Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Representantes de la España Vaciada, durante la presentación de sus propuestas en Madrid

Plataformas de 28 provincias proponen 101 medidas para frenar el desequilibrio territorial

Reclaman la fiscalidad diferenciada y la consideran “un ejercicio de justicia”

Con la estrofa de José Antonio Labordeta “De esta tierra hermosa, dura y salvaje haremos un  hogar y un paisaje” y la proclama de “Ser pocos no resta derechos”, finalizó la presentación del Modelo de Desarrollo de la España Vaciada, elaborado por las plataformas de 28 provincias afectadas por la despoblación y que reúne 101 medidas concretas y para una ejecución inmediata.

La presentación tuvo lugar en el Congreso de los Diputados, pero la intención es llevarlo también a las consejerías autonómicas, a las diputaciones y comarcas y a los propios habitantes de estos territorios. Ya hay fechas en las provincias de Zamora y Segovia.

“Lo vamos a presentar tanto a nivel institucional como local”, aseguraron, convencidos de que las administraciones tienen que estar implicadas en el proceso de implantación del modelo, que se ha hecho de abajo a arriba, pero cuyas medidas tienen que ir de arriba a abajo.

“Estamos ante una oportunidad que puede ser la última”, aseguró Tomás Guitarte, el diputado de Teruel Existe, que introdujo y cerró el acto en el que los portavoces de cada una de las ocho mesas de trabajo, que se han constituido para abordar los diferentes ejes del modelo, desgranaron las principales medidas.

Para revertir la situación es necesario el Pacto de Estado, que vaya más allá de los devenires políticos y que siente las bases de este proceso, para el que los 10.000 millones de euros anunciados por el presidente Pedro Sánchez el pasado fin de semana es “una gran oportunidad y el punto de partida para una España equilibrada”.
 

Un momento de la presentación del modelo de desarrollo de España Vaciada

El modelo de desarrollo ha sido elaborado, siguiendo la “metodología de abajo a arriba”, por más de 140 participantes que viven todos los días la realidad de los territorios de la España Vaciada, pertenecientes a 80 plataformas ciudadanas y entidades que durante ocho meses han debatido, trabajado y consensuado ideas, propuestas y acciones desde los diferentes territorios.

Este documento recoge propuestas, medidas y acciones, para revertir la despoblación de una forma efectiva, al ser creado por gente cercana a los territorios que sufren el desequilibrio territorial, conocedores de las carencias y los recursos que pueden ponerse en valor para generar desarrollo, empleo e igualdad. Está dividido en ocho secciones, que son las mesas desde donde han trabajado los ciudadanos las diferentes temáticas y ámbitos. Afronta cómo avanzar en 38 temáticas y para ello aportan 101 propuestas “para el necesario proceso de reequilibrio territorial de España, un proceso vital necesario en el que estamos implicados todos los españoles”.

Pacto de Estado contra la despoblación

Con la perspectiva del territorio se abordan cuestiones como un Pacto de Estado contra la despoblación y por el reequilibrio territorial; el plan 100/30/30 (100 MB simétricos de acceso a internet, 30 km a una autovía y 30 minutos de desplazamiento a servicios básicos); medidas para asentar población desde el ámbito del bienestar; mantenimiento y creación de servicios en el medio rural; propuestas sobre infraestructuras para vertebrar la España Vaciada con el resto del país; fomento de la economía circular; digitalización prioritaria para acabar de verdad con la brecha digital; mantenimiento y puesta en valor del patrimonio natural y cultural; plan urgente de vivienda en el medio rural; y desconcentración de las distintas administraciones.

La coordinadora de España Vaciada destaca que es “una propuesta abierta, construida desde abajo hacia arriba, por organizaciones sociales pegadas al territorio. Es un paso para cambiar las cosas, en línea con el Pacto de Estado contra la despoblación que pedimos al Gobierno” y así lo trasladaron en la Sala Ernest Lluch, del Congreso de los Diputados.

