Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

435_diario-de-teruel-1200x150.gif banner click 435 banner 435

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

Yolanda Blanco, actriz, guionista y productora: Yolanda Blanco, actriz, guionista y productora:
Yolanda Blanco es una de las cuatro protagonistas de 'Cancún'

Yolanda Blanco, actriz, guionista y productora: "De vez en cuando hay que parar y preguntarse si estamos donde realmente queríamos"

Factory Producciones lleva hasta Rubielos Cancún, una comedia para reflexionar sobre nuestras decisiones
banner click 244 banner 244

Yolanda Blanco, Jaime Ocaña, Francisco Fraguas y Ana García llevarán hasta las tablas del Anfiteatro de Rubielos de Mora Cancún, una comedia de Factory Producciones escrita por Jordi Galcerán y dirigida por Mario Ronsano. Podrá verse hoy jueves, a partir de las 23 horas, en el contexto del Festival Puerta al Mediterráneo.

-¿Qué narra ‘Cancún’?
-La obra plantea la situación que se da entre dos parejas de cincuentañeros, que son amigos desde hace media vida y se van de vacaciones. Están en un bungalow y en la primera escena de la obra ocurre algo, aparentemente nimio, que lo cambia todo. Los personajes empiezan a plantearse qué hubiera sucedido si hace 25 años hubieran tomado decisiones diferentes en cosas que aparentemente no tienen importancia, pero que luego han marcado sus vidas.

-Aunque ‘Cancún’ es una comedia para divertirse seguro que tiene dobles lecturas. Es algo habitual en los textos de Jordi Galcerán, autor, por ejemplo, de ‘El método Gronholm’.
-Claro. En este caso esa doble lectura o esa reflexión tiene que ver con eso, con pequeñas decisiones que tomas, o pequeños secretillos que guardas incluso con las personas con las que más confianza tienes, y que al final hacen que tu vida sea de una forma u otra. Y muchas veces llega un momento en el que no puedes evitar fantasear y preguntarte cómo sería tu vida si hubieras tomado otro camino.

Determinación

-En estos tiempos se valora mucho la determinación, la seguridad en uno mismo, tener claro lo que quieres, aunque sea por puro postureo... ¿esto nos impide corregir nuestros errores porque no los admitimos?
-A mí lo que me parece es que muchas veces tomamos decisiones sin tener en cuenta lo que queremos, lo que realmente creemos que va a ser bueno para nosotros, y nos dejamos llevar por lo que pensamos que los demás esperan de nosotros, o por elementos externos que tienen que ver con la pura supervivencia, conque seamos aceptados. Uno de los cuatro personajes de Cancún, por ejemplo, tiene una posición económica muy cómoda, muy desahogada, se supone que es alguien de éxito, y sin embargo es un infeliz permanente. La pregunta es si son precisamente las decisiones que le han llevado a esa solvencia económica son las que le han hecho infeliz.

-¿Usted qué opina? ¿Es lícito corregir nuestros errores del pasado aunque eso suponga romper con todo? ¿O debemos apechugar?
-Yo creo que de vez en cuando hay que parar, testarse, plantearse seriamente dónde estas y preguntarte si es más o menos parecido a lo que tenías pensado, si realmente eres feliz y estás donde te apetece estar. Y a partir de ahí tomar decisiones. Decisiones valientes, pero también responsables y bien reflexionadas.

-Creo que casi nadie se pregunta ese tipo de cosas de sí mismo, por si acaso no pasamos el examen...
-Da mucho miedo que de repente descubras que las circunstancias de tu entorno no son las que tú querías, y normalmente huimos hacia delante, pero la vida te demuestra que si esquivas algo por no querer enfrentarte a ello, dos pasos más adelante volverá a ponértelo en frente. Yo me he hecho esas preguntas, he descubierto que me he equivocado y he dejado cosas que, aparentemente y desde fuera, parecía una locura abandonar. Me gusta priorizar mi estabilidad emocional, pensar en lo que me hace estar bien, por encima de otras cosas.

Personaje

-¿A su personaje en ‘Cancún’ le ocurre lo mismo?
-Mi personaje se cuestiona su realidad. Un día se despierta y descubre que las cosas no son como le gustaría que fueran, y se pregunta qué ocurre. Donde todo el mundo ve normalidad, ella no lo tiene tan claro.

-Esto es muy trascendente, pero no hay que olvidar que estamos hablando de una comedia, de una comedia muy divertida...
-¡Exacto! El teatro es reflexión, pero estamos constantemente haciendo trabajar a nuestro cerebro y, de vez en cuando, una desconexión para reírnos y pasárnoslo bien tampoco está nada mal. Además me acompañan Francisco Fraguas, Jaime Ocaña y Ana García, que son extraordinarios cómicos. Hemos trabajado tanto y nos conocemos tan bien que tenemos el mismo bagaje que los propios personajes, y eso se nota. Mario Ronsano nos dio total libertad durante la preparación de esta comedia y el resultado es absolutamente natural. En el estreno en el Teatro del Mercado de Zaragoza, tras preestrenar en Arbolé, nos dimos cuenta de que sacábamos humor incluso donde aparentemente no lo había. Eso es en parte por esa complicidad entre nosotros y en parte porque Galcerán es un grandísimo dramaturgo.

-Ya que hemos hablado del tema... ¿qué decisión cambiaría de su vida si pudiera?
-Me gustaría aprender a decir que no.

-¿Le ha costado mucho hacerlo?
-Todavía estoy en ello (risas). Pero yo no sé si hay alguien que lo haya conseguido, no conozco a demasiada gente que sepa hacerlo bien, que sepa decir que no sin fastidiar ni entorpecer a los demás.  Yo estoy en ello, he empezado a practicar.

 

El redactor recomienda