Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Aliaga insiste en que no tener el Convenio de Transición Justa no impide avanzar en el plan Aliaga insiste en que no tener el Convenio de Transición Justa no impide avanzar en el plan
Aliaga (segundo por la izquierda, primera fila), en el Parlamento aragonés. Cortes de Aragón

Aliaga insiste en que no tener el Convenio de Transición Justa no impide avanzar en el plan

El consejero de Industria afirma que los proyectos empresariales tendrán problemas para encontrar personal
banner click 244 banner 244
El vicepresidente del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, aseguró este viernes en las Cortes autonómicas que no tener la firma del Convenio de Transición Justa no ha sido “obstáculo” para que los gobiernos estatal y regional hayan “desplegado toda su potencia” en forma de medidas de futuro para las comarcas mineras. También vaticinó que los nuevos proyectos empresariales en el entorno de Andorra tendrán problemas para contratar personal porque “hoy es menor el desempleo” que al cierre de la térmica en junio de 2020.

Así lo afirmó el también consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial a pregunta del diputado de Ciudadanos, Ramiro Domínguez, quien recordó a Aliaga que el convenio que prometió la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en Andorra en enero de 2019 todavía no se ha firmado, como reconoció  mismo en el Parlamento aragonés el propio presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán. El máximo responsable del Ejecutivo autonómico dijo, interpelado por el PP, que él mismo anunció la firma para el pasado mes de noviembre porque la ministra así se lo indicó en una reunión en Madrid: “Me dio la fecha y yo transmití literalmente lo que dijo”.

“La vicepresidenta es una embustera”, concluyó con elocuencia Domínguez, quien recordó que, con el desmantelamiento de la central térmica al 30% después del derribo de las tres torres de refrigeración, el convenio está sin concretar tres años después de su anuncio y uno después de que Ribera dijera en el Senado que el documento sería “de acciones, no de intenciones”, y que recogería “los proyectos identificados como dinamizadores de actividad económica, los apoyos y las líneas de financiación específicas para cada uno de ellos”.

“¿Quién es el culpable? El que engaña o el que se deja engañar? ¿O el que engaña porque le han engañado?”, interpeló el diputado de Cs a Aliaga. Domínguez calificó de “engaño” el protocolo de intenciones escenificado el 31 de marzo de 2019, del que “no se ha cumplido nada”.

Domínguez se mostró “encantado” con que Oxaquim vaya a crear 380 empleos en Andorra hasta 2028, pero también recordó que “Forestalia iba a meter 400 puestos de trabajo con la fábrica de pellets” y nada se sabe. “No puede ser, no paramos de engañar y la gente de Andorra quiere ya seguridad”, concluyó.

Aliaga, por su parte, dijo que pese a la no firma del Convenio de Transición Justa se han dado pasos como el Fondo de Transición Justa aprobado por Europa, el Plan Nacional de Energía y Clima que “regula en España la transición justa” o los 91 millones que, dijo, van a recibir Aragón fruto de estos procesos.

El vicepresidente del Ejecutivo insistió: “Hay menos desempleo en Andorra que cuando funcionaba la térmica”, por lo que vaticinó que “va a haber problemas en la contratación en la comarca” para los nuevos proyectos empresariales.

El titular de Industria puso en valor que el concurso para la evacuación de electricidad en el Nudo Mudéjar, el primero de los 22 que se han puesto en marcha en España como consecuencia del cierre de una central energética, ha movilizado a 11 empresas; subrayó el plan de sostenibilidad turística dotado con 3 millones de euros en el que trabaja la Comarca Andorra-Sierra de Arcos y los últimos proyectos Miner aprobados, con 197 empleos y más de 50 millones de euros en inversiones.

Aliaga instó a evitar “sentimentalismos” y dejar de “predicar tontadas” por la voladura de las torres de refrigeración de la térmica, pues la central se cerró hace dos años por el elevado precio de los “derechos del CO2”, situación en la que se encuentran otras 22 centrales de toda España. “Y hoy es menor el desempleo que lo era entonces”, cerró.

El redactor recomienda