Síguenos
La comunidad energética de Ejulve busca socios para ahorrar en la factura de la luz La comunidad energética de Ejulve busca socios para ahorrar en la factura de la luz
Ovidio Ortín, alcalde de Ejulve, en una planta de 30 Kv recién construida. M.N.

La comunidad energética de Ejulve busca socios para ahorrar en la factura de la luz

Invertirá 120.000 euros en una miniplanta fotovoltaica de 100 kilovatios

Ejulve constituirá una comunidad energética para que el Ayuntamiento, las empresas y los hogares de la localidad puedan ahorrar en torno al 50% de los consumos eléctricos que pagan. Quienes se asocien en el plazo de 15 días invertirán 120.000 euros en la instalación de una miniplanta fotovoltaica de 100 kilovatios (kW) con la que generarán energía que deducirán de sus facturas de la luz.

Las comunidades energéticas han venido para quedarse y cada vez son más los municipios que tratan de impulsarlas. Se trata de grupos de consumidores que se asocian principalmente con la idea de obtener un ahorro, pero también con un objetivo medioambiental y social que revierte directamente en el entorno.

En este momento, las ayudas que lanza el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) hacen que el desembolso a realizar sea módico, con aportaciones de entre un 20 y un 40%. El resto está subvencionado por el Gobierno de España a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para movilizar los fondos europeos Next Generation.

A ellos se acogerá el consistorio de Ejulve en el momento que tenga cerrado el proyecto, para lo que ha dejado un periodo de un mes para que los vecinos se vayan inscribiendo. “Se trata de que seamos capaces de ahorrar hasta el 50% de lo que nos cobra cualquier empresa eléctrica y depender al máximo de nosotros mismos”, explicó el alcalde de la localidad, Ovidio Ortín.

Miniparque

“Vamos a instalar un miniparque fotovoltaico de 100 kW con el que abasteceremos a todos los que se quieran apuntar en este momento. Si funciona y se quiere ampliar, se podrá hacer, aunque las condiciones de financiación y de ahorro podrían cambiar con el tiempo”, explicó el regidor, quien invitó a que, de entrada, se inscriba la mayor cantidad de usuarios posibles para que la inversión inicial sea atractiva.

Guiado por la asesoría energética de Andrea Lacueva, el consistorio calcula que el desembolso inicial será de 120.000 euros, financiados entre un 60 y un 80% por subvenciones procedentes de Europa y el resto por los usuarios. El desembolso, por CUP (código universal de punto de suministro), irá en función del consumo que cada ciudadano prevea a medio y largo plazo.

El usuario no tendrá que cambiar de compañía distribuidora, la cual seguirá apuntando en las facturas la potencia contratada y los impuestos derivados de la energía. El ahorro se producirá en el tramo del consumo.

“Ha salido un boom de proyectos renovables que es desorbitado”, consideró Ortín, que pretende con esta iniciativa “dar a entender que no es necesario hacer macroparques fotovoltaicos y eólicos para abastecer a la población de municipios como Ejulve”, de menos de 200 habitantes.

Poco espacio

Una planta de estas características “ocupa muy poco espacio y el impacto visual es mínimo”, defendió el regidor, que entiende que el Nudo Mudéjar de Andorra tenga que aprovechar la potencia de evacuación que dejó libre la central térmica, pero no impactar en pueblos que intentan hacerse un hueco en el sector turístico.

En esta línea, criticó que Forestalia, promotora de renovables a la que el consistorio ha pedido que no coloque aerogeneradores en la sierra de Majalinos, insista con esta idea y ya haya ofrecido contratos a propietarios que tienen terrenos en los altos.

“Los municipios nos tenemos que preparar el recurso agua y energía para el día de mañana ser lo más autosuficientes posible. Nunca sabemos lo que puede pasar dentro de unos años, ni el precio al que puede estar”, resumió Ortín.

No es la primera miniplanta fotovoltaica de Ejulve, que acaba de completar una instalación de 30 kW para el autoconsumo de una granja municipal de gallinas ponedoras que financiará con cargo al Fondo de Inversiones de Teruel de 2017 (120.000 euros en total). “Una inversión no muy alta con la que se incentivan dos empleos, probablemente femeninos, para que la gente joven pueda quedarse en el municipio”, explicó Ortín. El proyecto comprende también agroturismo.

100 millones en ayudas

El Gobierno de España ha lanzado 100 millones de euros en subvenciones para comunidades energéticas estructuradas en tres programas: CE-Aprende, CE-Planifica y CE-Implementa, con los que apoya a estos nuevos actores energéticos desde la etapa inicial de creación de las sociedades hasta su implementación.

Estas convocatorias se complementan con una Red de Oficinas de Transformación Comunitarias que, coordinadas por el IDAE y repartidas por todo el territorio, acompañarán y asesorarán a las comunidades en toda su cadena de desarrollo, explicaron fuentes del IDAE a este periódico.

El pasado 1 de marzo se cerró la primera convocatoria de ayudas dirigida a comunidades energéticas, concretamente a proyectos pioneros (programa CE-Implementa), dotada con 40 millones de euros y que estuvo abierta durante un mes. Actualmente, el IDAE se encuentra evaluando los resultados de la convocatoria y estima tener la resolución la semana que viene.

La consultoría energética de Andrea Lacueva presentó dos comunidades energéticas al programa CE-Implementa, una en Albarracín y otra en Aguilar de Alfambra, dos proyectos ambiciosos de energía circular en torno a la biomasa para autoconsumo colectivo que creará decenas de empleos y ahorros energéticos importantes, tanto eléctricos como térmicos.

Ahorro

“Lo mínimo que te ahorras en la factura de la luz es entre un 40 y un 50%”, garantizó Lacueva, quien no obstante aclaró que la parte fija del recibo hay que pagarla igualmente. La experta explicó que la energía que se genera en las plantas colectivas se vierte a red, y de esa generación la comercializadora descuenta los kilovatios que corresponden a cada usuario en función de su aportación al proyecto.

“Para ir al cien por cien de ahorro habría que instalar baterías para acumulación y crear redes interconectadas que incrementaría la inversión inicial”, dijo Lacueva, quien plantea como solución más realista instalar un punto de generación a menos de un kilómetro del consumidor.

Lacueva apuntó que pertenecer a una comunidad energética tiene otras ventajas. Además de los ahorros en la factura tras la amortización del parque, el usuario puede acceder también a subvenciones para mejorar el aislamiento de la vivienda, equipos de climatización sostenibles, etc.

Lacueva explicó que las comunidades energéticas están apoyadas en Aragón por el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe), que asesora a la hora de concurrir a programas como el del Gobierno de España y otros que puedan surgir en este ámbito.

Valjunquera, Torrevelilla, Monroyo, Ráfales, La Fresneda, Mas de las Matas o Luco de Jiloca son otros municipios que han dado pasos en esta línea.

El redactor recomienda