Síguenos
El convenio de DPT, Obispado de Teruel y Albarracín y Fundación Ibercaja permitirá actuar en la conservación de 25 iglesias y ermitas El convenio de DPT, Obispado de Teruel y Albarracín y Fundación Ibercaja permitirá actuar en la conservación de 25 iglesias y ermitas
Juste y el obispo, en el centro, en el acto de firma del convenio

El convenio de DPT, Obispado de Teruel y Albarracín y Fundación Ibercaja permitirá actuar en la conservación de 25 iglesias y ermitas

La inversión global pasa de los 250.000 euros de 2021 a los 315.000 euros y la institución provincial aporta el 48 %

El convenio 2023 de la Diputación de Teruel (DPT), el Obispado de Teruel y de Albarracín y Fundación Ibercaja para la conservación y restauración del patrimonio artístico y arquitectónico de la Diócesis permitirá actuar en 25 iglesias y ermitas de otros tantos núcleos de población, por un montante global de 315.000 euros. La institución provincial ha aumentado en un 37% su aportación, pasando de los 95.000 euros que se consignaron en 2021 a los 150.000 euros en 2023, y el obispado invertirá 75.000 euros.

El presidente de la DPT, Joaquín Juste, el Obispo de la Diócesis de Teruel y Albarracín, José Antonio Satué, y José Luis Rodrigo, director general de Fundación Ibercaja, han suscrito esta mañana el nuevo convenio anual de colaboración que permitirá acometer distintos trabajos en iglesias y ermitas que requieren actuaciones urgentes.

La aportación de la DPT supone un 47,62% del total y la del obispado un 23,81%. Las comunidades parroquiales y las entidades locales se hacen cargo de otros 75.000 euros (23,81%) y Fundación Ibercaja aporta 15.000 euros, un 3,7% del total que deben ser solicitados y negociados con los representantes de las iglesias y entidades locales con el jefe de la oficina más próxima a cada localidad o comarca.

En conjunto, el convenio pasa de los 250.000 euros del año 2021 a los 315.000 euros, lo que supone un aumento de un 26% para invertir en el patrimonio eclesiástico de la Diócesis de Teruel y de Albarracín en 2023. Será gestionado por la propia Diócesis.

El presidente de la Diputación Provincial de Teruel, Joaquín Juste, ha apuntado cómo el elemento patrimonial más importante que tienen muchos pueblos son una iglesia o una ermita que hay que mantener “primero en honor a nuestros antepasados que construyeron esa riqueza que ahora tenemos y luego porque evidentemente es el elemento patrimonial más importante de muchos municipios. Hay ayuntamientos muy pequeños que tienen verdaderas joyas y que la obligación de todos es conseguir mantenerlos, visibilizarlos y rehabilitarlos para poder disfrutarlo los vecinos y los turistas. Son un elemento importante turísticamente que ayudan al desarrollo económico de la provincia”.

El obispo de la Diócesis de Teruel y Albarracín, José Antonio Satué, ha querido agradecer a la DPT y a Fundación Ibercaja la colaboración en el convenio y ha asegurado que este convenio “aunque no pueda acometer obras de calado fuerte como puede ser la restauración global de una iglesia grande, sí que atiende a esas pequeñas cosas que van sucediendo y que hacen posible que no se llegue a desperfectos que después es muy difícil solucionar”.

Por su parte el director general de la Fundación Ibercaja, José Luis Rodrigo, ha recordado que esta línea de actuación va directamente a la misión de la fundación de impulsar el desarrollo del territorio: “no se puede impulsar el desarrollo del territorio si no cuidamos la esencia de nuestro territorio. Colaborar con el cuidado y la recuperación del patrimonio de la diócesis es cumplir nuestra misión”.

Las tareas de conservación y restauración requieren la ejecución de una serie de obras urgentes y necesarias que la Diócesis de Teruel y de Albarracín o las parroquias no podrían realizar de no ser por el apoyo económico de entidades públicas y privadas interesadas en la conservación de este rico patrimonio artístico y arquitectónico diocesano.

Todas las obras deberán contar con la preceptiva licencia municipal correspondiente. En el caso de que la restauración afecte a un Bien de Interés Cultural, deberá tener además la aprobación de la Dirección General de Patrimonio Cultural, extremos que deberán ser acreditados documentalmente, con carácter previo al pago de la subvención.

El convenio  se inició en la década de los 90 y actualmente contempla la creación de una comisión de seguimiento integrada por cinco miembros, dos de ellos por parte del Obispado de Teruel y Albarracín, dos de la Diputación de Teruel y uno en representación de Fundación Ibercaja, cuyo cometido será el de asegurar el cumplimiento del convenio, coordinando e impulsando sus diversas actuaciones, aprobar los posibles cambios de actuaciones producidos por motivos imprevistos o de urgencia, así como resolver las posibles dudas que pudieran surgir en la interpretación del mismo.

 

El redactor recomienda