Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

El futuro PGOU de Teruel marcará medidas para proteger el medio natural El futuro PGOU de Teruel marcará medidas para proteger el medio natural
Inundación del camino de acceso a la Moratilla, a principios del mes de agosto de 2021

El futuro PGOU de Teruel marcará medidas para proteger el medio natural

El documento de alcance del Inaga marca los objetivos a conseguir
banner click 244 banner 244

Una ciudad sostenible desde el punto de vista medio ambiental. El futuro Plan General de Ordenación Urbana abordará aspectos medioambientales de eficiencia, calidad de las aguas y del aire, protección y cuidado del medio natural. El Ayuntamiento de Teruel tendrá que incluir en el  Plan General de Ordenación Urbana, un Estudio Ambiental Estratégico (EAE) para que la ciudad será más verde, ecológica y eficiente los próximos años.

Para ello, el Inaga ha remitido un documento de alcance con cuatro objetivos fundamentales.  El primero será evitar la ocupación innecesaria de suelo para usos urbanos e infraestructuras asociadas. Se planteará también la ordenación y protección del suelo no urbanizable y preservar los espacios y elementos de valor relevante del territorio por su interés natural, paisajístico, y cultural.  Asimismo, habrá que proteger los recursos hídricos y energéticos y minimizar el consumo de recursos y por último prevenir riesgos naturales. Para ello habrá una serie de indicadores a tener en cuenta antes y después del nuevo planeamiento.

Según este documento, el Plan deberá concretar el modelo de evolución urbana y ocupación del territorio prevista realizando un estudio comparativo de la clasificación del suelo antes y después del nuevo planeamiento, ponderando desarrollo y sostenibilidad medioambiental, primando el núcleo compacto y evitando consumos innecesarios de recursos naturales y de suelo, propiciando la resiliencia del espacio urbanizado.

Medidas ecoeficientes

Se tendrá en cuenta la incorporación de medidas de ecoeficiencia en la urbanización, en la gestión del espacio urbano, y en la edificación y plantea un modelo de células urbanas mediante supermanzanas que puedan articularse en los nuevos desarrollos, y en aquellos pendientes de revisión a través de rehabilitaciones y planes especiales.

Estos espacios de intervención podrían permitir a través de una red viaria básica envolvente, acomodar en su interior el tránsito de viandantes, y el transporte y distribución de servicios y tránsito no motorizados, favoreciendo una urbanización que propicie los espacios verdes y de convivencia con una mejora de la calidad del aire, la reducción del efecto de isla de calor y una mayor calidad de vida especialmente tras la crisis sanitaria ocasionada por la pandemia de la Covid-19 en el marco del cambio climático.  Se dará espacio al estudio de la edificación en tres alturas que pueda propiciar la utilización de los tejados como espacios verdes, y su aprovechamiento para la generación de energía al objeto que contribuyan a ser espacios urbanos más resilientes y autosuficientes.

El Estudio Ambiental Estratégico deberá profundizar en el conocimiento de los valores naturales, el paisaje y los riesgos del entorno. Se incorporarán los valores naturales del municipio, los reconocidos a través de las diferentes protecciones ambientales, especialmente la Red Natura 2000 así como los hábitats de interés comunitario reconocidos en el ámbito de ordenación, y las masas forestales, al objeto de determinar la preservación de los mismos y en su caso la protección como suelo no urbanizable especial por los valores ecológicos. El documento establece un régimen de protección para el cangrejo de río común, y para el crujiente, a la hora de establecer el régimen de usos y limitaciones del suelo no urbanizable que pudieran ser afectados por sendas normas.

Abastecimiento de agua

El Plan General también incorporará el análisis de los balances globales de abastecimiento de agua y energía y de las fuentes de obtención de estos recursos para los usos urbanísticos actuales y los planificados en cada zona, núcleo o barrio, donde se pretende la clasificación de suelo y la gestión urbana.

Se valorará la implementación de las energías renovables en los procesos constructivos, y especialmente la reducción del consumo a través de la integración en las ordenanzas de la edificación pasiva, en la calidad de los aislamientos y otras medidas de ecoeficiencia. Se detallarán las nuevas necesidades constructivas de infraestructuras necesarias y su mantenimiento y plazos de desarrollo previstos.

A partir del crecimiento previsible de la población actual se analizará la posible contaminación a generar y los efectos ambientales y territoriales potenciales y en particular la relacionada con la contaminación hídrica, acústica, atmosférica y con el vertido de aguas residuales y la generación de residuos.

Aguas pluviales

En relación con las aguas pluviales y el control de las aguas de escorrentía se priorizarán las redes separativas en todos los ámbitos y se valorará la incorporación de los sistemas urbanos de drenaje sostenible a través de medidas de infiltración, retención o detención, que propician la utilización de vegetación en estos sistemas favoreciendo el doble efecto de disminución de volumen de agua de escorrentía y la contribución a la generación de espacios verdes.

En relación con los residuos urbanos, y con objeto de minimizar su volumen, se valorará implementar procesos de separación en origen y valorización favoreciendo la economía circular.

El concejal de Urbanismo, Juan Carlos Cruzado, explicó que parte de estos informes ya se incorporaron al Avance y otros están en fase de contratación como un estudio de inundabilidad. Todos estos documentos se incorporarán al Plan para su aprobación inicial previsto para el próximo año.

 

 

El redactor recomienda