Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Trabajadores del transporte sanitario piden a las empresas y a la DGA que desaparezcan las localizaciones para dar mejor servicio Trabajadores del transporte sanitario piden a las empresas y a la DGA que desaparezcan las localizaciones para dar mejor servicio
Un momento de la concentración que se produjo en la plaza San Juan

Trabajadores del transporte sanitario piden a las empresas y a la DGA que desaparezcan las localizaciones para dar mejor servicio

Concentración en Teruel

Trabajadores del Transporte Sanitario de Aragón, que desde hace seis meses se encuentran en huelga aunque sin incidencia porque los servicios mínimos son el 100% de la plantilla, llevaron a cabo en Teruel una concentración en la plaza de San Juan convocada por CSIF, UGT, CCOO, CGT y SCS, a nivel de Aragón. El sector lleva seis meses en huelga sin respuestas ni de las empresas del sector ni del Salud, por ser un servicio externalizado. La huelga afecta a cerca de 1.000 trabajadores en todo Aragón para reclamar la firma de un convenio digno que mejore la situación de precariedad del servicio y permita además unas condiciones dignas laborales.

En la provincia de Teruel sólo tres de los 23 vehículos destinados a la asistencia sanitaria están de presencia física las 24 horas del día los 365 días del año. El resto en algún momento del día o las 24 horas del día permanecen en periodo de localización, con una tripulación en sus domicilios a la espera de su activación y con un tiempo de 15 minutos para activarse y -una vez transcurrido ese tiempo- acudir a realizar el servicio.

De esos 23 vehículos, ocho ni tan siquiera son considerados vehículos asistenciales por carecer de material necesario para el tratamiento in situ, contando además con un solo técnico en emergencias sanitarias que es el encargado de conducir el vehículo. Son este tipo de vehículos los que se encuentran en los núcleos más despoblados incrementando así la desigualdad a la hora de una atención primaria de calidad.  En la provincia entre conductores y técnicos hay unos 120 trabajadores y mil en todo Aragón para atender tanto urgencias como programados. Calculan que para atender bien el servicio serían necesarias unos 230 empleados más en todo Aragón.

Pedro Royo, secretario del Comité de Empresa en Teruel, explicó en la plaza San Juan que el motivo de la concentración era hacer visible esta situación en Teruel.

Recordó que el convenio laboral caducó en 2018 y, al margen de las mejoras salariales, regula la manera de trabajar del sector. El que se aplica penaliza en gran parte a la provincia de Teruel porque prioriza la localización, es decir que los conductores y los técnicos estén en su domicilio a la espera de una llamada y tengan 15 minutos para acudir a atender la urgencia. “Entendemos que en una urgencia no puede haber una demora en el tiempo y tiene que ser presencial”, dijo, es decir, que estos trabajadores se encuentren en base junto a la ambulancia.

Royo indicó que el hecho de que solo tres de las 23 ambulancias de la provincia estén presenciales “ofrece la sensación de que depende a que hora del día te pongas malo tienes más o menos servicios” y lo calificó de “incompatible” con un servicio sanitario digno.  Por ello, explicó, llevan a cabo estas reivindicaciones que tendrían que recogerse en un convenio “serio” que mejore esta situación.

También consideran que el Gobierno de Aragón es “cómplice” de esta situación porque todos estos servicios están externalizados, en este caso a  Acciona y TranSalud. “Son empresas que vienen a ganar dinero y así como está sale más barato”, apuntó Royo, que consideró que es momento de cambiar la situación y de que la provincia tenga “un transporte sanitario digno”.

Además, las preposiciones no de ley que se han aprobado en Las Cortes para mejorar el servicio no son vinculantes y no se están cumpliendo y mientras se están dando casos como que entre Alcañiz y Teruel durante un fin de semana  se atienden entre 20 y 25 servicios y para acudir “el conductor y el técnico tiene que coger su coche, ir al centro de salud donde está la ambulancia en un plazo de 15 minutos, que se pierden del tiempo de ir a atender la urgencia”. Y puso como ejemplo el pasado fin de semana, cuando en la capital turolense hubo una gran cantidad de turismo y tuvieron que ir a dos servicios en establecimientos del Centro, donde llegan después de 25 minutos tras recibir la llamada y las personas que atienden, en muchos casos turistas, “no entienden cómo se puede tardar tanto en una capital”.

Para llamar la atención sobre esta situación el 2 de octubre se hizo una concentración en Zaragoza, el sábado en Teruel y el  día 23 en Huesca. Paralelamente se ha convocado un acto en el SAMA con los empresarios y el Gobierno de Aragón, que tiene que ser parte activa de esta negociación.

Royo explicó que a nivel nacional, este es el peor convenio porque en otros sitios las localizaciones prácticamente han desaparecido.

Los convocantes también destacaron la profesionalidad y compromiso que los trabajadores de este sector tienen con los usuarios, y todo ello en un periodo de pandemia que ha agotado física y mentalmente a este sector”, señalaron.