El germen de estas mesas de coordinación se encuentra en la gran manifestación que se celebró en Madrid el 31 de marzo de 2019. El trabajo en red y telemático  de cada una de las mesas ha posibilitado dar forma a este documento que se presentó el martes. La Coordinadora ha esperado al fin del Estado de Alarma para poder realizar esta presentación “con la relevancia que merece”. Es el primer acto que se realiza en el Congreso de los Diputados desde el inicio de la pandemia, con aforo reducido y cumpliendo todas las medidas sanitarias.

A la presentación estaban invitados representantes de las plataformas de la España Vaciada, los diputados de la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico, los portavoces de la Comisión de Despoblación y Reto demográfico del Senado, responsables del Ministerio de Reto Demográfico (Miteco) y representantes de entidades como Red Española de Desarrollo Rural (REDR), la Cátedra de Despoblación de NEXT o la Red de Periodistas Rurales, entre otras.

Durante de cerca de dos horas se habló de despoblación pero sobre todo de medidas concretas y precisas para su puesta en marcha sin demora. Coordinados por Antonio Saz, del movimiento ciudadano Teruel Existe, en la presentación fue dando paso a los diferentes portavoces de las mesas, representantes a su vez de las distintas plataformas de la España Vaciada.

 

Aplausos al final de la presentación

Primeros ejes de la España Vaciada

Juan Carlos Soto de Ávila Resiste, explicó el primero de los ejes, dedicado a establecer el marco de la España Vaciada,  que ofreció una cifra muy ilustrativa de la situación: En España el 70% de la población vive en el 30% del territorio, “fruto de un proceso histórico reciente” y recordó que la España Vaciada son los territorios que han ido perdiendo población desde mediados del siglo XX y continúan en el siglo XXI. “La revuelta de la España Vaciada es una respuesta activa y consecuente por parte de la sociedad que se niega a abandonar sus municipios”, recordó. Incidió también en que esta situación es un “problema de Estado” y como tal hay que hacerle frente con un nuevo “paradigma” de desarrollo territorial.

Diego Loras, de Teruel Existe, explicó en qué se ha centrado la segunda de las mesas, dedicada a la reformulación de políticas.  “Creemos que el fin de la despoblación de la España Vaciada es una decisión política y requiere de decisiones políticas para ello”. Por eso, pidió la aprobación de un Pacto de Estado contra la Despoblación y por el Reequilibrio Territorial, que afronte la despoblación como un problema transversal, donde hay que aplicar además una fiscalidad diferenciada, como expuso José María Mezquita, de la Coordinadora Rural de Zamora, “esencial para conseguir el reequilibrio demográfico y territorial” y que pasa por la modificación de los principales impuestos: sociedades, IRPF, IVA, sucesiones y donaciones, además de cotizaciones a la Seguridad Social, en primer lugar, “para compensar a las personas que ya están en nuestros territorios” y en segundo lugar, para atraer la implantación de empresas y potenciar la contratación de trabajadores que residan en los pequeños pueblos e  incentivar a los autónomos. También se refirió a una fiscalidad verde, porque en España no se ha abordado con profundidad una reforma fiscal ambiental, que incluya un criterio inverso al de quien contamina paga y que sería que los que “descontaminan” cobren.

Almudena Pérez, de Jóvenes de Castilla-León, habló de la cohesión social, el tema de la tercera mesa de trabajo. “Nos enfrentamos a grandes desigualdades”, dijo y por eso la mesa presenta propuestas tras escuchar a los profesionales del sector y a los colectivos más afectados, mostrando así que estas mesas presentan ideas “de abajo a arriba”.

José Antonio Olmeda, de Cuenca Ahora, habló de sanidad e hizo una defensa de la Atención Primaria y las farmacias rurales, dentro de la idea de que hay que acercar los recursos sociosanitarios y no alejarlos.

