Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Una empresa proyecta crear en un lago minero de Palomar de Arroyos una central reversible Una empresa proyecta crear en un lago minero de Palomar de Arroyos una central reversible
Lago de la mina La Serrana de Palomar de Arroyos, del que se abastecerá la hidroeléctrica reversible

Una empresa proyecta crear en un lago minero de Palomar de Arroyos una central reversible

Atalaya Generación contempla una hidroeléctrica que crearía 20 empleos
banner click 236 banner 236
Cruz Aguilar

La empresa Atalaya Generación ha presentado un proyecto para instalar una central hidroeléctrica reversible que aprovechará el lago de la mina La Serrana de Palomar de Arroyos, que paró su actividad en los años 90 y está sin restaurar. La empresa necesitará para su construcción una inversión de 700 millones de euros y la contratación de 1.000 trabajadores. Los trabajos podrían iniciarse en el año 2024 puesto que la compañía pretende tener operativa la planta en 2030.

Durante el periodo de explotación, el número de empleados será de 20, todos ellos de la zona puesto que funcionará las 24 horas del día y durante toda la jornada se necesitan equipos que se ocupen del mantenimiento.

La planta tendrá 652 megavatios de potencia y doce horas de almacenamiento, un dato que según detalló el director ejecutivo y cofundador de Atalaya, Pedro Machín, es muy relevante puesto que permite acumular un volumen de energía suficiente. “Supone que durante 12 horas se entregarán al sistema 652 megavatios por hora”, detalló.

Restauración

El proyecto contempla la restauración de la mina de La Serrana, de donde está previsto extraer el agua. Machín detalló que esa mina depende a día de hoy del Gobierno de Aragón puesto que la empresa que la explotaba, Ernesto Ferrer, no la restauró. La central reversible plantea un ciclo cerrado de agua y para ello necesita tres balsas independientes de agua, dos de ellas están fuera del cauce del río y la tercera está en la zona del Río de Los Anchos, en Castel de Cabra.

La Serrana tenía “galerías kilométricas de carbón que en algún momento tocaron un manantial de agua y llenaron el lago artificial hasta el punto de que hoy en día está desbordado”, relató el responsable de la empresa energética, quien indicó que el impacto será mínimo puesto que se aprovechará el lago existente, aunque las aguas deberán de ser depuradas.

Para desarrollar el proyecto es necesario construir una línea de evacuación y un dique de materiales sueltos en el embalse superior, que ya existe, además de otras dos balsas.

Conexión con Mezquita

El objetivo de Atalaya Generación es conectar esa potencia a la subestación de Mezquita de Jarque y su responsable recordó que hay “mucha energía renovable en tramitación en esa zona”. Machín argumentó que el restallado final de esa gestión es que “tendríamos una planta de 652 megavatios, podríamos estar el 90% de las horas que tiene el año suministrando energía renovable”.

Por eso, en la próxima subasta del Miteco intentarán lograr la capacidad de evacuación necesaria puesto que el nudo sí tiene disponibilidad para este vertido energético que plantean.

Pedro Machín hizo hincapié en que este tipo de plantas permiten gestionar la energía renovable, algo que no es posible con las eólicas y fotovoltaicas, “en las que se puede predecir cuándo se va a producir pero es imposible gestionar la energía”, y eso provoca la necesidad de contar con una energía fósil como el gas como apoyo.

Los saltos reversibles o centrales de bombeo permiten elevar el agua cuando el precio de la electricidad está más barato y soltarla para producir energía en los momentos en los que tiene un coste más elevado. Esta gestión posibilita a su vez no necesitar energías de apoyo como el gas.

El alcalde de Palomar de Arroyos, Ramiro Beltrán, cree que este proyecto “es una oportunidad de crecimiento para el pueblo” y matizó que, por ello, no han presentado ningún tipo de alegación. Recordó que la localidad cuenta con 170 habitantes por lo que “crear 20 puestos de trabajo es una maravilla”. Reconoció que habrá que dotar de servicios al municipio y construir o rehabilitar viviendas para el asentamiento de nuevos pobladores, pero cree que no habrá problemas debido a la repercusión que tendrán los impuestos que pagará la compañía energética en las arcas municipales.

Dinero en impuestos

El Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (Icio) es de un 3% de la inversión, por lo que supondrá unos ingresos  en torno a 20 millones, ya que el coste del proyecto se eleva a 700 millones, según las cifras que baraja Atalaya. Además, el Ayuntamiento percibirá en torno a 1,3 millones de euros anuales durante el periodo de funcionamiento de la planta puesto que se calculan unos 2.000 euros por megavatio instalado, aunque Pedro Machín advirtió de que esta cifra varía en función de las ordenanzas de cada ayuntamiento.

Otra de las ventajas que a juicio de Beltran tiene el proyecto es que supondrá la restauración de una mina que dejó de explotar la empresa Ernesto Ferrer en los años 90 y quedó abandonada. “Hemos pedido ayuda al Gobierno de Aragón pero sigue igual y es un peligro puesto que el agua está estancada en la mina a cielo abierto y no hay ninguna valla ni perímetro de protección”, aseguró.

Esta gestión energética posibilita su consumo local y, en opinión de Machín, puede ser un acicate para la instalación de industrias debido a la tendencia actual de deslocalización hacia las zonas donde existen garantías de uso de energías 100% renovables.

“España necesita generar más renovables y dejar de depender del gas. Entendemos que en las zonas generadoras de energía tiene que haber una compensación a nivel de un consumo de energía más barato y la única manera de conseguirlo es con este tipo de instalaciones”, relató el responsable de Atalaya Generación.

El proyecto, según dijo Machín, está dando ahora sus primeros pasos. Han realizado las consultas previas y están pendientes de la subasta del Miteco para lograr la capacidad de evacuación de esta planta, que es un factor clave para la viabilidad de la iniciativa energética.

Otra central en Estercuel

La central hidroeléctrica reversible de Palomar de Arroyos no es la única que plantea Atalaya Generación en Teruel ya que tiene otro proyecto con 120 megavatios de potencia en una mina restaurada de Estercuel, donde se aprovecharía el lago inferior. En este proyecto ya tienen solicitados todos los permisos y la energía se evacúa hacia Muniesa.

“España necesita generar más energía con renovables y dejar de depender del gas”, comentó Pedro Machín, quien matizó que, en su opinión, las zonas generadoras de energía “deberían tener una compensación a nivel de un consumo de energía más barato”, argumentó.

El redactor recomienda