Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Sebastián Pitré, músico: “Si toda la música se fusiona ocurre como con el ketchup, que todo sabe a lo mismo” Sebastián Pitré, músico: “Si toda la música se fusiona ocurre como con el ketchup, que todo sabe a lo mismo”
Imagen de Pitré, el músico nómada, que pasará las próximas semanas por Teruel

Sebastián Pitré, músico: “Si toda la música se fusiona ocurre como con el ketchup, que todo sabe a lo mismo”

El guitarrista nómada, en el sentido más estricto de la palabra, actuará este sábado en la localidad de Andorra
El argentino Sebastián Pitré actúa este sábado (19 horas) en la Ermita del Pilar de Andorra, dentro del ciclo Música y Patrimonio que organiza la Comarca Andorra-Sierra de Arcos y el ayuntamiento de la localidad. El guitarrista y compositor ofrecerá una masterclass de motivación para músicos por la mañana.

-Usted es argentino pero está afincado en España...

-En realidad no vivo en ningún lado. Junto a Patricia Barretto, mi pareja y productora, somos nómadas y vivimos en todos aquellos lugares donde actuamos. Ahora mismo estamos en Valencia, y durante el mes de agosto viviremos en Teruel, aprovechando el concierto de Andorra y otros proyectos que nos irán saliendo por el territorio.

-¿A qué hace referencia el término ‘Nomade’?

-Se refiere a la palabra nómada, desde luego, pero en Argentina está aceptado nómade como sinónimo por influencia de los argentinos descendientes de italianos. Concepto Nómade es nuestra productora, a través de la cual hacemos vídeos musicales en aquellos lugares donde vivimos y tocamos, porque creo que la música se enriquece mucho cuando viene acompañado por imágenes de los lugares que la inspiran. Es nuestro estilo de vida desde hace muchos años, y facilita las cosas porque así los ayuntamientos no tienen que acarrear con tus gastos de desplazamiento o vivienda.

-¿Viven en autocaravana?

-No. Llevamos una gran furgoneta en la que transportamos mi estudio musical, el ordenador y nuestras pertenencias que no son muchas... una maleta de verano y otra de invierno. Y cuando nos asentamos en un lugar para desarrollar proyectos musicales alquilamos una vivienda. Allí montamos nuestra base de trabajo, yo compongo y preparo conciertos y Patricia habla con los ayuntamientos y cierra actuaciones.

-¿En qué formato podremos escucharle en Andorra?

-Tocaré como solista, con la guitarra clásica. El concepto de este concierto es hacer un viaje alrededor del mundo a través de la música, con guajira, flamenco, tango, música brasileira, folk argentino... quiero hacer que la gente viaje y descubra muchos sonidos diferentes, sonidos que he ido adquiriendo a través de nuestros viajes por todo el mundo... esa es un poco la historia de nuestra vida.

- ¿Tiene intención de absorber algo de la música turolense también, durante su estancia?

-Estoy seguro de que así será. Ojalá nuestro trabajo tenga la aceptación suficiente para estar un par de meses. Nos gustaría visitar pueblos y lugares pequeños, donde quizá hay menos acceso a la cultura. El primer viaje que hicimos a Europa visitamos Madrid, París, Roma... como todo el mundo. Pero después fuimos descubriendo la vida rural y nos encantó. Tiene una magia inigualable, y adoramos tocar allí, vivir allí, comer allí, grabar vídeos allí y hacer que un trozo de nuestra vida transcurra en esos rincones.

-¿Fusión o música de raíz?
-Cuando era más chico estaba fascinado con la fusión, y quería que todo fuera moderno y de tipo jazz. Pero luego maduré y descubrí que las cosas no pueden perder su esencia, porque si le echas ketchup a todo, todo termina teniendo el mismo sabor. El peligro de la globalización es que todas las músicas conviven muy cerca, y la clásica puede acabar sonando igual que el flamenco, el jazz, la afrocubana y todo lo demás. Mi técnica es flamenca, pero cuando toco un tango me gusta que sea un tango. Mantener esa diversidad me parece esencial, y de hecho esa es una de las cosas que me gustan de España, que Valencia no tiene nada que ver con Aragón, ni con Andalucía... Es fascinante porque supone empezar de nuevo cada día.

-Tiene numerosos discos en el mercado... ¿son conceptuales en algún sentido?
-La mayoría son temáticos, sí. En Flamenquinho tocaba flamenco con músicos brasileiros que tenían el reto de tocar flamenco. O Herencias lo grabé como solista de tango, sobre una grabación única improvisada muy pura. Ahora voy a grabar el concierto Nómade donde habrá muchos ritmos de España a Latinoamérica, una especie del viaje que hizo Colón si hubiera sido guitarrista.

-Además tiene numerosos vídeos en el canal de Youtube de ‘Concepto Nómade’, pero ese contenido apenas se monetiza para los artistas...

-Es complicadísimo, pero nos gusta el audiovisual y de hecho antes del disco Nómade publicaremos un formato videoclip, porque la música con la imagen de sus lugares gana mucho. Con todos los nuevos formatos lo que va a ocurrir es que los músicos vamos a tener que tocar mucho más en directo, y para eso no está todo el mundo preparado. Uno no se hace concertista de un día para otro, y a mí me costó mucho tiempo ser capaz de estar hora y media sobre un escenario solo con una guitarra.

-Antes del concierto ofrecerá una charla de motivación musical. ¿En qué consiste?

-Es una clase de inteligencia emocional para músicos de todos los niveles. Los músicos suelen trabajar la técnica y la armonía, pero se dejan la inspiración, la autoconfianza, y un montón de cosas que no están en las partituras ni en los métodos de aprendizaje.

El redactor recomienda