Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Alberto Cobos, director gerente la Fundación Dinópolis: “Teruel puede enseñar sobre cómo los fósiles son capaces de ayudar al desarrollo territorial” Alberto Cobos, director gerente la Fundación Dinópolis: “Teruel puede enseñar sobre cómo los fósiles son capaces de ayudar al desarrollo territorial”
El paleontólogo Alberto Cobos, nuevo director gerente de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis

Alberto Cobos, director gerente la Fundación Dinópolis: “Teruel puede enseñar sobre cómo los fósiles son capaces de ayudar al desarrollo territorial”

“En la Fundación ha habido mucha dedicación y pasión por cada uno de sus miembros hacia todo lo que hacíamos”

El doctor en Paleontología Alberto Cobos es el nuevo director gerente de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis. Es el profesional más veterano de todo el complejo, ya que llegó dos años antes de la inauguración del parque paleontológico y ha desarrollado la mayor parte de su actividad profesional en estas instalaciones. Piensa dar continuidad a la institución científica y entre los retos que se ha fijado está la excavación de nuevos lugares en la provincia que pueden albergar fósiles de dinosaurios. Teruel, a su juicio, tiene mucho que enseñar a la España interior sobre el uso de la paleontología como un instrumento al servicio del desarrollo de los territorios.   

- ¿Cómo afronta esta nueva etapa en la Fundación Dinópolis?

- Es una etapa con mucha ilusión, con ganas de seguir haciendo cosas con un equipo excelente, y la verdad que dando continuidad a muchos de los proyectos que llevamos haciendo durante años, a la vez que vayamos planificando nuevos proyectos que todavía tengo que desarrollar junto con mis compañeros.

- ¿Qué objetivos se ha marcado?

- Lo primero de todo va a ser acabar el año con todas las acciones que tenemos que desarrollar, pero de alguna manera seguir buscando nuevas excavaciones paleontológicas en diferentes municipios, tanto en los tradicionales en los que hemos trabajado como en otros nuevos si es posible. Luego también promover la investigación de los miles de fósiles de vertebrados que hay en el Museo Aragonés de Paleontología, de estos 32.000 que se han extraído desde nuestras propias actuaciones paleontológicas, porque en el museo habrá unos 60.000 inventariados tanto de dinosaurios, vertebrados mesozoicos que los acompañan y también vertebrados cenozoicos. Queremos promover un poco toda esa investigación siempre intentando atraer talento y también seguir estudiando la posibilidad de que se cree en Teruel un centro nacional de I+D+i sobre paleontología de dinosaurios. Para ello tenemos el encargo del Ministerio de Ciencia e Innovación en una primera etapa preliminar, para que junto con el Gobierno de Aragón podamos estudiar esa posibilidad y seguir avanzando en este caso en el apoyo a la investigación de dinosaurios desde la provincia de Teruel.

- Ha utilizado el condicional si podemos para hablar de su intención de excavar en nuevos sitios. Ha dicho  “si es posible”. ¿Qué es lo que puede hacerlo posible, fondos, personal, el qué?

- Bueno, de todo, porque va todo unido. El potencial paleontológico de la provincia es tan grande que siempre son necesarias personas tanto para investigar como para conservar y difundir. Nosotros nos caracterizamos por ser muy multidisciplinares en general, pero claro, una excavación paleontológica lleva su tiempo y cuanto más apoyo institucional  haya para tener personal y llegar a todos los sitios, pues mejor. A veces nos ocurre que estaríamos en muchos sitios diferentes para seguir apoyando a los pueblos que ya conocemos y a los que no llegamos, pero probablemente se pueda conseguir, estoy seguro de ello.

- ¿De estos municipios en los que aspira que puedan producirse nuevos hallazgos de relevancia, hay alguno particularmente interesante?

- Bueno, hay que sopesar estas nuevas zonas de trabajo paleontológico. Yo sigo pensando que hay unas zonas de la cuenca suribérica, como es Riodeva, que seguirán dando resultados magníficos, y probablemente todo el entorno de El Castellar y la zona de Ariño; es esa línea de continuidad, pero que las cosas no acaban ahí. Eso conlleva mucho trabajo. Cuando en Dinópolis comenzamos en el año 2001, y el trabajo de la Fundación desde 1998, en Teruel serían prácticamente ocho o nueve municipios los que tenían restos de dinosaurios y veinte años más tarde son unos 45 los que los tienen. Todo eso es lo que hay que mirar, realizar un plan estratégico para ver cómo abordarlo tanto desde el punto de vista de la investigación como de la conservación y de la difusión.

- ¿Cómo se enmarca toda esta riqueza en ese proyecto o propuesta de creación de un centro nacional de investigación en dinosaurios?

