Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

Endesa, Acciona, Iberdrola, Térvalis, Arcoiris o Forestalia, entre las empresas aspirantes al Nudo Mudéjar Endesa, Acciona, Iberdrola, Térvalis, Arcoiris o Forestalia, entre las empresas aspirantes al Nudo Mudéjar
Representantes de empresas interesadas en el concurso del Nudo Mudéjar, durante la presentación que realizó el ITJ en Andorra en mayo de 2021. M. N.

Endesa, Acciona, Iberdrola, Térvalis, Arcoiris o Forestalia, entre las empresas aspirantes al Nudo Mudéjar

El plazo para optar finaliza hoy y siete firmas y UTEs ya han presentado su oferta para los 1.200 megavatios de evacuación a la red de transporte en Andorra
banner click 236 banner 236

Este martes acaba el plazo para que empresas solventes presenten sus plicas al concurso para la concesión de la capacidad de acceso de 1.202 megavatios (MW) de evacuación a la red de transporte de energía eléctrica en el Nudo Mudéjar de Andorra. A horas de la conclusión, siete son las compañías o alianzas empresariales que han concurrido o tienen decidido hacerlo para la construcción de instalaciones de generación renovable que acompañarán de “potentes” planes de reindustrialización para la zona. El Ayuntamiento de la localidad se muestra convencido de que en los próximos tres años “Andorra será un pueblo muy distinto y tendrá su futuro garantizado” gracias a la competencia generada y que se saldará con la creación de centenares de empleos en industrias diversificadas.

Al interés inicial de Endesa, propietaria de la central térmica de Andorra cuyo carbón aportaba hasta el 30 de junio de 2020 una potencia instalada de 1.050 MW al sistema eléctrico nacional, se han sumado en las últimas semanas el de Acciona, que concurrirá con la italiana Falck Renewables; el fondo de inversiones danés Copenhagen Infrastructure Partners (CIP); Forestalia, de la mano de un fondo canadiense; Energías de Portugal (EDP), que licita junto al grupo Térvalis; el Grupo Ignis, que suma sus fuerzas a las del Grupo Arcoiris; e Iberdrola, que concursa con el apoyo de la empresa española de soluciones integrales de energía solar Aurinka.

El del Nudo Mudéjar 400 kV es el primer concurso que lanza el Instituto para la Transición Justa (ITJ), organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), al objeto de otorgar el acceso a la red de transporte de electricidad que se libera tras cerrar una planta de generación, en este caso la central térmica de Andorra.

Las iniciativas renovables supondrán nuevas oportunidades de desarrollo económico, social y ambiental para la zona, según los requisitos del ITJ, algo que, según destacó ayer el alcalde de Andorra, Antonio Amador, las empresas han tomado como “una cuestión de orgullo”, por lo que “han guardado muchísima discreción” y “confidencialidad” en sus propuestas. Todas ellas conllevan “planes de acompañamiento muy potentes” que han convertido el concurso “en un tema de imagen” y marca.

240 millones en avales

“Siempre se dice que el papel lo soporta todo, pero en este caso el papel lo soportan 240 millones de euros en avales” que han tenido que depositar en las arcas del Miteco aquellas compañías y uniones temporales de empresas “que vayan a por los 1.200 MW”, detalló Amador.

El regidor advirtió que, si no se cumplen los plazos ni los compromisos de inversión, tanto en las centrales renovables como en los planes de acompañamiento, “la repercusión es enorme y conlleva la retirada de la concesión y de los avales”.

En cambio, si la adjudicataria cumple, los avales se devolverán en dos hitos: a los tres y a los seis años, en función del empleo generado, inversiones materializadas, participación en inversiones locales o formación para desempleados puesta en marcha.

Amador subrayó que, gracias a la labor del Miteco y del Gobierno de Aragón, lo que partió como “un primer proyecto de Endesa con un número determinado de trabajadores” pasó a ser un “proyecto mejorado” de la eléctrica. Posteriormente “se consiguió”, ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), “que la producción energética se quedara en el territorio”, a lo que se sumó que el proceso de adjudicación de MW se convirtiera “en un concurso” en el que se tuvieran en cuenta aspectos socioeconómicos para la adjudicación, que puede ser total de los 1.202 MW o parcial.

“Ahora lo que hace falta es que se cumplan los plazos previstos, que se empiecen a construir esos parques y nos den ese oxígeno que necesitamos, y a partir de ahí que en los próximos dos o tres años Andorra sea un pueblo muy distinto que tendrá su futuro garantizado”, deseó.

Amador insistió en que el concurso sirva para “diversificar la industria y la economía” para “no volver a depender ni de una sola empresa ni de un solo sector”, ya que “no nos podemos limitar a ser meramente productores” de energía, argumentó.

En este sentido, dijo, hay todo tipo de proyectos, “algunos de I+D+i importante”, hasta el punto de que “en algunos vamos a ser referencia porque no existen y marcarán el futuro del desarrollo en el medio rural, con unos temas de movilidad sostenible aplicados a la industria”, puso como ejemplo. “Y cómo no, habrá también proyectos del sector primario y agroalimentario”. En resumen, concluyó, “es un momento importante y hemos sabido trabajarlo y aprovecharlo”.

Los criterios de valoración

Se espera que el concurso beneficie a los 34 municipios que el ITJ considera afectados por el cierre de la térmica, generando nuevas oportunidades de desarrollo económico, social y ambiental para la zona minera de Teruel.

La Mesa de Evaluación puntuará de la siguiente forma: los criterios asociados a la tecnología de generación podrán otorgar hasta 20 puntos; los de impacto socioeconómico para la zona, hasta 55 puntos; los de madurez del proyecto, hasta 15 puntos; y la minimización del impacto ambiental un máximo de 10 puntos.

Los proyectos ganadores obtendrán el derecho de acceso y conexión al nudo por orden de prevalencia en función de la puntuación que obtengan.

El fallo de la Mesa de Evaluación, incluyendo los plazos de audiencia, de remisión de diversa información justificativa y de modificaciones y subsanación de errores, se producirá en un máximo de seis meses desde hoy.

Este 25 de enero concluye la prórroga -el primer plazo era el 3 de enero- decretada por el ITJ, que alegó “incidencias técnicas” para el registro de solicitudes.

El redactor recomienda