Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Alcañiz quiere ampliar su zona regable en 4.000 hectáreas mediante un regadío social Alcañiz quiere ampliar su zona regable en 4.000 hectáreas mediante un regadío social
Panorámica de la zona en la que el Ayuntamiento de Alcañiz quiere ampliar los regadíos

Alcañiz quiere ampliar su zona regable en 4.000 hectáreas mediante un regadío social

Propone al Gobierno de Aragón crecer hacia la margen izquierda del Canal Calanda-Alcañiz

El Ayuntamiento de Alcañiz ha propuesto al Gobierno de Aragón la ampliación de la zona regable en 4.000 hectáreas para aprovechar la mayor disponibilidad de agua almacenada en el Guadalope tras la ampliación del embalse de Santolea con la nueva presa del Cañón. El sistema de embalses que conformará Santolea, con la presa del Cañón, la vieja presa y el embalse de cola, confieren a estra infraestructura hidráulica una capacidad de almacenamiento de 105 hectómetros cúbicos (Hm3).

El consistorio  inició la semana pasada los primeros pasos para ampliar los regadíos en el término municipal. El alcalde, Ignacio Urquizu, se reunió en la casa consistorial con representantes de regantes, ganadería, de la cooperativa Nuestra Señora de los Pueyos y con técnicos del departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón, a quienes trasladaron su disposición de emprender una ampliación relevante de la superficie de regadío.

El proyecto inicial pasa por la ampliación de alrededor de 4.000 nuevas hectáreas, en su mayor parte susceptibles de ubicarse a continuación de los espacios ya regadíos junto a las fincas que conforman la zona regable del Canal Calanda-Alcañiz, al suroeste del término municipal. El primer paso, según informó el Ayuntamiento de Alcañiz, será trasladar a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) una solicitud de reserva de agua correspondiente.

La propuesta quiere aprovechar la mayor disponibilidad de agua que aportará la puesta en carga de la presa del Cañón de Santolea,  que permitirá, según la empresa encargada de su mantenimiento, almacenar más del doble del volumen de agua de la que era capaz el embalse antes de su recrecimiento. Esto implica la necesidad de empezar a regular los usos que corresponderán a ese caudal, y entre ellos estará la solicitud que los regantes alcañizanos trasladarán a la CHE, un trámite que dará inicio al proceso de ampliación de los regadíos del término municipal, y en el que “el Ayuntamiento compromete acompañamiento y liderazgo”, según fuentes municipales.
 

Reunión mantenida la semana pasada con regantes y técnicos del Departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón


“Lo primero”, explicó el alcalde, Ignacio Urquizu, “será reunirnos con la presidenta de la Confederación Hidrográfica, Dolores Pascual, para trasladarle el trabajo que ya está hecho y nuestra disposición a aumentar las hectáreas susceptibles de regadío”.

Los regantes

El alcalde señaló que deberán ser “los propios regantes” quienes trasladen a la presidencia de la CHE su disposición a ampliar los regadíos en un volumen de 4.000 hectáreas que implicará, más allá de la propia extensión de la superficie regable, la diversificación completa del sector agropecuario alcañizano. De esta manera, según apuntó el primer edil,  se potenciarán todas las variedades que son tradicionales en el  territorio, con cultivos de cereal, herbáceos y leñosos que sirven de soporte a una estructura productiva con la que se generan más de un millar de puestos de trabajo. “Hablamos de agricultores y ganaderos propiamente dichos, comercializadores, hostelería, ya que sólo la industria agroalimentaria genera 150 puestos de trabajo en Alcañiz y recientemente hemos conocido buenas noticias con la ampliación de GB Foods en nuestra ciudad”, recordó Urquizu.

En cuanto a la multinacional alimentaria, el alcalde recordó que una parte sustancial de la materia prima con la que elaborará producción en su nueva factoría provendrá precisamente de los alimentos del territorio, y con este objetivo trabajan ya los agricultores y ganaderos alcañizanos. “Se trata de una inversión muy importante, que supondrá una completa reconversión del sector agrícola de la ciudad y en la que desde el Ayuntamiento daremos todo el apoyo posible”, señaló el primer edil.

Financiación

La solicitud de caudal a la CHE irá acompañada de un anteproyecto de financiación que Urquizu se comprometió a conveniar con los propios agricultores. “Es un camino largo, a una década vista, y tenemos que hacer lo posible para acompañarlos y facilitarles todo lo que sea posible para hacer que esta posibilidad de desarrollo sea una realidad”, enfatizó.

Según informó el Ayuntamiento, regantes y Gobierno de Aragón “sumarán fuerzas para buscar todas las herramientas de financiación y ayuda pública que puedan aligerar la carga financiera de las explotaciones agrícolas”. 

En este sentido, “de entre las diversas líneas subvencionables con las que se está empezando a trabajar, la opción que en la actualidad parece más factible se refiere a los llamados regadíos sociales”, explicó el regidor, que son de interés social y regulados por el decreto 43/2003 del Gobierno de Aragón, que reconoce la necesidad de impulsar zonas regables con la finalidad de fijar la población, crear y sostener empleo agrario y equilibrar el territorio. La declaración implicará la fijación concreta de las superficies sobre las que se actuará, y el modelo de financiación con el que se pondrán en marcha.

Urquizu señaló que “los regantes ya están cogiendo agua del canal para regar en la margen derecha del mismo. De lo que se trataría, básicamente, es de regar en la margen izquierda, en dirección hacia Andorra y subir la cota de regadío en la propia margen derecha. Además, también trabajamos en un proyecto para llevar el agua a diversos puntos del término municipal con el objetivo de facilitar la instalación de granjas”, añadió.

El redactor recomienda