Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Los habitantes de Pancrudo excavan en su castillo Los habitantes de Pancrudo excavan en su castillo
Excavación en el Castillo de Pancrudo realizada por vecinos del pueblo

Los habitantes de Pancrudo excavan en su castillo

Trabajos arqueológicos dirigidos por Javier Ibáñez y Rubén Sáez
banner click 236 banner 236
Por Rubén Sáez y Javier Ibáñez


Durante los últimos días los habitantes de Pancrudo han tenido la oportunidad de sentirse protagonistas de los trabajos arqueológicos que se están llevando a cabo en su castillo, de la mano del equipo encabezado por el arqueólogo Javier Ibáñez y por el historiador militar Rubén Sáez. Los sondeos arqueológicos se enmarcan dentro del Plan Director del Castillo, promovido por el Ayuntamiento de Pancrudo.

De forma previa a la realización de la intervención, durante la tarde del día 17 de agosto, Javier Ibáñez impartió una charla para los habitantes de la localidad, en la que les explicó el motivo de la realización de los sondeos, así como la forma en la que éstas se iban a ejecutar. Con ello se pretendía que los participantes en la excavación dispusieran de unas nociones básicas acerca de cómo se interviene en un yacimiento arqueológico, aunque en todo momento contarían con la supervisión del equipo técnico.

Ya los días 18 y 19 en horario de mañana más de una docena de habitantes, acompañado por algún amante de la Historia de fuera de la localidad, han participado en las excavaciones. Han sido tres las catas que se han realizado en el castillo, dispuestas de forma estratégica para poder obtener la mayor información posible. Con ellas, se han abierto una especie de ventanas al pasado para poder obtener información de la fortificación, de cara a ulteriores intervenciones que se puedan realizar en ella.

Para el equipo director del proyecto, resulta de la máxima importancia que los habitantes de la localidad puedan ser partícipes de los trabajos arqueológicos que se realizan en sus bienes patrimoniales e implicarse de forma directa en todo aquello que se realiza. No en vano, fueron los antepasados de los actuales habitantes de Pancrudo los que vivieron en el yacimiento conocido como el Castillo, lo que hace que en la localidad se sienta un especial apego hacia la fortificación.

Más allá de las personas que participaron en los sondeos, buena parte de la población de Pancrudo se acercó durante esas jornadas hasta el Castillo para poder comprobar de primera mano el avance de los primeros trabajos que han comenzado a arrojar algo de luz acerca de una de las fortificaciones más desconocidas de la provincia de Teruel.

El Castillo de Pancrudo

El Castillo de Pancrudo se localiza en la parte más alta de una amplia loma, sobre las primeras hoces del río Pancrudo. El resto de la cumbre debía estar ocupado por la primigenia aldea bajomedieval de Pancrudo, que durante la Edad Moderna se trasladó a su actual emplazamiento, en la base del cerro. Entre ambos existía una depresión, actualmente casi colmatada, que debió desempeñar la función de foso y, subsidiariamente, de zona de extracción de piedra.

A falta de excavaciones arqueológicas de mayor alcance, poco sabemos de la fortificación andalusí, más allá de la presencia de materiales de dicha cronología en su superficie. También es muy escasa la información documental disponible sobre la fortificación cristiana. Aparece citada en 1344, en la lista de castillos que las aldeas de Daroca mantenían a sus expensas, en el contexto de las crecientes tensiones con el Reino de Castilla. Pocos años antes, se tiene constancia de la presencia en Pancrudo de los reyes Alfonso IV (30-8-1328) y de Pedro IV (11-8-1332), que pudieron estar albergados en la fortaleza, al ser el edificio más relevante y seguro de la población.

No está clara la estructura del castillo, identificándose la presencia de dos torres (una en el flanco septentrional y otra en el oriental), un muro perimetral y diversas estructuras interiores, parcialmente exhumadas por las trincheras excavadas durante la Guerra Civil. De ahí la importancia de estas primeras excavaciones que se están realizando, pues permitirán arrojar algo de luz sobre esta emblemática fortificación turolense.

 


 

El redactor recomienda