Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Los familiares de los usuarios del centro de día de Cruz Roja de Teruel piden una solución urgente ante el cierre Los familiares de los usuarios del centro de día de Cruz Roja de Teruel piden una solución urgente ante el cierre
Usuarios y familiares del centro de día de Cruz Roja, se concentraron ayer ante la sede de la entidad

Los familiares de los usuarios del centro de día de Cruz Roja de Teruel piden una solución urgente ante el cierre

La Unidad de Atención a Adicciones y el Servicio de Socorros de la entidad también pasan por dificultades
banner click 244 banner 244

Tras conocer este miércoles que Cruz Roja tiene previsto cerrar su centro de día para personas dependientes de Teruel a finales de este año, los familiares de sus usuarios mostraron su rechazo a esta decisión y reclamaron una solución urgente ya que consideran que es un proyecto viable y de gran calidad asistencial. Por su parte, el presidente de esta entidad en Teruel, Antonio Soler, aseguró que la próxima semana va a mantener contactos con responsables del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento de Teruel para buscar alguna alternativa que permita continuar con esta actividad.

Ernesto Romeo, en representación de los familiares, exigió “transparencia y responsabilidad” que aseguró que no se había dado, ya que este miércoles les convocaron a una reunión en la que les anunciaron la decisión del cierre “de repente”, sin ninguna información previa y tampoco les facilitaron las cifras económicas que les solicitaron. Unos datos que ofrecieron al día siguiente a los medios de comunicación, después de las denuncias a través de redes sociales que hicieron los familiares.

Romeo destacó que este centro de día es “excelente” y que las familias están muy contentas con la calidad de la atención y recordó que pagan una cuota igual o superior a otros centros privados.

Los afectados están convencidos de que este centro es viable y por ello reclaman que “entre todos solucionen este problema y se busque su viabilidad”.

Romeo advirtió que hay que encontrar una solución “rápidamente y urgentemente” porque si no es así el problema será más difícil de solventar. “No nos vamos a rendir sin más, creemos que este centro no debe cerrarse y vamos a exigirlo de manera constante. Teruel no puede perder este magnífico servicio a sus mayores”, defendió el portavoz de las familias.

Los afectado por el cierre también criticaron que no se informará a los nuevos usuarios. Así, Olga Cuenca, explicó que su madre lleva 20 días en el centro y que ha notado “un cambio enorme” y que el trato del personal es  “excelente” pero que si hubiera sabido que a finales de año iba a cerrar hubiera buscado otra alternativa.

Los responsables provinciales de Cruz Roja informaron este jueves de que los motivos del cierre eran económicos ya que después de la pandemia se había reducido el número de usuarios y la subvención del IRPF por lo que el servicio arrastraba un gran déficit acumulado en los tres últimos años.

Primitiva Alpuente, otra de las familiares, aseguró que no entendía que se cerrará este centro y que desconocía cuánto se había reducido la partida destinada a este servicio, pero planteó que dentro del presupuesto global de Cruz Roja se podría destinar más dinero y que “se podría reducir en otras cosas”.

Alpuente también cuestionó que el número de plazas del centro sea cuarenta e insistió en que antes de la pandemia eran 33. “No sabemos en qué momento se ha ampliado la capacidad del centro a 40 plazas. Es importante porque si son 33, la ocupación sería del 75 %”, había señalado también Ernesto Romeo.

El presidente provincial de Cruz Roja, Antonio Soler, explicó que el aumento a 40 plazas se hizo tras la pandemia y contó con la autorización del Gobierno de Aragón y que fue una de las medidas que se adoptó para tratar de revitalizar el centro junto a otras como la ampliación de horarios o la apertura a personas mayores sin deterioro cognitivo.

En cuanto a las subvenciones públicas, este jueves los responsables de Cruz Roja indicaron que en 2021 los fondos procedentes del 0,7 % para fines sociales del IRPF que distribuye el Gobierno de Aragón se habían reducido en 500.000 euros respecto a los de 2020. Soler indicó que habría que buscar alguna otra forma de colaboración.

Por su parte, desde el Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón se detalló que el centro de día de Cruz Roja de Teruel ha concurrido a las subvenciones del IRPF desde al año 2017 y en todos los ejercicios ha recibido subvenciones; en total, 685.800 euros en estos cinco años. Desde esta consejería se recordó que las subvenciones del IRPF son de libre concurrencia y se bareman de forma objetiva todas las iniciativas sociales que se presentan y que aumentan cada año.

Asimismo, las mismas fuentes indicaron que, si el centro toma la decisión de cerrar, se espera que se ponga en contacto con el Gobierno de Aragón para valorar la situación de sus usuarios y las posibilidades de atención que requieran estas personas.

Soler indicó que, aunque quizá ya sea tarde, va a continuar trabajando para tratar de encontrar una solución para lo que tiene previsto la semana próxima reunirse con responsables del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento, en este último caso se planteará la posibilidad de intentar conveniar plazas puesto que el centro municipal Santa Emerenciana tiene lista de espera.

“Desde luego, si no se aumenta ni el número de usuarios ni la aportación del Gobierno de Aragón será difícil la continuidad”, advirtió Soler.

Los responsables comarcales, molestos, exigen explicaciones

El presidente de la Junta Comarcal de Cruz Roja en la Comarca Comunidad de Teruel, Ángel Loras, mostró su malestar tras el anuncio del presidente provincial de la entidad sobre el cierre del centro de día ya que no había recibido ninguna comunicación oficial y se había enterado por la prensa.

Loras, junto con el vicepresidente comarcal, Vidal Muñoz, pidieron una reunión urgente con el presidente para que les aclare los motivos de esta decisión que está previsto que se celebre este lunes.

Loras aseguró que desde la junta comarcal se va a hacer todo lo posible para que no se queden sin atender las personas mayores, ni se queden sin trabajo los profesionales que actualmente desempeñan su labor en este servicio.

La Unidad de Atención a Adicciones y el Servicio de Socorros de la entidad también pasan por dificultades

El centro de día de personas mayores no es el único servicio de Cruz Roja Teruel que atraviesa por dificultades. Los proyectos sobre drogodependencias o la atención sanitaria también tienen que hacer frente a algunos problemas.

La Unidad de Atención y Seguimiento de Adicciones (UASA), que hasta 2005 se llamaba Centro de Atención al Toxicómano (CAT) y lleva más de 30 años atendiendo a los turolenses, se encuentra en una situación de incertidumbre.

El servicio funciona a través de un convenio con el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón del que se han firmado ya ocho prórrogas y ahora ya no hay posibilidad legal de más prórrogas y la actual finaliza el próximo año. Desde la consejería se aseguró que se va a estudiar con Cruz Roja cómo seguir colaborando. Por su parte, el presidente provincial de esta entidad, Antonio Soler, señaló que no se saca a concurso y que esta situación también supone que la UASA esté en precario.

Por otro lado, hace varios meses que dimitió el coordinador del Servicio de Socorros, la unidad que presta servicios sanitarios con sus voluntarios y ambulancias para diferentes eventos como festejos taurinos, carreras, conciertos y otros actos similares. En este caso, las tarifas que se cobran son mayores que las de cualquier empresa privada. Teruel podría estar viéndose perjudicada por los criterios que marca Cruz Roja a nivel nacional.

 

El redactor recomienda