Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un grupo de estudiantes franceses analiza el patrimonio del entorno de Teruel Un grupo de estudiantes franceses analiza el patrimonio del entorno de Teruel

Un grupo de estudiantes franceses analiza el patrimonio del entorno de Teruel

Los jóvenes han trabajado sobre la Comunidad de Teruel y el Parque del Chopo Cabecero
Cruz Aguilar

Cuatro alumnos de primer año del Master de Valorización del Patrimonio y Desarrollo Territorial de la Universidad de Limoges han estado tres meses realizando sus prácticas Erasmus en la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de Teruel que ha consistido en elaborar una propuesta de valorización territorial tanto del patrimonio de la Comarca Comunidad de Teruel como del parque Cultural del Chopo Cabecero del Alto Alfambra.

Entre los participantes había dos que han cursado el grado de Ciencias Ambientales, otro el de sociología y una el de geografía. El hecho de que cuenten con formaciones complementarias ha resultado muy enriquecedor en el trabajo de equipo, al aportar diferentes puntos de vista.

Por otro lado, como apuntó Pascual Rubio, profesor del departamento de Geografía y Ordenación del Territorio de la Universidad de Zaragoza y tutor de los alumnos franceses durante su prácticas, el hecho de que no conocieran Teruel supone que “no hay prejuicios previos” y aplican “la metodología aprendida en su máster de forma aséptica”. En este sentido, especificó que su labor ha consistido en “aplicar a un territorio que no conocen previamente los aprendizajes meteorológicos con los que llegan”.

Durante la primera etapa del trabajo, los Erasmus se centraron en reconocer el territorio y comprender el funcionamiento, según comentó Lucie Porcherie, que es una de las estudiantes para después elaborar un diagnóstico “con sus fortalezas, debilidades amenazas y oportunidades”. En definitiva, aplicaron la metodología DAFO para, a partir de ahí, hacer una propuesta de valorización.

Cultura del patrimonio

La cultura hacia el patrimonio es diferente en Francia y España, donde el territorio rural, con pequeñas poblaciones, marca la relación con ese patrimonio, dice Julien Prado. Su compañera Emma Velez asegura que “se nota que la sociedad está orgullosa de su patrimonio y tiene mucho interés en mostrarlo”. No obstante, la joven asegura que en Francia el patrimonio vernáculo, que es el patrimonio cotidiano fuera de  los grandes monumentos, “es muy importante y conocido, está muy valorizado”.

En este sentido Pascual Rubio añadió que en España las acciones se centran en el gran patrimonio mientras que en Francia también se atienden esos pequeños bienes como fuentes, lavaderos o peirones.

A Audrey Bonicel lo que más le llamó la atención de su estancia en el territorio turolense –que concluye mañana miércoles– es la geología y el paisaje, muy diferentes a los de su país. Destacó la “buena idea” que a su juicio es el impulso de un Parque Cultural en la zona del Alto Alfambra para el Chopo Cabecero puesto que, como apuntó, “no es solo un proyecto de conservación, sino una forma de vivir el territorio” y añadió que Chabier de Jaime, su gerente, “representa el  amor del hombre por el territorio”.

Vida tranquila

Los universitarios también se sorprendieron de la forma de vivir de los turolenses, que según describieron son “más tranquilos, viven menos estresados y se toman más tiempo”, aseguró Bonicel.

Los participantes destacaron el dinamismo de los actores del territorio y agradecieron la amplia colaboración prestada tanto por Carmen Alonso, agente de desarrollo local de la Comarca Comunidad de Teruel, como de Chabier de Jaime para su recorrido por el Parque Cultural.

El proyecto que han realizado de valoración del territorio  tiene un gran interés académico y los cuatro alumnos deberán defenderlo en septiembre. Después se pondrá a disposición de las administraciones, aunque Rubio ya adelantó que no son trabajos de aplicación inmediata.