Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Vía libre para la mina de arcillas de Pamesa que creará empleo en Estercuel Vía libre para la mina de arcillas de Pamesa que creará empleo en Estercuel
Explotación a cielo abierto de Compañía General Minera, en Estercuel, junto a la que Pamesa proyecta su cantera de arcillas. www.museomineroandorra.com

Vía libre para la mina de arcillas de Pamesa que creará empleo en Estercuel

Visto bueno ambiental del Inaga, que pide respetar la restauración carbonera

La mina de arcillas y arenas que Pamesa explotará durante 20 años en Estercuel para abaratar los costes de producción de su industria cerámica en Castellón ya tiene el visto bueno por parte del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga), por lo que podrá comenzar su actividad a finales de este año.

El Inaga formuló, con fecha 7 de diciembre, la declaración de impacto ambiental (DIA) de la apertura de la mina Elena y de la ampliación de recurso de la concesión de explotación Indiferente y Demasías I, II y III, parcialmente compartidas con la mina a cielo abierto que Compañía General Minera explotó hasta diciembre de 2018.

Pamesa generará unos 15 puestos de trabajo directos en la mina y medio centenar indirectos en el transporte de la arcilla mediante camiones a sus plantas de gres dentro de un plan estratégico de reducción de importaciones para abaratar costes.

La empresa explotará un total de 79,77 hectáreas -las cuadrículas mineras totales arrendadas abarcan una superficie de 194,4 hectáreas- entre los términos municipales de Estercuel y Gargallo, si bien tanto la zona de explotación como las de acopios e infraestructuras auxiliares se localizan íntegramente al sureste de Estercuel.

La empresa ya tiene firmado el contrato con el Ayuntamiento de Estercuel durante 20 años por valor de 600.000 euros (más IVA), 30.000 al año, prorrogable cuatro años más para un total de 24. Pamesa aportará también fondos culturales.

400.000 toneladas al año

El grupo cerámico calcula que hay unas reservas totales de arcillas vendibles de 9.338.062 toneladas. Prevé una extracción anual de 400.000 toneladas, lo que supone un movimiento de tierras total de 480.000 metros cúbicos, de los que 280.000 serán estériles.

Pamesa creció un 11% en pleno 2020 y cerró el ejercicio con un volumen de ventas superior a los 782 millones de euros, con un repunte del negocio cerámico del 20%. Son datos ofrecidos por el presidente del grupo empresarial levantino, Fernando Roig, durante la presentación en junio del balance económico del curso pasado y las expectativas para 2021. En este acto, explicó que los planes de expansión del grupo pasan por potenciar esta tendencia al alza, y para ello Roig piensa en controlar y llegar al origen de las materias primas para abaratar costes.

El también presidente del Villarreal CF explicó que Pamesa importa el 90% de su material porcelánico (feldespato y arcillas) y aseguró que la veta de Estercuel le permitiría reducir más de un 15% el volumen de arcilla importada.

La cantera de Pamesa en Estercuel se sumará de esta forma a la que tiene en Galve y Seno.

Solape con Mi Viña

La resolución del Inaga hace hincapié en que existe un solape entre la concesión solicitada y la mina de carbón Mi Viña, pendiente de la conclusión del plan de restauración, e insta a no afectar terrenos rehabilitados hasta que no haya vencido el plazo de garantía o ya no exista causa de reintegro de las ayudas.

El Inaga consultó al Instituto para la Transición Justa, el cual entiende que “podría haber un aprovechamiento paralelo de otra sustancia mineral siempre que se cumplan todos los objetivos marcados en la restauración de la explotación minera a cielo abierto de la empresa Compañía General Minera de Teruel, S.A., y quede asegurado el cese definitivo e irrevocable de la explotación de carbón”.

Además, la explotación Elena deberá respetar las dos balsas definidas en el plan de restauración de Mi Viña, una situada en el hueco del fondo de la mina y otra de decantación.

La empresa está obligada a clarificar la ubicación exacta del yacimiento arqueológico Peña Rubia IV, definir afecciones y proponer medidas correctoras en caso de que el proyecto afecte directamente a los restos. Todo ello a petición de la Dirección General de Patrimonio Cultural, a la que se comunicará cualquier hallazgo.

Pamesa realizará un adecuado mantenimiento de los caminos existentes para acceder a la explotación. Los camiones no podrán circular por caminos a más de 20 kilómetros por hora.

Finalmente, el programa de vigilancia ambiental deberá prestar especial atención a la rehabilitación de los taludes garantizando su estabilidad, adecuada revegetación e integración con la rehabilitación de Mi Viña, control de procesos erosivos, integración paisajística y afecciones a la fauna catalogada como amenazada del entorno.

Buena parte del terreno que ocupará Pamesa ha sido históricamente propiedad de la empresa Galve Minas. En el municipio ya opera en el sector de las arcillas la empresa Euroarce, del Grupo Samca, donde extraen a buen ritmo y salen cien camiones diarios.

El Ayuntamiento espera que el contrato se firme cuanto antes, mientras que la resolución medioambiental activa la licencia de actividad avalada por la Dirección General de Energía y Minas.

La instalación de Pamesa no traerá un proyecto cerámico a la provincia, aunque sí se plantea situar en Estercuel la base de sus operaciones de transporte. Una sugerencia que gusta a Lahoz, quien no obstante subrayó que no hay vivienda disponible para tanto volumen de trabajadores.

El redactor recomienda