Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

El paleontólogo turolense Luis Alcalá defiende en el Congreso que la ciencia también sirve para la cohesión territorial El paleontólogo turolense Luis Alcalá defiende en el Congreso que la ciencia también sirve para la cohesión territorial
Luis Alcalá durante su comparecencia

El paleontólogo turolense Luis Alcalá defiende en el Congreso que la ciencia también sirve para la cohesión territorial

El especialista comparece en la Comisión de Ciencia, Innovación y Universidades de la Cámara Baja
banner click 244 banner 244

El paleontólogo turolense Luis Alcalá ha abogado en el Congreso de los Diputados por utilizar la ciencia como un instrumento para la cohesión territorial, además de incidir en la necesidad de que haya una mayor transferencia del conocimiento a la sociedad. El científico puso el caso de Dinópolis, entre otros ejemplos, como un modelo en el que a partir de un recurso endogéno como son los fósiles se ha impulsado un proyecto de desarrollo, y en esa línea defendió la puesta en marcha de un Centro  Nacional de Investigación sobre Dinosaurios en Teruel.

Así se pronunció Alcalá en la Comisión de Ciencia, Innovación y Universidades de la Cámara Baja celebrada el pasado lunes, en la que comparecieron ocho expertos para hablar sobre el desarrollo del Pacto por la Ciencia y la Innovación, y el estudio y análisis de la modificación de la Ley de la Ciencia.

Alcalá intervino, a propuesta de Teruel Existe, junto a otros siete expertos, entre ellos el vicepresidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España, José Manuel Torralba, y el rector de la UCLM, Julián Garde. El científico turolense incidió en dos aspectos durante su intervención, la importancia de que la transferencia del conocimiento a la sociedad sea mayor, y no solo a las empresas para el desarrollo tecnológico, y que los territorios con problemas demográficos acojan centros científicos de nueva creación como la Agencia Espacial Española.

A juicio de Alcalá, que durante veinte años ha sido director gerente de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis, y ahora está al frente del Parque de las Ciencias de Granada, la modificación de la Ley de la Ciencia “debería contemplar de modo más explícito el sistema de transferencia de la ciencia, la tecnología y la innovación a la propia sociedad, como destinataria última del conocimiento y como conjunto de contribuyentes que deberían tomar las oportunas decisiones con la suficiente formación”.

Modificar la ley

Además, Alcalá abogó por que en la modificación de la ley se fomente la utilización de los centros de generación de conocimiento “como herramientas de cohesión territorial y de reducción de desigualdades socioeconómicas en zonas despobladas o con riesgo de despoblación”.

En este último caso puso el acento sobre las previsiones anunciadas por el Gobierno central de descentralizar organismos de nueva creación como la Agencia Espacial Española, pero incidió en que debe haber una voluntad real de hacerlo así sin que existan después cortapisas de ningún tipo.

Comentó a este respecto que se han propuesto algunos sitios para ubicar esta agencia en la España despoblada -Teruel es uno de ellos-, pero que oficiosamente a la vez “se dice que se tendrán en cuenta una serie de parámetros como el número de alojamientos o de viviendas”. Objetó por ello que “si lo que se quiere poner es con una serie de requisitos que van a tener las zonas ya pobladas o las zonas industriales, pues nunca vendrán a la España despoblada”.

Alcalá opinó que en la modificación de la ley no están suficientemente reflejadas tanto la transferencia de conocimiento como el potencial impacto que la ciencia, la tecnología y la innovación deben tener para minimizar las desigualdades territoriales. Aseguró que la ley le reserva un espacio “casi testimonial” para centrarse exclusivamente a la transferencia de la ciencia al sector empresarial para su aplicación industrial.

Uso de la ciencia

En cuanto a la necesidad de que la ley propicie el uso de la ciencia para el desarrollo sostenible y la cohesión social y territorial, argumentó que hay casos emblemáticos que demuestran que “la investigación científica ha sido determinante para contribuir al progreso de ciertos territorios que a menudo no disponen de muchas oportunidades para avanzar de un modo semejante al de otros territorios”. Se centró en iniciativas vinculadas con la paleontología por ser el ámbito del que tenía un mayor conocimiento directo.

Se refirió en este sentido al impacto que han tenido las investigaciones en Atapuerca, que se han traducido en un incremento de la cultura científica de la sociedad mediante una comunicación de la ciencia que calificó de modélica a través de las instalaciones de investigación y divulgación que se han creado.

Se refirió igualmente al caso de Teruel con Dinópolis, que desde su apertura ha recibido 3,5 millones de visitantes. Indicó que este centro “ha supuesto un verdadero revulsivo para la socioeconomía turolense, y su éxito se sustenta en las investigaciones realizadas por el equipo de Dinópolis a través de su Fundación”, además de otros grupos de investigación.

Éxito de Teruel

“Teruel podría complementar su caso de éxito mimetizando el de Atapuerca mediante la creación de un Centro Nacional de Investigación sobre los Dinosaurios, a través de las infraestructuras y recursos humanos especializados ya existentes”, comentó Alcalá, quien argumentó que eso serviría “para potenciar el papel de la investigación española en este ámbito científico tan popular y que se alimenta de la riqueza de los yacimientos existentes en diez comunidades autónomas, pues la península Ibérica ocupó una posición estratégica por estar justamente en el centro de todas las masas emergidas existentes durante el periodo de fragmentación del supercontinente llamado Pangea”. Tanto en los Presupuestos Generales del Estado de 2021 como en los de 2022 se recogen partidas, a partir de enmiendas presentadas por Teruel Existe, para  el desarrollo de una Unidad Paleontológica de Dinosaurios en la provincia.

El científico turolense argumentó que el desarrollo generado por los centros de investigación científica es obvio cuando buena parte de los materiales proceden del propio territorio, sin dejar por ello de aglutinar la investigación de todo el Estado, además de promover acciones en otros países lideradas por equipos españoles.

En este sentido, instó a los parlamentarios asistentes a la comisión a que estos modelos de éxito sirvan también de “orientación para acometer con decisión la descentralización de instalaciones de ciencia que no necesariamente estén ligadas al territorio, y precisamente para contribuir a mitigar desigualdades tan evidentes”, y que han llevado al Gobierno a acometer el Plan de 130 medidas ante el Reto Demográfico, financiadas en buena parte con el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El redactor recomienda