Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Organizaciones ecologistas y cívicas alegan contra la linea eléctrica de Muy Alta Tensión de Forestalia Organizaciones ecologistas y cívicas alegan contra la linea eléctrica de Muy Alta Tensión de Forestalia
Linea de Muy Alta Tensión hasta la localidad barcelonesa de Begues

Organizaciones ecologistas y cívicas alegan contra la linea eléctrica de Muy Alta Tensión de Forestalia

Denuncian que pasa por zonas de alto valor paisajístico y ambiental

Organizaciones ecologistas y cívicas de las provincias de Teruel y Tarragona han hecho un frente común a la linea eléctrica de Muy Alta Tensión (MAT) proyectada desde Aragón a Barcelona por la empresa Forestalia para la evacuación de energía de los parques eólicos y fotovoltaicos que desarrollará en la provincia de Teruel. Las entidades inciden en que el proyecto ocupa zonas de alto valor ambiental y denuncian que se ha vulnerado el derecho de participación ciudadana, al concedérseles solo 30 días para presentar alegaciones a un proyecto que suma más de 10.000 páginas.

La MAT Valmuel-Begues “es insostenible y provocará graves impactos en el territorio”, según denunciaron ayer las entidades ecologistas Gepec-EdC (Grup d’Estudis de Protecció dels Ecosistemes Catalans), Xarxa Sud e Insta, cuyos responsables comparecieron junto al portavoz de la Plataforma en Defensa de los Paisajes de Teruel, Javier Oquendo, para informar de las alegaciones que han presentado a este macroproyecto eléctrico.

La polémica linea se desarrolla en 287 kilómetros de longitud, 106 en la Comunidad de Aragón y el resto, 181, en Cataluña. El objetivo de la MAT es servir de linea de evacuación de energía de las centrales eólicas y fotovoltaicas que se producirá en los proyectos que la propia Forestalia tiene proyectados en Aragón, gran parte de ellos en la provincia de Teruel. Según las organizaciones ecologistas, la compañía planea incorporar otros parques en Tarragona aunque todavía no los ha hecho públicos.

El presidente de Gepec-EdC, Xavier Jiménez, advirtió de que la MAT responde a “un modelo erróneo de implantación de energías renovables basado en producir energía en grandes centrales de producción desarrolladas por grandes corporaciones eléctricas y alejadas de los lugares de consumo y situadas en espacios naturales y agrarios”. Sus consecuencias supondrán “un grave impacto ambiental y paisajístico sobre los espacios naturales, la biodiversidad, la actividad agraria, el patrimonio geológico, histórico y la calidad de vida del medio rural”.

Precisamente en este sentido han ido orientadas las alegaciones presentadas por las organizaciones de las dos provincias. No en vano, señalan que la linea atraviesa zonas ZEPA y LIC, entre ellas la del río Matarraña; pasa por zonas de campeo y anidamiento de especies protegidas y no tiene contemplado en profundidad el riesgo de incendios forestales que puede provocar a su paso por zonas agrícolas y masas forestales.

Según detalló Iván Hortigüela, abogado ambiental de Insta, la MAT “obvia el impacto paisajístico y no tiene en cuenta las afecciones agrarias”. Más del 60% del territorio por donde pasa esta linea “son cultivos leñosos o de cereales” a los que el proyecto dedica “unas consideraciones breves y sin análisis riguroso de los valores del suelo”, señaló. Igualmente, “la linea atravesaría cinco áreas de gran interés paisajístico y afectaría a 21 figuras diferentes de protección”, así como a “70 parejas de águila predicare, 15 parejas de halcón peregrino y 16 parejas de águila real”. También al quebrantahuesos y a sus movimientos migratorios y a la estabilización de la especie en las provincias de Teruel y Tarragona, apuntó Hortigüela, quien apostilló que “la electrocución es la principal causa de muerte” de este tipo de rapaces.

Fragmentación

Las organizaciones ecologistas han presentado en el periodo de alegaciones una nueva consideración sobre la fragmentación del macroproyecto en distintas partes, lo que consideran una “división” artificiosa de los proyectos que únicamente persigue “la simplificación de las tramitaciones administrativas, lo cual ha sido causa de nulidad”, según consta en la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

Por otra parte, “se ha alegado que no está contemplado en el proyecto un análisis exhaustivo de las afecciones sobre la salud que estén relacionadas con las radiaciones electromagnéticas de la MAT”, que tampoco tiene en cuenta, apuntó Hortigüela, la existencia de poblamiento disperso en el territorio que atraviesa la linea de evacuación.

Asimismo, señalan que la linea no está prevista en la programación nacional de la red eléctrica vigente, ni en la planificación de 2015 ni en la que se prorrogó en el año 2020.

Por último, las organizaciones ecologistas han denunciado en sus alegaciones la escasa oportunidad de participación ciudadana en materia ambiental, pues se trata de un proyecto “de alta complejidad técnica, con más de 10.000 páginas de documentación, que se publicó unos días antes del mes de agosto y que solo ha concedido 30 días hábiles a los ciudadanos para alegar”.

Por su parte, el portavoz de la Plataforma en Defensa de los Paisajes de Teruel, Javier Oquendo, recordó que esta linea lleva asociados 20 parques eólicos en la provincia de Teruel y apostilló que la reivindicación de las organizaciones ecologistas es “de defensa del territorio, una lucha compartida desde la convicción de que este no es el camino a seguir”. Para Oquendo, “aquí no se trata de producir energía en Aragón que se aprovechará en Cataluña, sino de una pelea por la democratización del uso de la energía y por la defensa de los valores del medio rural y natural, porque la biodiversidad es tan importante como cambiar hacia un modelo energético justo”.

Tres lineas más

La MAT de Forestalia ha provocado agitación social, aunque no es la única que pretende alimentarse de macro-centrales de energías renovables aragonesas. En estos momentos, hay en exposición publica tres más.

Se trata de la línea de Capital Energy que va desde la zona del Matarraña y Bajo Aragón - Caspe, con cuatro nuevas centrales eólicas en esta zona, hasta la Ribera de Ebro (Ascó). También la línea que va de Laluenga (Huesca) hasta Isona (Lleida, Pallars Jussà), con numerosas centrales eólicas que van desde la comarca de los Monegros a la del Cinca Medio (de Forestalia) y otra, también de Forestalia, que saldrá de la zona de Huesca hasta las comarcas de Gerona más adelante.

Por ello, desde el GEPEC-EdC, así como la Plataforma de los Paisajes de Teruel como las entidades miembros de Aliente  anunciaron que participarán en la manifestación convocada en Madrid el próximo día 16 de octubre, con entidades de todo el país para reclamar un nuevo modelo energético y una política que incluya moratorias a estos proyectos.

 

El redactor recomienda