- Lo primero es que sea un reconocimiento a Teruel como un lugar emblemático de la dinosauriología española, y del trabajo que aquí se viene desarrollando. Tenemos el primer dinosaurio descrito en España, y el dinosaurio más grande de Europa o el hecho de que de los veintiséis dinosaurios descritos en España, diez han sido definidos en la provincia. Hay otras provincias de interior, concretamiente diez comunidades autónomas, que tienen restos de dinosaurios, ocho de ellas de forma bastante importante, y sería también un lugar de reconocimiento a todos esos equipos de investigación que durante tantos años seguimos trabajando en los dinosaurios de España en general y cuyas investigaciones científicas tienen una trascendencia internacional. En este caso por la situación de la Península Ibérica, ya que en un momento determinado, en el Jurásico Superior, el tránsito Jurásico Cretácico, hubo una relación con posibles faunas de dinosaurios en otros continentes como hemos podido comprobar con investigaciones aquí mismo en la propia Fundación.

- ¿Pero cómo se concretaría ese centro, qué sería?

- Es lo que tenemos que concretar. En general que pudiera haber unos medios para los investigadores, que pueden ser desde el propio fósil a otro tipo de recursos en general para avanzar en la paleontología de dinosaurios. Es decir, aprovechar todo lo que hay para ser una referencia en el estudio al margen de que los investigadores por su cuenta tengan sus propios proyectos. Es en lo que estamos avanzando dentro del plan estratégico y que sean las instituciones las que primero sepan por dónde puede ir eso antes de avanzar más, en este caso el Gobierno de España y el Gobierno de Aragón. Estamos en una fase incipiente y lo único que sabemos es que se puede dar una buena coyuntura en general por las ayudas del reto demográfico y poder hablar de I+D+i en el medio rural en provincias de interior como puede ser Teruel o Aragón en general. Todo esto enmarcado en lo que supone la investigación y la innovación de un proyecto como Dinópolis para el desarrollo territorial. Vamos a decir entre comillas que la provincia de Teruel puede enseñar bastante sobre cómo la paleontología ayuda al desarrollo territorial y socioeconómico de la España interior.

- Dinópolis es un modelo de éxito, eso es incuestionable.

- Por supuesto, es un modelo de éxito y vamos a intentar que uno de los retos de futuro pueda ser, a largo plazo, al igual que es conocido nuestro trabajo a nivel europeo e internacional en una pequeña provincia como Teruel, pues esa conjunción de que este territorio pudiera ser a nivel popular, al menos en Europa, el sitio que cualquier persona que quiera saber sobre la historia geológica y de la vida en la Tierra tuviera que visitar.

- Aparte de Dinópolis han surgido otras propuestas como Dinoexperience o las rutas de El Castellar. ¿Hay posibilidad de que surjan más proyectos de este tipo?

- Claro, eso es muy bueno y es el gran logro. En la sección de este periódico que había antes, Fundamentos Paleontológicos, ya hubo un titular que decía que el que tiene un dinosaurio tiene un tesoro, generalmente porque tiene siempre una repercusión grande y se puede sacar provecho de todo ello. Es bueno saber cómo sacar ese provecho a nivel de Teruel, de Aragón y del municipio en el que aparecen esos restos, y a nivel de los investigadores, y a nivel de Dinópolis, porque Dinópolis está en Teruel por algo, y es por la paleontología, sobre todo de dinosaurios. Está también el carbón y todo el patrimonio minero.

- Un museo a cielo abierto de toda la provincia, ¿no?

- Sí, sería un gran museo a cielo abierto, que ya lo es porque es una provincia con unos recursos naturales increíbles, generalmente poco conocidos, y culturales también. En lo relacionado con la geología y la paleontología, creo que es un gran potencial el que tiene la provincia al diferenciarse de todo lo demás que hay y con un proyecto como Dinópolis, que es la gran marca conocida. Pero a partir de ahí las personas que vienen se van irradiando a diferentes lugares de la provincia para ver otras cosas, siempre con ese referente de la naturaleza que es la provincia.

- Al principio, y usted lo sabe porque está aquí desde sus orígenes, Dinópolis fue un proyecto que costó asimilar a los turolenses y en el que no se terminaba de creer. Ahora la cosa ha cambiado, ¿pero qué implicación más por parte de la sociedad turolense debería haber para que esto vaya a más?

- Efectivamente al principio lo que tienes que hacer es creerte que lo que tienes es muy importante. Antes citábamos El Castellar, y hay municipios que realmente pueden creer no tener nada y realmente tener mucho, cada uno en diferentes recursos patrimoniales de todo tipo y no tienen por qué ser paleontológicos. La cuestión es saber cuál es tu verdadero potencial patrimonial y a partir de ahí educar a la gente y que los niños en el territorio aprendan sobre lo que tienen alrededor de ellos, y serán los primeros en valorarlo. Si además se les ponen los medios para seguir formándose en esas materias serán esos niños cuando sean mayores los que no quieran irse, e incluso que quieran venir, que ese es mi caso personal. Yo no soy de Teruel pero llevo veintidós años aquí y mi familia también porque puedes hacer lo que te gusta. Ahí está el recurso y seguramente hay muchos niños que han nacido en Teruel que quieren ser paleontólogos, pues que puedan serlo, y otros que lo han hecho fuera que pudieran acabar aquí trabajando como paleontólogos porque es el principal recurso natural que hay desde mi punto de vista.

