Síguenos
Comienza la campaña contra incendios con una situación agravada por el fuerte calor Comienza la campaña contra incendios con una situación agravada por el fuerte calor
Diego Bayona durante la presentación del operativo de prevención y extinción de incendios

Comienza la campaña contra incendios con una situación agravada por el fuerte calor

En Teruel estarán operativas 24 cuadrillas entre terrestres y helitransportadas

La campaña de máxima activación en la lucha contra los incendios forestales arranca el próximo 16 de junio en Aragón con una situación que se ha visto agravada por las altas temperaturas y la ausencia de precipitaciones durante las últimas semanas. En la provincia de Teruel volverán a activarse 24 cuadrillas, entre ellas las tres helitransportadas que operan desde Teruel, Alcorisa y Calamocha.

El director general de Medio Natural y Gestión Forestal del Ejecutivo aragonés, Diego Bayona, destacó este jueves durante la presentación de la campaña el presupuesto “histórico” al que se ha llegado este año y que alcanza los 34 millones de euros, tres más que en 2021.

Bayona dio a conocer el operativo de prevención y extinción de incendios forestales junto con el jefe de servicio de Gestión, Jorge Crespo, que en el caso de la provincia de Teruel movilizará los mismos medios que en los últimos años: 21 cuadrillas terrestres más las tres helitransportadas, 19 autobombas entre propias y convenidas con otras instituciones, y 36 puestos de vigilancia fijos.

Más medios

Desde el Departamento de Agricultura aclararon, no obstante, que cuando se requieren más medios acuden de otras provincias, al igual que los de Teruel se desplazan para reforzar las intervenciones en el resto de Aragón, puesto que el dispositivo está diseñado para cubrir el conjunto del territorio de la Comunidad Autónoma.

Bayona destacó tanto el nuevo modelo Infoar, que incluye más formación y mejoras laborales y materiales, con la incorporación de nuevos vehículos y centros de operaciones con una inversión prevista de 20 millones de euros en los próximos meses. Dentro de esas partidas está previsto el edificio de la brigada helitransportada de Calamocha. La previsión es licitar la construcción del edificio a lo largo de este año y acometer las obras el próximo.

La campaña de máxima activación se prolongará entre el 16 de junio y el 15 de septiembre y en el conjunto de Aragón el operativo dispondrá de 62 brigadas terrestres y 8 helitransportadas. También se dispondrá de 39 vehículos autobomba, 80 puestos fijos de vigilancia, 330 agentes para la protección de la naturaleza, y 55 técnicos de la dirección general, entre otros efectivos disponibles en verano. Añadió que estos medios para la extinción de incendios están operativos desde el pasado 1 de junio.

Operativos

El director general incidió en que más de 1.200 personas forman parte del operativo y se refirió al nivel de riesgo en que se encuentra la Comunidad Autónoma en el inicio de esta campaña por las condiciones meteorológicas que se han dado en las últimas semanas.

Comentó a este respecto que “nos encontramos ante un inicio de campaña en el cual el riesgo de incendios, sin ser alarmante en el caso de Aragón, sí que es más elevado de lo habitual para esta época del año”. Reconoció que en el inicio de la campaña “es probable que se produzcan incendios de consideración y por ello debemos estar alerta”. Llamó a la prudencia a toda la sociedad y pidió que adapte todas sus actividades que se desarrollen en el medio natural.

A esa situación de riesgo por las altas temperaturas y la ausencia de precipitaciones se suma la cosecha del cereal, que recordó que es otro factor de riesgo importante en esta época del año.

Bayona destacó y agradeció el trabajo que desarrolla todo el personal operativo durante el periodo estival e indicó que este año se alcanzará el objetivo de mantener al personal contratado durante once meses. Valoró además los medios que pone a disposición también el Gobierno de España, así como las brigadas de refuerzo contra incendios forestales por aportar una “importante labor preventiva”.

Extinción

El director general aseguró que junto al trabajo de extinción y prevención que se realiza es imprescindible la “sensibilización”. Explicó que se trabaja en esa labor dirigida tanto a los escolares como a grupos profesionales que operan en el medio natural, desde agricultores y ganaderos a otras empresas que realizan su labor en este entorno, “con más de 800 actividades de este tipo previstas durante este año 2022”.

Jorge Crespo apuntó por otra parte que la campaña de este año se inicia con una situación “peor a la que hemos tenido en años anteriores”, tras un invierno seco que facilitó que hubiese más siniestros y que luego se vio contrarrestado por las precipitaciones del mes de marzo. No obstante, apuntó que mayo había sido muy seco, a lo que había que sumar las altas temperaturas.

En cualquier caso señaló que era difícil hacer una previsión y que su evolución a lo largo del verano va a depender mucho de la meteorología. Apuntó que las olas de calor son el factor determinante y que “las tormentas de verano son las que al final terminan determinando el nivel de riesgo”.

En cuanto a la causa de los incendios registrados en los primeros meses del año, las negligencias han provocado el 47,42% de los siniestros, si bien un 31% han seguido siendo provocados.

Treinta fuegos

  Durante los meses de enero y mayo de este año se han registrado 30 incendios forestales en la provincia del total de los 213 que ha habido en el conjunto de la Comunidad Autónoma, aparte de los conatos registrados. Los datos los facilitó ayer el jefe de servicio, Jorge Crespo, que aseguró que aunque en esa época del año no son preocupantes los fuegos forestales que se producen, en este ejercicio se ha tenido un número ligeramente superior.

La media histórica es de 190 incendios en esos meses, con lo cual los fuegos registrados en lo que va de año suponen un 12,11% más de lo habitual. Por provincias, en Huesca se han producido 85, y en Zaragoza 98, además de los 30 que se han contabilizado en Teruel.

Crespo señaló que la superficie afectada en total ha sido de 254,86 hectáreas forestales. A pesar de haber habido más incendios, la superfie quemada es un 44,96% inferior con respecto a la media histórica, al ser esta de 463,06 hectáreas en los cinco primeros meses del ejercicio.

Según el jefe del Servicio de Gestión de los Incendios Forestales y Coordinación, el 76,5% de los siniestros que se han producido se han quedado en conatos, que son aquellos en los que la superficie quemada es inferior a una hectárea. Solo el 5,6% ha llegado a superar las 5 hectáreas y los más graves han sido los registrados en Zaidín el 5 de mayo, y en Fanlo el pasado día 22, con 27 y 26 hectáreas quemadas respectivamente.

 

El redactor recomienda