Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Siete niños saharauis dejan su desierto natal para pasar las vacaciones en la provincia Siete niños saharauis dejan su desierto natal para pasar las vacaciones en la provincia
Los siete menores saharauis que participan este año en el proyecto Vacaciones en Paz en la provincia de Teruel

Siete niños saharauis dejan su desierto natal para pasar las vacaciones en la provincia

La asociación Lestifta ha retomado la acogida de menores tras dos años sin hacerse por la covid
banner click 236 banner 236

La Asociación Amigos del Pueblo Saharaui de Teruel, Lestifta, ha retomado el proyecto de Vacaciones en Paz después de dos años  de haber quedado suspendido por la pandemia de la covid. Letifta ha traído siete menores para pasar las vacaciones estivales en diferentes municipios de la provincia y en Daroca. Un ejemplo de la acogida de menores saharauis es la familia monoparental de Joaquina Bort Sanz, de El Poyo del Cid, quien animó a que para el año que viene más familias de acogida de la Comarca del Jiloca se apunten a este proyecto porque la experiencia es gratificante no solo para los menores, sino también para quienes los acogen.

El presidente de la Asociación  de Amigos del Pueblo Saharaui de Teruel, Manuel Pascual, destacó que después de dos años sin poder realizarse por la Covid se había retomado el proyecto de Vacaciones en Paz. Proyecto que consiste en la acogida de niñas y niños saharauis por parte de familias residentes en España, durante los meses de verano.

Manuel Pascual señaló que este año la  asociación había traído 7 menores repartidos por diferentes municipios de la provincia de Teruel y una niña en Daroca (Zaragoza).

Este número de menores es  inferior al de los años anteriores a la pandemia, cuando eran 30, debido a que el programa de Vacaciones en Paz se inició en febrero, a la pandemia y a la situación bélica en Ucrania, según explicó el presidente de Lestifta. “El descenso  en el número de niños saharauis para Vacaciones en Paz se ha producido por todo  Aragón”. reseñó.

Igualmente, Manuel Pascual apuntó que este año, además del descenso del número de menores saharauis acogidos en familias ha habido una reducción en el tiempo, pasando de dos meses a algo más de un mes. “Los niños saharauis vinieron el 24 de julio y se irán el próximo 1 de septiembre”.

Añadió que este año los niños-as saharauis de acogida tienen 8 años y provienen de los campamentos de refugiados en las proximidades de la ciudad argelina de Tindouf. “La mayoría son de Auserd,  cinco”, dijo.

El presidente de Lestifta recordó que durante la estancia de los  menores en España, se les realizan revisiones médicas y también hacen jornadas de convivencia, en los que no faltan los días de encuentro con las familias participantes en el proyecto de Vacaciones en Paz.

Por  último el presidente de Lestifta confió en que para el año que viene se normalice todo y se incremente el número de menores saharauis dentro del proyecto Vacaciones en Paz.

Un ejemplo de participación en este proyecto de solidaridad con los menores saharauis es Joaquina Bort Sanz, que está acogiendo en su casa de El Poyo del Cid a Ali Mohamed Aomar Iubba, que tiene 8 años.

Joaquina Bort Sanz señaló que es la tercera vez que participa en el proyecto Vacaciones en Paz, aunque en los dos últimos años no se pudo realizar por la pandemia.

Joaquina Bort Sanz con Ali Mohamed Aomar Iubba en el barrio rural de Calamocha, El Poyo del Cid

Joaquina Bort manifestó que la idea de colaborar con el pueblo saharaui surgió cuando en 2007 viajó a un campamento de refugiados saharauis en Argelia con unos amigos de Ingenieros Sin Fronteras.

Con su experiencia de acogida de menores, Joaquina Bort manifestó que al principio la adaptación cuesta porque para el niño todo es nuevo, distinto, que no hablan español aunque lo empiezan a estudiar en la escuela, pero que luego es enriquecedor tanto para los menores como para las familias, que en su caso es monoparental, al ayudar y conocer otra cultura. “La experiencia es muy gratificante” afirmó.

Agregó que ante la dificultad del idioma el traductor de Google es maravilloso para solventar la comunicación. “En cuanto a las comidas solo no comen cerdo porque los saharauis son musulmanes”.

A pocos días de que finalice la estancia de Ali Mohamed Aomar, Joaquina Bort confesó que la integración del niño en El Poyo del Cid es muy buena y que no tiene ningún problema. “Le encanta la bicicleta, jugar. Ha participado en las colonias infantiles que organiza la Comarca del Jiloca y ahora en las fiestas que se están celebrando en El Poyo del Cid”.

Joaquina Bort Sanz deseó que la experiencia que tiene con la acogida de menores saharauis se expanda por las familias de la Comarca del Jiloca y animó a que se conozca el programa de acogida. “A mí me da mucha pena el día que se van los niños”, lamentó.

Iniciativa

Vacaciones en paz es una iniciativa ya tradicional en la provincia de Teruel en los meses de verano  y que tan solo se ha visto paralizada los dos últimos años debido a la pandemia. El programa ayuda a los niños saharauis a abandonar, durante los meses estivales en los que las temperaturas pueden superar los 50 grados, su lugar de residencia, los campamentos de refugiados de Tindouf. Con este programa, las asociaciones participantes también sensibilizan a la población de las condiciones  en las que está padeciendo el pueblo saharaui desde hace décadas. En el proyecto de Vacaciones en Paz a los niños-as saharauis se les realizan revisiones médicas, y análisis nutricionales.

El redactor recomienda