Síguenos
Alcañiz cierra 2021 con 750 parados, el mejor dato desde 2012, y gana vecinos Alcañiz cierra 2021 con 750 parados, el mejor dato desde 2012, y gana vecinos
Javier Baigorri, teniente de alcalde de Alcañiz y delegado de Promoción Económica

Alcañiz cierra 2021 con 750 parados, el mejor dato desde 2012, y gana vecinos

El Ayuntamiento reivindica sus políticas económicas y ofrece la ciudad como “núcleo dinámico”
Alcañiz cerró el ejercicio 2021 con 750 desempleados inscritos en el Inaem y una tasa de paro del 10,03%, los datos más favorables desde 2010. Además, el censo de población llegó a las 16.029 personas, que aunque están lejos de las 16.424 de 2012 son 82 más que en 2019, lo que a juicio del equipo de gobierno  denota que las políticas de promoción económica que impulsa el Ayuntamiento están funcionando y sitúan la ciudad como un “núcleo dinámico para vivir”.

Así lo aseguró esta semana, en una rueda de prensa para presentar el balance económico y laboral de Alcañiz en 2021, el teniente de alcalde y delegado de Promoción Económica del consistorio, Javier Baigorri, quien ensalzó la positiva radiografía en esta materia que, a su juicio, presenta la ciudad en estos momentos.

En su opinión, esto es en parte gracias a los 1,4 millones de euros que invirtió el Ayuntamiento “en diversos planes de dinamización que han permitido acolchar las consecuencias de la pandemia, ayudar a mantener negocios y puestos de trabajo, impulsar nuevos proyectos e iniciativas y también generar 31 nuevos empleos”, casi el 10% de las 339 personas que han salido de la demanda de empleo del Inaem en el último año.

 “Estamos logrando posicionar Alcañiz; creemos que estamos en buena línea para atraer inversiones, actividad económica y empleo, y vemos que si la ciudad ofrece posibilidades, la población tiende a crecer”, dijo Baigorri, que deseó que en 2022 la tendencia se mantenga, entre otros, con la consolidación del sector turístico tras el Covid.

En materia de población, Alcañiz cerró 2021 con 16.029 vecinos empadronados, la cifra más elevada desde los 16.043 habitantes de 2016. La más alta de la última década fueron los 16.424 censados de 2012. Desde 2017, el registro se ha incrementado en 92 personas, 82 desde 2019. Son datos que rompen la tendencia decreciente del lustro anterior y que el equipo de gobierno los relaciona con “varios factores, principalmente la gestión en promoción económica”.

En cuanto a la evolución del paro en la ciudad, el año pasado se saldó con 750 desempleados, frente a los 1.089 de 2020 y los 815 de 2019. Todas estas cifras quedan lejos de los 1.690 desempleados que registró la ciudad en 2012, cuando se alcanzó una tasa de paro del 23,46% tras la crisis económica.

En cuanto a afiliados a la Seguridad Social, en 2021 cotizaron 6.631 trabajadores (6.932 en temporada alta), por los 6.443 (6.712) de 2020 y los 6.636 (6.795) de 2019, que despunta como el mejor dato de la década.

Un impulso de 1,4 millones


Baigorri detalló que en 2021 el consistorio gestionó 1.015.410,36 euros en subvenciones del Ayuntamiento y otras administraciones que generaron 31 puestos de trabajo directos. Son ejemplos de ello el centro de día financiado con 97.793 euros del Fite, el Plan de Empleo Provincial o el Taller de Empleo Alcañiz Atención Sociosanitaria (que empleó a 15 personas de forma directa), así como los 426.724,44 para el derrumbe de Pui Pinos.

Por otra parte, el Ayuntamiento insufló otros 395.164,97 euros en otras actuaciones dirigidas al tejido económico, como los bonos comerciales, las subvenciones a asociaciones comerciales y empresariales o el Plan Reactiva, que el año pasado superó los 200.000 euros, inyectando liquidez a empresas de diversos sectores en momentos vitales para su supervivencia. Así lo defendió Baigorri, que justificó así que no haya bonificado específicamente a la hostelería como sí han hecho otros consistorios de la provincia en un programa junto al Gobierno de Aragón y la Diputación de Teruel.

En total, el consistorio ha gestionado en materia de promoción económica cerca de 1,4 millones de euros que son muestra de que “desde un departamento que tiene una sola persona, en este caso un solo concejal, se va trayendo dinero y ayudando a empresas para que a su vez vayan creciendo, se vayan modernizando y vayan generando empleo y riqueza en Alcañiz”.

“A todas estas cosas tiene que dedicarse un Ayuntamiento, aparte de gestionar sus competencias básicas, para que Alcañiz sea una localidad que ofrezca un futuro no solo para sus actuales habitantes sino que sea un núcleo atractivo para la generación de riqueza y empleo” en su entorno, subrayó. “Fruto del esfuerzo coordinado que llevamos a cabo con el tejido empresarial de la ciudad, queremos convertir Alcañiz en el núcleo dinámico para vivir que pretendemos impulsar”, insistió Baigorri, que se comprometió a “hacer lo posible porque todos los alcañizanos y quienes quieran venir a vivir aquí tengan las oportunidades laborales que necesitan”.

Plan tractor para las pymes


Por otro lado, el Ayuntamiento de Alcañiz arrancará en semanas la elaboración del Plan estratégico de oportunidades y la prestación de servicios de consultoría de innovación y tecnológica a pymes con efecto tractor sobre otras empresas. Se trata de la fase inicial de la iniciativa #Reactivapyme, una acción piloto para la reactivación y transformación del ecosistema empresarial local postpandemia que 12 consultoras se han interesado en diseñar en el periodo de licitación.

Baigorri explicó que a lo largo del mes de enero se adjudicará el contrato, cuyo precio de salida era de 121.000 euros, a partir de cuya firma se iniciará un año de trabajo para el fortalecimiento empresarial de la ciudad, que impulsado por el consistorio tendrá como finalidad apoyar en la innovación a un mínimo de cinco empresas alcañizanas de entre las 31 consideradas “tractoras” en un informe elaborado en junio por la Cámara de Comercio de Teruel.

Dicho estudio, destacó Baigorri, indica que más de un 70% de los contratos con proveedores “son de Alcañiz o del entorno”, por lo que “si a una empresa tractora le va bien, le va a demandar más productos a sus empresas proveedoras”, lo cual tiene un efecto indirecto.

Como consecuencia de las nuevas formas de trabajo tras el covid, concluyó, las empresas necesitan “modernizarse” y contar con “mayor implantación de tecnología”.

 

El redactor recomienda