Síguenos

409_1200x150-azafran.gif banner click 409 banner 409

Acompañando Teruel, un ejemplo para combatir la soledad no deseada que sigue abriendo sus brazos Acompañando Teruel, un ejemplo para combatir la soledad no deseada que sigue abriendo sus brazos
Café tertulia organizado para poder vivir el ambiente de las Fiestas del Ángel

Acompañando Teruel, un ejemplo para combatir la soledad no deseada que sigue abriendo sus brazos

Balance de 2022 en el que se han organizado talleres semanales y eventos a demanda de los usuario
banner click 244 banner 244

El programa Acompañando Teruel cumple dos años con un balance positivo. Si el primer año fue de puesta en funcionamiento todavía con las consecuencias de la pandemia muy presentes, este segundo ha permitido poner en marcha diferentes iniciativas para cumplir con su objetivo: la creación de redes ciudadanas para apoyar y reducir el sentimiento de soledad no deseada en las personas que habitan Teruel.

Ubicada ya su sede en el centro sociocultural San Julián, el proyecto surgió al calor del convenio entre el Ayuntamiento de la capital y la Federación de Asociaciones Vecinales de Teruel. Cuenta desde su fundación con apoyo de La Caixa y este año ha recibido además una subvención para entidades sociales sin ánimo de lucro dirigida a la prevención de situaciones de dependencia y promoción de la autonomía personal del IASS.

Samantha Gómez es la coordinadora de este programa que se sustenta en dos pilares: los usuarios, la mayoría mujeres, y el voluntariado. “Nuestro objetivo es que personas con sentimiento de soledad no deseada se integren en la sociedad y se está consiguiendo”, apunta.

Prueba de ello, es que el 77% de las 57 personas atendidas han participado en las actividades propuestas dentro del programa.

Gómez considera que a estos usuarios les costaba adaptarse a otras actividades generales que se desarrollan en la ciudad pero sí que acuden a las propias que se organizan desde el programa y que responden a lo que ellos demandan.
 

Taller de manualidades en una de las salas del centro sociocultural de San Julián


Así en los últimos meses se han desarrollado tres actividades semanales: gimnasia saludable, taller de manualidades y taller de juegos de mesa, a lo que hay que sumar los cafés-tertulia que organizan periódicamente en distintos sitios de la ciudad.

El centro sociocultural San Julián se ha convertido en el punto de reunión para los participantes en la actividades que se programan desde Acompañando Teruel. Además de las actividades semanales organizan otras esporádicas como espectáculos y jornadas de convivencia. Allí están también las oficinas donde atender a las personas que puedan estar interesadas tanto para hacer voluntariado como para ser atendidas. Además tienen un teléfono de contacto permanente, el 681 15 32 38 y un correo para contactar con sus responsables acompañando.teruel@gmail.com.

A cada uno de los usuarios se le hace un itinerario individualizado según sus circunstancias y necesidades para conocer la mejor manera de ayudarles, los voluntarios que les pueden acompañar o si es necesario derivarlos a otros servicios.

Para ello, el programa Acompañando Teruel ha entrado a formar parte de la Coordinadora Aragonesa del Voluntariado, formada por diferentes entidades sociales con presencia en la capital turolense.

Además, desarrollan un proyecto con los centros de salud de Teruel para que, a través de la trabajadora social y de los facultativos, se detecten casos de soledad no deseada y sean derivados al programa.

Voluntariado

El programa cuenta con un número de voluntarios que oscila entre 30 y 40 según la época del año. El verano es un momento complicado, porque muchos son estudiantes que se marchan de Teruel en esta época, por lo que desde el programa se anima a personas que puedan hacerlo a dedicar un poco de su tiempo a esta labor desinteresada. “Son solo un par de horas un día a la semana”, recuerda Gómez. Durante este tiempo hacen compañía a la persona que le han asignado desde el programa.

Los voluntarios además son dados de alta en el registro del voluntariado y cuentan con los seguros establecidos para ello.
 

Jornada de convivencia entre usuarios y voluntarios


Mujeres de entre 80 y 90 años es el perfil de los usuarios, aunque Acompañando Teruel está abierto a la participación de cualquier persona que viva en la ciudad y que sienta esa soledad no deseada. Gómez apunta que los propios voluntarios han reconocido que ellos a veces también sienten ese sentimiento y que dedicar tiempo a otras personas les ha ayudado.

La psicóloga señala que en verano no se están encontrando con más casos que en otras épocas porque “la soledad es un sentimiento igual durante todo el año”. Además, hay usuarias que estos meses se van al pueblo y se reúnen con sus familiares. En  septiembre, además de la labor de acompañamiento y el seguimiento telefónico de usuarios, que no se ha dejado de hacer desde la pandemia, se  retomarán las actividades en el centro sociocultural. Los talleres de un día a la semana son gratuitos para los usuarios del programa y pueden participar otras personas que no lo son pagando una cuota económica.

Difusión

Este 2022 ha servido también para dar a conocer el programa en diferentes jornadas como una de sensibilización que se desarrolló en el campus universitario de Teruel o la participación en unas jornadas celebradas en Huesca el pasado mes con otras asociaciones vecinales de todo Aragón.

Se han dado igualmente charlas en los institutos turolenses donde se imparte formación profesional de los ámbitos social y sanitario y además sus alumnos han podido hacer prácticas en el programa. Igualmente también han hecho prácticas alumnas de un taller de empleo.
 

En septiembre se retoman las actividades propias del programa y comunes para todos los participantes como este concierto


Acompañando Teruel participa de forma activa en el Observatorio de la Soledad del Justicia de Aragón y tomará parte en unas jornadas organizadas para octubre. Su puesta en marcha fue reconocida además con un premio de la Fundación Once en 2021 y otro de Economía Social de Unizar. Pero sin duda la iniciativa que más visibilidad le ha dado ha sido la gran proyección internacional que el documental La soledad de los que no existen le ha dado, con 14 premios recibidos en festivales cinematográficos por todo el mundo. Realizado en colaboración con la titulación de Bellas Artes de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de Teruel cuenta la experiencia de sus primeros usuarios y voluntarios.

Programa

El programa, que cogió el testigo a otro anterior surgido en las primeras semanas del confinamiento por la covid-19 bajo el lema Aislados pero no solos, ha sido pionero en España a la hora de abordar la atención a la soledad y se ha puesto de ejemplo en otros lugares. El presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales, Pepe Polo, destaca que ahora “detectamos que la soledad forma parte del calendario de las entidades”.

Por ello, el responsable vecinal se congratula de haber sido pionero en dar visibilidad y tratar de solucionar este sentimiento cada vez más común y subraya que esta labor social forma parte de un nuevo modelo de sociedad colaborativa a la que se tiende hoy en día.

No obstante, reconoce que para el usuario dar el paso de pensar que se siente solo y que necesita ayuda es el más difícil. Por ello, trabajan por hacer que el programa sea cada vez más conocido y sepan donde acudir. “Lo más gratificante es cuando viene una persona sola por primera vez a una actividad y se va acompañada al finalizarla”, concluye Samantha Gómez.

El redactor recomienda