- En definitiva al servicio del desarrollo como decía antes.

- Claro, siempre. Lo que desde la Fundación hemos llevado siempre a la espalda desde los inicios ha sido tener claro que además de que la investigación científica cabe en el currículum del propio investigador de excelencia, pues saber cómo todo eso puede beneficiar al territorio en el que han aparecido esos fósiles.  Lo importante para el desarrollo es que la paleontología no quede solo en la mera investigación sino que se divulgue.

- El trabajo que hace la Fundación es ingente, pero uno visita las instalaciones que tienen, ve a la gente con la que cuentan y se sorprende porque son pocos. ¿Cómo lo hacen?

- Esto es como todo, en la vida hay diferentes etapas y nosotros  desde 1998 hemos visto de todo, más y menos gente, unos vienen y otros se van, pero lo que ha habido en la Fundación ha sido mucha dedicación y pasión por todo lo que hacíamos cada uno de los miembros del equipo. Seamos muchos o pocos todos hemos traspasado lo que se puede pedir a cualquier trabajador, porque muchos de nosotros estamos haciendo lo que nos gustaba desde que éramos pequeños. Esa ha sido la clave para llegar a muchos aspectos, de poder publicar en revistas internacionales del más alto nivel a nivel científico, a poner una mesa de interpretación en cualquier yacimiento o en cualquier lugar de la provincia de Teruel o de Dinópolis y saber cómo transmitirlo al público en general. Pasión por el trabajo en definitiva.

- Entiendo que le gustaría poder contar con más personal.

- Claro, eso siempre, cuantos más mejor, y en el momento que estamos sopesando la posibilidad de que pudiera haber en Teruel un centro de investigación a gran escala, pues lógicamente lo que se quiere que pueda haber es más personal para utilizar este recurso. Si no es sí haremos todo lo posible por seguir  estando en el candelero y no me cabe la menor duda de que así será.

- Le gustaría poder disponer de más tiempo en la Fundación para la investigación, ya que buena parte de su labor la dedican a la divulgación y el asesoramiento de los contenidos de Dinópolis.

- No lo veo necesario, va todo unido, cuantas más personas tengas en una institución más dedicación podrán tener unas a unos aspectos y otros a otros, con investigadores, conservadores del Museo Aragonés de Paleontología o personal que se dedica especialmente a la difusión a través del propio proyecto Dinópolis. Siempre va a tener que haber unas cabezas que sean multidisciplinares, que controlen un poco de todo, y eso es importante también porque los científicos tenemos que demostrar que somos capaces de hacer llegar la ciencia a la sociedad en general. Como suelo decir, el gran éxito de Dinópolis creo que viene acompañado porque se ha conseguido que una ciencia como es la paleontología acabe siendo el ocio de millones de personas. Eso es así porque interesa y es lo que debemos seguir haciendo con las próximas ampliaciones de Dinópolis. Es lo que le hace tener un carácter diferenciador porque aquí es donde se excavan los dinosaurios y la gente lo comprueba al visitar el museo paleontológico.

- ¿Cómo le gustaría complementar ese museo, cree que es momento de ampliar la zona expositiva de fósiles?

- Lo tendría que analizar, probablemente se puede seguir mejorando con nuevos medios tecnológicos y también con nuevas incorporaciones de los propios fósiles en el museo actual. Lo que pasa es que al final la paleontología siempre estará presente en cualquier ampliación que se haga en Dinópolis, no me cabe la menor duda.

- La sombra de Luis Alcalá es alargada, ha dejado una gran impronta en la Fundación. ¿Como nuevo director gerente, qué impronta le gustaría dejar a usted?

- Luis Alcalá no ha dejado ninguna sombra, que es un dicho hecho, lo que ha dejado es una luz. El equipo de la Fundación completo ha conseguido grandes logros bajo la dirección de Luis y yo estoy seguro de que en los próximos años, con el apoyo de todas las instituciones correspondientes y con las mismas ganas de trabajar, pues los logros serán parecidos o diferentes. Respecto a lo que a mí me gustaría dejar, bueno, pues como llevo tanto tiempo, aunque mañana ya dejara de ser otra vez el director gerente, pues me daría por satisfecho, así que todo lo que venga bienvenido sea; sobre todo que soy una persona trabajadora y ya está, nada más.

- ¿Ninguna ambición particular?

- Para nada, poder seguir hablando de Teruel y de su paleontología y con eso ya será suficiente porque querrá decir que los logros ya han llegado. Cuando has tenido la oportunidad de excavar y descubrir con mis compañeros yacimientos de dinosaurios gigantes, y aportar con mis compañeros muchos aspectos científicos a nivel global, pues realmente al final piensas que lo que hay que hacer es sacar provecho a todo ello. Y seguirán saliendo en la provincia de Teruel restos importantísimos, bien por nuestro trabajo o de otros paleontólogos, y todo lo que sea bueno para la provincia será bueno para mí y la Fundación, y detrás vendrán otras personas cuando sea el momento. Es que todo esto viene solo.

El redactor recomienda