuando debería ser una asignatura importante por todo lo que conlleva su aprendizaje.

El redactor recomienda