Síguenos
El Ayuntamiento de Híjar encarga un Plan Director para poner en valor el barrio de los judíos El Ayuntamiento de Híjar encarga un Plan Director para poner en valor el barrio de los judíos
Sinagoga de San Antón de Híjar, consolidada en dos fases y con la musealización por hacer. Europa Nostra

El Ayuntamiento de Híjar encarga un Plan Director para poner en valor el barrio de los judíos

El proyecto europeo para la recuperación de patrimonio hebreo marcará las pautas

El Ayuntamiento de Híjar encargará antes de finalizar el año un Plan Director que ponga en valor la judería de la localidad, de la que la sinagoga del siglo XV es el máximo exponente. Tras la consolidación del templo realizada por el Gobierno de Aragón en los últimos años, falta el proyecto museográfico y la puesta en valor del “tesoro” que suponen las pinturas murales de origen judío, pero también aplicar al programa los conocimientos adquiridos por el consistorio en el proyecto europeo Moreshet-Jewhish Heritage Network, una red de regiones y localidades de todos los tamaños decididas a identificar, impulsar y compartir buenas prácticas en la gestión de sus vestigios hebreos.

La sinagoga de Híjar es una de las 16 más importantes de Europa de entre casi 4.000, según la Fundación para la Herencia Judía, con sede en Londres, que forma parte del proyecto europeo que dotará de herramientas y un catálogo de “buenas prácticas” a todos los miembros de la red, de la que forman parte también el Malopolska Institute of Culture de Cracovia (Polonia) y las ciudades de Mantova (Italia), Wrocklaw (Polonia) y Worms (Alemania), todas ellas con importante patrimonio judío.

Pese a la pandemia, los seminarios han concluido, aunque falta la publicación de todas las conclusiones, “un documento donde se recojan esas buenas prácticas y consejos para cada tema, de forma que sea un instrumento útil para las administraciones públicas y privadas que quieran desarrollar proyectos en torno a patrimonio judío”, explicó Lucía Conte, profesora de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, hijarana de origen y coordinadora del equipo turolense dentro del proyecto europeo.

Piloto del Patrimonio 3.0

“Hoy en día se habla de Patrimonio 3.0 y de construir comunidad”, resumió Conte, de modo que los proyectos de conservación no se ven solo como una forma de proteger los vestigios y promover riqueza mediante el turismo, sino también como “construir comunidad”. Es decir, “el uso del patrimonio judío para generar oportunidades que aproveche de forma directa la comunidad local; y aquí entra desarrollo rural, nuevas tecnologías, proyectos educativos adaptados a los currículos, etc.”, explicó Conte, que deseó que Híjar “se pueda convertir en proyecto piloto” de esta nueva corriente.

El alcalde de Híjar, Luis Carlos Marquesán, explicó que, precisamente, el Ayuntamiento encargará el Plan Director a una de las personas que integran la Fundación para la Herencia Judía en Londres. “Tiene mucha experiencia de trabajo con muchas juderías, incorporando vertiente social y educativa, y antes de finalizar el año queremos hacer la contratación. Seguiremos firmes los pasos que nos marque”, apuntó.

No obstante, para poder vender un producto turístico “necesitamos tener consolidado el edificio y poder mostrar algo”, dijo Marquesán, quien explicó que en este momento no es posible abrir al público la sinagoga, recientemente restaurada por el Gobierno de Aragón con 500.000 euros del Fondo de Inversiones de Teruel (Fite) “para que los restos no se vean perjudicados”.

Las catas que acompañaron a esta actuación de consolidación del templo dejaron a la vista la base de la bimá desde la que el ministro oficiante leía la Torá, así como unas pinturas murales de gran valor histórico que podrían multiplicarse.

“Hay que ver si hay más porque son un tesoro”, emplazó Marquesán, y darles una protección. “Hace un año y medio que no se hace nada con las pinturas murales y son el elemento que diferencia esta sinagoga de cualquier otro patrimonio judío en España; no hay ninguna otra muestra”, dijo Conte. Además, en Híjar se encuentra toda la estructura de una sinagoga medieval, por lo que estaría tras las dos de Toledo y la de Córdoba, aún mejor conservadas.

Más intervenciones

Pero el consistorio es ambicioso y quiere acometer más intervenciones. Una en el Granero del Pilar, un edificio que conserva habitáculos de la Edad Media situado en el centro de la plaza de San Antón, frente a la sinagoga. También pretende actuar sobre el trazado urbanístico de lo que fue la antigua judería y crear incluso el Centro de Interpretación del Libro Judío, aprovechando que la localidad albergó la imprenta de Eliezer ben Alantansi, que conoció su apogeo entre 1485 y 1490. Fue una de las primeras de la península ibérica y de sus talleres salieron valiosas ediciones de obras religiosas hebreas repartidas por las más prestigiosas bibliotecas del mundo.

Marquesán sugirió también “desarrollar esas rutas de las juderías de Aragón” que lanzó el anterior Gobierno de Aragón y que “se han quedado paradas”, un proyecto que Conte se mostró convencida de que impulsará la Red Europea.

Para ayudar a los municipios europeos que integren esta red, la iniciativa creará una base de datos de expertos en distintos campos, “desde arqueólogos a gestores de patrimonio o profesionales especializados en buscar financiación, indicó Conte.

También se trabaja en la entrada de nuevos socios, tanto del ámbito público como privado, a modo de mecenas que puedan impulsar los proyectos de restauración y puesta en valor.

El redactor recomienda