En la mesa  cuarta se abordan las infraestructuras y la energía. María Isabel Rescalvo, de la plataforma A-32, y Eduardo Soto, de Cuenca Ahora,  explicaron que en esta mesa se plantea un nuevo plan de infraestructuras de transporte mallado, que complemente al sistema radial ideado hace 300 años, y un ferrocarril del siglo XXI para todos los territorios.

Soto habló de las energías renovables como una “oportunidad única” para hacer más democrática, ecológica y sostenible la sociedad rural pero pidió una generación distributiva  y mostró su apoyo a las renovables “siempre que no arrase nuestros paisajes o nuestros recursos agropecuarios”, creen empleo estable en las localidades y proporcionen, como en otros lugares de Europa, un 15% de sus beneficios para promover proyectos de desarrollo sostenible en la zona.

La mesa de dinamización de sectores productivos, que defendió Agustín Gómez, de la plataforma Jóvenes de Castilla León, se centra en la industria, comercio, turismo, digitalización, internacionalización y logística, teniendo en cuenta que muchos de los territorios que forman parte de la España Vaciada se caracterizan precisamente por la “ausencia de la industria”.  Puso de manifiesto además la necesidad de plataformas logísticas y de infraestructuras que las conecten.

Imagen de archivo de la gran manifestación de la España Vaciada en Madrid 

Sector primario

Por la mesa dedicada al sector primario, habló Benedicto García, de la plataforma de la Asociación Cerro Medellín, que aseguró que las medidas que plantean son “de fácil aplicación” si hay voluntad de hacerlo y pidió que se apliquen contando con la opinión “de la gente del campo”.

Diego Hernández, de Segovia Viva,  defendió una gestión forestal sostenible que fomente la limpieza del monte y la integración de la ganadería extensiva, así como el aprovechamiento de todos los recursos disponibles en el monte.

Sobre la mesa de investigación, educación y cultura, Milagros Herrero y Artemio Segura, de Cuenca Ahora y Teruel Existe, explicaron los cincos ejes que se han marcado en ella basados en  adaptación, descentralización, protección, reconocimiento e innovación.

De la última de las mesas está dedicada al medio rural como espacio de oportunidades. Sergio Díez, de la plataforma León ruge, explicó, a través de una fabulación, los aspectos tratados, como la vivienda, la seguridad o la vivienda. “Hay aquí en la casa de todos es necesario que se escuche la voz de los pueblos”, dijo y ofreció una imagen ilustrativa de la España Vaciada: “Hoy hay aquí más mesas y sillas que habitantes en muchos de los pueblos de la España que venimos a representar”.

El plan del Gobierno, un “punto de partida”

Las entidades que conforman la España Vaciada han realizado la presentación del modelo de desarrollo días después de que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, detallara  en el Palacio de La Moncloa su plan Pueblos con futuro: un plan para la cohesión y transformación del país, que invertirá 10.000 millones de euros del Plan de Recuperación en la lucha contra la despoblación. Tanto el coordinador de las mesas de la España Vaciada, Antonio Saz, como el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, valoraron ayer positivamente y como “punto de partida” el plan que presentó Pedro Sánchez el pasado sábado con 130 medidas porque, según consideraron, “es la solución” de muchas de sus reivindicaciones.

Eso sí, exigieron a Sánchez un “compromiso real” para poder atajar este problema a lo largo de las próximas décadas y piden acabar con las “inercias” en ciertos ministerios que, según aseguran, “van en contra de la solución del problema”.

Por ello, defienden que el plan que han presentado este martes contiene medidas que pueden ser adicionales y “no contrapuestas” al documento que dio a conocer el sábado el Ejecutivo central para luchar contra la despoblación y que contemplaba dies ejes de actuación.

No obstante, creen que sus propuestas son “medidas concretas, detalladas y con ejemplos de ejecución, que se pueden poner en marcha en un plazo muy corto”.

El redactor recomienda