Síguenos
‘13 grados 13 millas’ se presenta en Zombies y Princesas este sábado ‘13 grados 13 millas’ se presenta en Zombies y Princesas este sábado
Imagen de la portada del cómic ‘13 grados 13 millas’ editado por GP Ediciones

‘13 grados 13 millas’ se presenta en Zombies y Princesas este sábado

La obra de GP Ediciones la firman Viñuales, Tapia y Montañés

El 27 de junio de 1946 el submarino C4 se hundió en aguas de Mallorca después de ser abordado por el destructor Lepanto en el transcurso de unas maniobras. Hasta la fecha, es el peor accidente de la Armada Española en tiempos de paz. Sus restos descansan a 1300 metros de profundidad haciendo imposible su rescate y sirviendo de tumba a sus 44 tripulantes.

13 grados 13 millas. La tragedia del submarino C4, es el título del nuevo cómic editado por GP Ediciones, para contar e ilustrar los diversos episodios en los que se vio envuelto este submarino hasta su trágico desenlace.

Este libro, ultima publicación de la editorial aragonesa, será presentado este sábado en la tienda especializada Zombies y Princesas de Teruel, en un acto que tendrá lugar a las 12.30 horas.

Daniel Viñuales, zaragozano de nacimiento y utrillense de adopción, colabora, por primera vez, con el tándem creativo formado por David Tapia y Guillermo Montañés, en un cómic que aborda la historia del submarino C4 en unos días tan convulsos como los de la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial.

Cabe destacar además los lazos que unen a la provincia de Teruel con el arma submarina, ya que el comandante del flamante S-81, Isaac Peral, es el Capitán de corbeta Manuel Corral Iranzo, natural de Muniesa.

13 grados 13 millas, narrada e ilustrada en 88 páginas, es una novela gráfica autoconclusiva con tintes bélicos, dramatismo y memoria histórica que recuerda a los 44 tripulantes que perdieron la vida tras un imprevisible accidente en lo que iban a ser unas maniobras rutinarias.

La clase C, fabricado por la Sociedad Española de Construcciones Navales de Cartagena, fue la más moderna de las series de submarinos que participaron en la Guerra Civil española y tuvieron cierta importancia en la contienda. El submarino C4 durante la Guerra Civil llevó sacos de cartas desde Barcelona a Menorca, con sellos especiales, y se recordará por ser el primero de la historia que se utilizó como “cartero”. El C4 fue uno de los dos sumergibles que quedaron operativos una vez finalizada la contienda civil, de los seis de la Clase C.

13 grados 13 millas aborda la historia del submarino C4 y varios de los episodios en los que se vio envuelto, por ejemplo, en 1936, tras una intervención en el Estrecho, y en 1937, cuando tomó el mando del sumergible el comandante soviético Kuzmin, regresando a Cartagena. Desde allí, pasó a ser destinado a Barcelona, donde tuvo como misión llevar el correo ordinario a la isla de Menorca. Poco antes de terminar la guerra, el C4 se refugió en el puerto tunecino de Bizerta y regresó con nueva tripulación para formar parte de la Armada. El 27 de junio de 1946 se realizaron unas fatídicas maniobras frente a las aguas del Port de Sóller. El ejercicio consistía en que los tres submarinos debían esperar la llegada de la flotilla de destructores, que hacían de enemigos. Sin que se sepa la razón, el C4 emergió justo en la proa del destructor Lepanto, que no pudo evitar abordarlo pasando por encima de él. El submarino quedó casi partido y se hundió en el acto. Oficialmente el submarino C4 sigue desaparecido, nadie lo ha localizado. La profundidad de la zona del abordaje impide acceder a sus restos.

El 27 de junio de 1946 el submarino C4 se hundió en aguas de Mallorca después de ser abordado por el destructor Lepanto en el transcurso de unas maniobras. Hasta la fecha, es el peor accidente de la Armada Española en tiempos de paz. Sus restos descansan a 1300 metros de profundidad haciendo imposible su rescate y sirviendo de tumba a sus 44 tripulantes.

13 grados 13 millas. La tragedia del submarino C4, es el título del nuevo cómic editado por GP Ediciones, para contar e ilustrar los diversos episodios en los que se vio envuelto este submarino hasta su trágico desenlace.

Este libro, ultima publicación de la editorial aragonesa, será presentado este sábado en la tienda especializada Zombies y Princesas de Teruel, en un acto que tendrá lugar a las 12.30 horas.

Daniel Viñuales, zaragozano de nacimiento y utrillense de adopción, colabora, por primera vez, con el tándem creativo formado por David Tapia y Guillermo Montañés, en un cómic que aborda la historia del submarino C4 en unos días tan convulsos como los de la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial.

Cabe destacar además los lazos que unen a la provincia de Teruel con el arma submarina, ya que el comandante del flamante S-81, Isaac Peral, es el Capitán de corbeta Manuel Corral Iranzo, natural de Muniesa.

13 grados 13 millas, narrada e ilustrada en 88 páginas, es una novela gráfica autoconclusiva con tintes bélicos, dramatismo y memoria histórica que recuerda a los 44 tripulantes que perdieron la vida tras un imprevisible accidente en lo que iban a ser unas maniobras rutinarias.

La clase C, fabricado por la Sociedad Española de Construcciones Navales de Cartagena, fue la más moderna de las series de submarinos que participaron en la Guerra Civil española y tuvieron cierta importancia en la contienda. El submarino C4 durante la Guerra Civil llevó sacos de cartas desde Barcelona a Menorca, con sellos especiales, y se recordará por ser el primero de la historia que se utilizó como “cartero”. El C4 fue uno de los dos sumergibles que quedaron operativos una vez finalizada la contienda civil, de los seis de la Clase C.

13 grados 13 millas aborda la historia del submarino C4 y varios de los episodios en los que se vio envuelto, por ejemplo, en 1936, tras una intervención en el Estrecho, y en 1937, cuando tomó el mando del sumergible el comandante soviético Kuzmin, regresando a Cartagena. Desde allí, pasó a ser destinado a Barcelona, donde tuvo como misión llevar el correo ordinario a la isla de Menorca. Poco antes de terminar la guerra, el C4 se refugió en el puerto tunecino de Bizerta y regresó con nueva tripulación para formar parte de la Armada. El 27 de junio de 1946 se realizaron unas fatídicas maniobras frente a las aguas del Port de Sóller. El ejercicio consistía en que los tres submarinos debían esperar la llegada de la flotilla de destructores, que hacían de enemigos. Sin que se sepa la razón, el C4 emergió justo en la proa del destructor Lepanto, que no pudo evitar abordarlo pasando por encima de él. El submarino quedó casi partido y se hundió en el acto. Oficialmente el submarino C4 sigue desaparecido, nadie lo ha localizado. La profundidad de la zona del abordaje impide acceder a sus restos.

El redactor recomienda