Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Ylia Eunice Zapater, productora de alimentos éticos: “Me he propuesto solucionar las carencias que tiene el medio rural con los veganos” Ylia Eunice Zapater, productora de alimentos éticos: “Me he propuesto solucionar las carencias que tiene el medio rural con los veganos”
Yla Eunice Zapater, durante la entrega de premios con su cartelón de ganadora. GIRA Mujeres/Coca-Cola

Ylia Eunice Zapater, productora de alimentos éticos: “Me he propuesto solucionar las carencias que tiene el medio rural con los veganos”

Montará un obrador de quesos vegetales en Alcorisa tras ganar el concurso GIRA Mujeres de emprendimiento

La quinta edición del programa de formación y capacitación para el emprendimiento GIRA Mujeres, impulsado por Coca-Cola, ha premiado de entre 466 propuestas el proyecto Umami Ethical Food de la alcorisana Ylia Eunice Zapater, que en los próximos meses abrirá un obrador de quesos vegetales artesanos utilizando como materia prima anacardos y almendras ecológicas del Bajo Aragón. La marca de refrescos le aporta 5.000 euros, una mentoría y un acompañamiento de cuatro meses por la firma experta en emprendimiento Bridge for Billions, además de un curso online valorado en 1.900 euros.

-¿Por qué decidió presentarse a la convocatoria GIRA Mujeres?

-Fue por casualidad y en un momento de querer emprender y buscar un poco de apoyo. Buscaba visibilidad y este concurso de Coca-Cola cumplía con la filosofía de Umami (delicioso, en japonés) de crear un proyecto rural, de una persona que ha vuelto a vivir a su pueblo hace unos meses, mujer de 37 años y que va a ser mamá. Encajaba un poquito en lo que estaban buscando.

-¿Cómo dio el paso para lanzarse a por este proyecto y volver a la vez a Alcorisa?

-Hace dos años inicié la formación online en Tarragona, donde residía. Fui elaborando quesos en casa y los iba vendiendo a particulares y a un bar donde yo misma trabajaba, un establecimiento vegano. Como el sector de la restauración fue el más castigado por la pandemia, no podía seguir trabajando. Mi pareja ya residía en Alcorisa, donde tengo a toda la familia. Llegó un momento en el que había que tomar decisiones y me trasladé.

-¿Solo hace quesos o tiene más productos en el catálogo?

-Estoy especializada en los quesos vegetales, que se hacen con anacardos y algunos tipos de almendra. Como me va a pillar en plena maternidad, voy a ir poquito a poco. También estoy interesada en elaborar carnes vegetales (albóndigas, filetes o patés alternativos) y postres saludables en los que nada esté adulterado (bizcochos, tartas veganas o galletas).

-¿A qué tipo de clientela va dirigido su proyecto?

-Una vez disponga del obrador, me gustaría que los clientes pudieran venir a comprar directamente a la tienda. Quiero que haya espacio suficiente para realizar talleres, catas, degustaciones, etc. A través de la web alcanzaría un nivel más nacional, y por la zona me gustaría expandirme en tiendas especializadas o herboristerías. No voy a ir a una carnicería a vender mis productos, sino a espacios de restauración afines a la visión y filosofía de Umami.

-¿Qué supone para usted haber conseguido este premio?

-Es todo un reconocimiento. Entre 500 propuestas, que Umami haya sido uno de los cuatro ganadores es un chute, una dosis buena de autoconfianza. Es la primera vez que voy a emprender y esto ha sido algo muy bueno para mí. Es el empujón a terminármelo de creer, quitarme los miedos e intentar avanzar.

-¿En qué invertirá los 5.000 euros del premio?

-Principalmente, en neveras, que es donde yo curo los quesos. En este momento tengo muy limitada la producción.

-¿Por qué queso vegano?

-Siempre he tenido claro que, cuando empezase a trabajar por mi cuenta, sería en algo que aportase a la sociedad a ese cambio de consciencia que nos hace falta a todos. Nunca he sido una fanática del queso, pero vi un curso de formación online y me llamó la atención. Vi que a la gente le gustaba y me animé. A pesar de que son quesos vegetales, tienen un proceso muy similar porque tienes que triturar el fruto seco, fermentar a una determinada temperatura, luego los tienes que curar, darles la vuelta cada día... Es muy parecido. Y los quesos vegetales me parecen una alternativa muy buena para gente que tiene problemas con la lactosa, problemas de colesterol... En mi familia, que no hay nadie vegano, están encantados y siempre me están pidiendo quesos.

-¿Por qué es vegana?

-Sobre todo, por el tema del maltrato animal, siempre he tenido esa sensibilidad. Ser consciente del problema de las macrogranjas fue uno de los motivos principales que me llevaron a dejar los productos de origen animal. No me costó mucho porque lo tenía muy claro.

-¿Es una tendencia de consumo que tardará en implantarse en el medio rural?

-Va muy lenta la cosa porque sales y no puedes disfrutar de un desayuno. Para ti solo hay bravas y poco más. Uno de mis objetivos es difundir que otro tipo de alimentación es posible, y otros sabores. Me he propuesto solucionar yo misma las carencias que veo en el medio rural. No hace falta ser vegetariano o vegano para que te apetezca probar cosas diferentes.

-Queso vegano, carne vegana, miel vegana... ¿Son términos adecuados para denominar lo que ustedes hacen?

-Yo dejé la carne gustándome, por lo que me apetece poder preparar un chorizo vegetal y que tenga sabor a chorizo, o poder untar una punta de sobrasada con pan. Hay que dejarse un poco ya de estos convencionalismos. La leche hidratante que te pones en el cuerpo tampoco es leche y todos sabemos a lo que nos referimos, y así con muchísimos productos. Hay que relativizar las cosas, dejarse llevar y abrir un poco la mente. La salchicha es algo largo y cilíndrico, y ayuda mucho a que la gente pueda hacer esa transición. Si tienes alternativas, es más fácil.

El redactor recomienda