Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Las Cortes de Aragón respaldan la declaración como BIC del secado natural a ventana abierta de Teruel Las Cortes de Aragón respaldan la declaración como BIC del secado natural a ventana abierta de Teruel
De izda. a dcha., la responsable de comunicación de la Asociación Provincial de Secaderos al Natural, Ana Torres, y la presidenta, Laura Conejos. Cortes de Aragón

Las Cortes de Aragón respaldan la declaración como BIC del secado natural a ventana abierta de Teruel

La asociación provincial solicita su aprobación a la DGA para ir después a la Unesco
banner click 244 banner 244

Las Cortes de Aragón apoyan por unanimidad la declaración del secado natural a ventana abierta de jamones y productos cárnicos en la provincia de Teruel como Bien de Interés Cultural Inmaterial como paso previo a su inclusión en la lista de la Unesco. El procedimiento, iniciado el 27 de octubre de 2020 con la publicación de la resolución de la directora general de Patrimonio Cultural, Marisancho Menjón, en el Boletín Oficial de Aragón (BOA), se encuentra en fase de estudio y valoración y deberá resolverse antes del próximo 27 de abril.

Todos los grupos parlamentarios respaldaron este martes la iniciativa de la Asociación Provincial de Secaderos al Natural después de que la presidenta, Laura Conejos, y la responsable de comunicación, Ana Torres, informaran sobre el impacto económico, social y cultural que tendría esta declaración.

Ambas tomaron la palabra ante la Comisión de Comparecencias Ciudadanas y Derechos Humanos para solicitar que el secado natural a ventana abierta sea declarado BIC para que se proteja y se reconozca esta técnica, “transmitida de generación en generación, que aprovecha el clima seco de alta montaña para elaborar un alimento exquisito”. “Un saber hacer lento que se está perdiendo”, manifestó Conejos.

Ana Torres destacó en su intervención que el secado natural a venta abierta es también “una oportunidad contra la despoblación” dado que genera empleo estable de calidad. Asimismo, señaló que puede convertirse en un reclamo para el turismo gastronómico, así como en un recurso educativo y didáctico.

Las representantes de la asociación destacaron el apoyo recibido por parte de la Diputación de Teruel, de los ayuntamientos y, sobre todo, de los turolenses, y agradecieron asimismo el brindado este martes por los parlamentarios aragoneses.

Procedimiento

El parlamentario socialista Sergio Ortiz explicó que el Gobierno de Aragón respondió “de manera inmediata” a la solicitud de la Asociación Provincial de Secaderos al Natural y que tanto los técnicos como la directora general de Patrimonio Cultural, Marisancho Menjón, y el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci, visitaron varias instalaciones para conocer esta técnica de conservación de los alimentos “que solo requiere sal, frío y tiempo”.

Ortiz precisó que, tras el periodo de información pública abierto tras la publicación el 27 de octubre de 2020 de la resolución en el BOA, el procedimiento para la declaración como BIC se encuentra ahora en fase de estudio y valoración. Este procedimiento debería incoarse mediante resolución de la directora general de Patrimonio Cultural en un plazo máximo de 18 meses, que termina el próximo 27 de abril.

El diputado socialista coincidió con las comparecientes en que reconocer esta tradición “puede contribuir a combatir la despoblación mediante la generación de empleo estable y de calidad” y “crear economía sostenible en el territorio turolense”.

Desde el PAR, Esther Peirat, recordó como el socialista Sergio Ortiz, que el procedimiento para su declaración como BIC se encuentra en fase de estudio y valoración por parte del departamento de Educación, Cultura y Deporte “para que cumpla con toda la normativa existente al respecto”.

Además, agradeció la creación en 2010 de la asociación que reúne a los jamoneros turolenses que utilizan formas naturales para curar jamón y otros productos cárnicos del cerdo y de otros animales, así como su esfuerzo para aprovechar los recursos como forma de frenar la despoblación. “Queda clara su labor y su esencialidad”, sentenció.

El popular Joaquín Juste argumentó que la pérdida de población ha llevado a que esta técnica, que antes se llevaba a cabo en todas las casas, se haga ahora en muy pocas, por lo que puso el foco en “la responsabilidad de mantener vivas las tradiciones de nuestros pueblos”.

Elisa Acacia (Ciudadanos) hizo hincapié en que la declaración del secado natural a ventana abierta como BIC sería “el punto de partida” para un largo proceso que debería concluir con su inclusión en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco. En su opinión, aunque la tramitación sea complicada, la técnica cumple con todos los requisitos para su salvaguarda.

Desde Podemos, Nacho Escartín destacó que el reconocimiento podría contribuir a dinamizar la economía en la provincia de Teruel y señaló la importancia de la soberanía alimentaria y el ahorro energético como algunos de los valores de esta técnica.

Joaquín Palacín (PAR) dijo que el secado “es una tradición muy apegada al territorio, que es necesario conocer y proteger como una oportunidad para generar otras actividades en el territorio turolense”.

Para Santiago Morón (VOX), la declaración “incrementaría el valor del producto y podría ser el motor económico de muchas familias, además de un reclamo turístico”. Además, planteó la posibilidad de recabar apoyos en otros territorios para fortalecer la candidatura frente a la Unesco.

Joaquín Palacín, de CHA, consideró que esta técnica de conservación de los productos cárnicos tiene muchas ventajas, entre las que enumeró la producción sostenible y de calidad, la presencia de empresas familiares que generan empleo en el medio rural, el aprovechamiento de los recursos naturales y la economía circular.

Secadero de jamones al natural. Jamones Bronchales

Las técnicas tradicionales nada contaminantes, valor al alza

La resolución de la dirección general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, sostiene que el secado natural a ventana abierta de jamones y productos cárnicos en la provincia de Teruel “reúne todos los valores” para ser declarado como Bien de Interés Cultural Inmaterial.

La técnica, que se aplica tanto a piezas enteras de carne, como jamones y cecina, como a embutidos, es “respetuosa con el medio ambiente y nada contaminante”, “un valor cada vez más en alza”. “La aportación del secado natural sobrepasa los criterios de calidad alimentaria y excelencia gastronómica para contribuir también a criterios de sostenibilidad y ecología alimentaria, así como de vinculación al medio natural, y crea además recursos en su lugar de origen mediante la empleabilidad, el emprendimiento, el turismo, etcétera”, concluye.

El redactor recomienda