Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Enel Green Power renuncia a instalar un parque solar en El Regallo de Alcañiz Enel Green Power renuncia a instalar un parque solar en El Regallo de Alcañiz
Ignacio Urquizu y Javier Baigorri

Enel Green Power renuncia a instalar un parque solar en El Regallo de Alcañiz

El proyecto está atascado en el Ministerio para la Transición Ecológica

Los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Alcañiz presentarán hoy a la Comisión de Hacienda “una propuesta” para proceder a la rescisión del contrato de alquiler de las 190 hectáreas que el consistorio y la empresa municipal Fomenta alquilaron en 2020 a Enel Green Power España (EGPE) para el desarrollo de un proyecto fotovoltaico en El Regallo.

El alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu, y el teniente de alcalde, Javier Baigorri, comunicaron este lunes por la tarde que la compañía solicitó el 18 de noviembre la rescisión del contrato de alquiler de los terrenos por considerar que no podrá desarrollar en plazo los megavatios que tenía previsto en la zona, al estar atascado el expediente del proyecto en el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

En el contrato de arrendamiento, el Ayuntamiento de Alcañiz había concedido dos años de carencia a EGPE en el pago del alquiler que se cumplieron en febrero de este año, así que el consistorio tiene previsto reclamar el canon de arrendamiento desde esa fecha hasta el día 18 de noviembre en que se recibió la misiva de renuncia de la compañía eléctrica. También tiene previsto quedarse con las garantías depositadas por la empresa tras la firma del acuerdo.

La compañía de energía renovable fue la única que optó a la subasta planteada por el Ayuntamiento y ofertó 2,5 veces más del precio de salida establecido por el consistorio para cada hectárea alquilada. La licitación se adjudicó por 1.800 euros más IVA por hectárea y año, lo que supondría unos ingresos extraordinarios para Fomenta y el Ayuntamiento de 340.000 euros anuales.

Planta fotovoltaica

La intención de EGPE pasaba por desarrollar una planta fotovoltaica de 230 megavatios de potencia en el entorno del Regallo, 90 de los cuáles se implantarían en las parcelas propiedad del Ayuntamiento de Alcañiz y el resto en terrenos de los términos municipales de Híjar y Andorra.

El primer varapalo para el proyecto llegó a principios de este año, cuando el Ministerio denegó la autorización ambiental al 55% de este proyecto fotovoltaico, en concreto a la parte que se desarrollaba en Alcañiz e Híjar por afectar al hábitat de aves protegidas. Por el contrario, se dio luz verde, con condicionantes, al sector de Andorra.

Según el alcalde, la empresa replanteó el proyecto, pero la tramitación sigue atascada junto con otros cientos de megavatios, por lo que la energética no ve posibilidades de que los megavatios que le fueron adjudicados en una subasta anterior y que ha de desarrollar antes del 25 de enero de 2023 puedan terminar ejecutados, así que ha decidido renunciar al alquiler.

Urquizu manifestó ayer que ya con la declaración desfavorable del Ministerio a principios de este año “nos quedamos muy sorprendidos, porque el Ministerio emitía un informe desfavorable a un proyecto en Alcañiz, cuando el mismo proyecto en la zona de Andorra era autorizado por parte del Gobierno de Aragón”, administración responsable de la tramitación en este caso por que en la parte andorrana se desarrollaban menos de 50 megavatios de potencia”. Urquizu manifestó que “es realmente decepcionante que dos administraciones tengan respuestas distintas ante un mismo proyecto”.

Según el regidor, “la declaración ambiental negativa adujo presencia de cernícalo primilla, cuando en esta misma zona se ha autorizado el proyecto de la A-68 y la construcción de Motorland”.

Proyecto

El alcalde informó de que “la empresa reformuló el proyecto reduciendo el número de hectáreas e instalando primillares, pero seguimos sin tener respuesta del Ministerio, que tiene expedientes atascados por un volumen de 100 Gigavatios, así que la empresa ha decidido prescindir de este proyecto, lo que nos provoca mucha decepción, ya que habíamos apostado por las energías renovables”, enfatizó. No en vano estos proyectos aseguraban unos ingresos considerables anuales para el Ayuntamiento. “Además del alquiler de los terrenos, hay que contar el IBI, el Icio, etc”, recordó Urquizu.

Por su parte, el teniente de alcalde, Javier Baigorri, recordó que el proyecto de adjudicación del alquiler “solo ponía como condicionante y era que esta planta tuviera derecho a conexión con la red nacional”. Añadió que los ingresos estimados se repartían entre el Ayuntamiento (260.000 euros) y la empresa municipal Fomenta (80.000 euros).

Baigorri apuntó que el consistorio planteará el cobro del canon anual desde febrero hasta noviembre, lo que representa “tres cuartas partes del total”. Igualmente añadió que la incorporación de los proyectos de energías renovables “eran una herramienta de gestión con la que planificábamos distintas actividades a realizar a lo largo del año y que habrá que ver cómo quedan; apostar por este tipo de iniciativas nos permitía atender determinadas demandas de los ciudadanos”, enfatizó el también concejal de Hacienda.

Fuentes de Endesa (filial de Enel) señalaron que “el objeto del contrato, esto es el alquiler de los terrenos, no puede ser llevado a cabo por una decisión de la Administración (DIA) ajena a la voluntad de EGPE”.

Segundo municipio afectado

El alcalde de Alcañiz se lamentó de que la capital del Bajo Aragón no ha quedado incorporada al convenio de Transición Ecológica, a pesar de que “somos el segundo municipio más afectado por el cierre de la central térmica de Andorra y la transición energética, puesto que hemos perdido empleos y vecinos, ya que muchos trabajadores de la central vivían aquí”. Además, hizo hincapié en los efectos que ha tenido el cierre de la economía del carbón sobre el comercio local”.

Añadió que “compartimos la apuesta del Ministerio de Transición Ecológica por las energías renovables, pero es una decepción que esto esté sucediendo y consideramos que el Ministerio es el responsable de esta situación”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El redactor recomienda