Síguenos

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

La Vaquilla 2022: Entre la charanga de toda la vida y el mayor festival de música gratuito de toda España La Vaquilla 2022: Entre la charanga de toda la vida y el mayor festival de música gratuito de toda España
Una charanga hace las delicias de la gente, el viernes por la tarde en la plaza del Torico

La Vaquilla 2022: Entre la charanga de toda la vida y el mayor festival de música gratuito de toda España

Orquestas, discomóviles, DJ's y grupos se codean en las peñas a lo largo del fin de semana
banner click 244 banner 244

La música siempre ha sido una parte fundamental de la Vaquilla. Las charangas son y han sido siempre un elemento ineludible, pero desde los años 80 han ido ganando terreno en los escenarios peñistas las orquestas, las sesiones de DJ’s y de música electrónica o los grupos y bandas, algunos de ellos de primera línea nacional.

Uno de los tótem de la fiesta, al menos hasta ahora, es que esas actuaciones son gratuitas para cualquiera que se pase por la peña, de forma que han de financiarse con el gasto que el público realiza en la barra. Esto, el presupuesto disponible, es siempre el factor determinante a la hora de contratar actuaciones, junto con la competencia que existe durante el verano en numerosos festivales -y que este año se ha agudizado tras el parón de la pandemia- y el hecho de que algunos músicos, de cierto nivel, renuncian a tocar en un concierto gratuito aunque se les pague su caché, ya que prefieren un público más entregado.

La preparación de un programa de actuaciones para el fin de semana de Vaquilla suele ocupar buena parte de los esfuerzos de las directivas peñistas desde meses antes de la fiesta, haciendo  equilibrios entre una propuesta atractiva para sus peñistas y capaces de atraer además al público, y no ver comprometida su solvencia económica.

El Ajo

En este sentido El Ajo es una de las peñas más profesionalizadas, hasta el punto de que tratan de cerrar la programación a 16 meses vista. Javier Cantalapiedra y Dani Igual, que forman parte del equipo que actualmente se encarga de eso, aseguran que ya tienen algunos conciertos para 2023, y que de hecho el programa de 2022, que incluye grandes DJ’s como Abel Ramos, Uri Sabat o Adrian Fyrla, y de bandas de calidad  como la bosnia Dubioza Kolectiv, que diez días después de pasar por Teruel actuará en Pirineos Sur previo pago, es el que estaba previsto para la Vaquilla suspendida de 2020, “con algún retoque”.

El Ajo trabaja con empresas de representación, como Sonde 3, “que trabajan con muchísimos artistas a nivel internacional”. “En muchos casos te ofrecen un buen precio por alguien a quien quieres traer, a cambio de que metas en el cartel a otras bandas que quieren promocionar”.

Desde que El Ajo introdujo los primeros DJ en la Vaquilla a finales de los 80 -no sin polémica por quienes pensaban que eso iba en contra del espíritu de la fiesta-, han combinado la música electrónica con las bandas. “Cuando estábamos en la plaza de los Amantes era lógico que metiéramos DJ’s porque era como una discoteca al aire libre de varias plantas”, explican Cantalapiedra e Igual.

Escenario

“Pero una vez en la Ronda, con espacio para un gran escenario y para camiones de carga, aprovechamos para empezar a programar más grupos y bandas”. Además los directivos han comprobado que una banda de cierto nivel, como La Pegatina por citar un ejemplo, congrega siempre más público que un DJ de similar estatus. “No hay demasiada cultura de DJ en España, y aunque traigas alguno de los más conocidos en España no arrastran tanto público. Otra cosa sería que trajeras a David Guetta o Calvin Harris, pero económicamente eso sería inviable”.

 

Desde los años 80 las sesiones de DJ's y los grupos de música en directo han ido ganando espacio en la programación del fin de semana de La Vaquilla. CC


Los directivos de El Ajo echan de menos una Vaquilla que se publicite más allá “de la puesta del pañuelo y de beber alcohol”, y que llegara a ser un macrofestival de música gratuito  de calidad. “Nunca se vende la Vaquilla en ese sentido y si intentas hacer un programa cultural capaz de competir con programaciones de fuera te encuentras con que el Ayuntamiento no te ayuda y mucha gente te critica, porque ‘eso no es la Vaquilla’”, dicen. De hecho Igual prevé que “este año vendrá un 30% menos de visitantes de fuera a Teruel, porque tras la pandemia hay una explosión de festivales por todos los lados”.

En parte por ese exceso de demanda algunas peñas aseguran que los cachés se han incrementado y que, en general, “la calidad de la programación será inferior”, en opinión de Marta Cercós Vicente, que es de la directiva de Nos An Soltao. Su homónimo en Los que Faltaban, Chencho Muñoz, asegura que “teníamos actuaciones cerradas desde 2020 que se han caído porque les han salido otros festivales, y en general todo el mundo tiene la agenda mucho más apretada ahora. Y también ocurre que muchas bandas han aprovechado la pandemia para sacar disco, y ahora mismo tienen sus propias giras de promoción”.

Programaciones eclécticas

En cuanto al tipo de programación, Muñoz coincide con los directivos de El Ajo en que el objetivo es ser lo más eclécticos posible. “Nuestro problema es que tenemos un margen de edad muy amplio”, explica Muñoz, “de forma que los gustos van de la música electrónica o el Reguerón para los más jóvenes hasta la música de los 90. Es imposible que todo le guste a todos los peñistas, pero intentamos que cada uno tenga algo de su gusto”.

Nos an soltao forma parte de las peñas, según Marta Cercós, donde los gustos están algo más definidos. “Tenemos muchos peñistas aficionados al rock, así que solemos alternar los DJ’s con alguna orquesta potente y algún tributo de rock”. Esta año tocara en la peña Corazón Oxidado, un tributo a Fito y los Fitipaldi.

Muchas de las peñas vaquilleras turolenses tiraban para contratar las actuaciones de empresas como Mecenas o Galileo, “pero ahora están desapareciendo porque a través de internet la contratación es más directa, y prácticamente puedes negociar con el artista directamente”, explica el directivo de Los que Faltaban, Chencho Muñoz.

Este año uno de los conciertos estrella de Los que Faltaban será el de Juan Salazar (Chunguitos), que regresa a la Vaquilla. “La primera vez que trajimos a Los Chunguitos fliparon de ver 14 o 15 conciertos al mismo tiempo en Teruel y todos con gente. Se lo pasaron muy bien, y recuerdo que fue el año que falleció Víctor Barrio y tuvieron un detalle muy bonito con él”.

En cualquier caso parece que seguirán coexistiendo durante muchos años las peñas que programen un fin de semana musical más modesto, pensando sobre todo en su peñista, y quienes sigan intentando que su oferta musical logre competir con los festivales de comunidades vecinas. La única certeza es que la música no faltará, aunque habrá tantas Vaquillas distintas como peñas y peñistas.

El redactor recomienda