Síguenos
GP Ediciones lleva al cómic el desastre del submarino C-4 en ‘13 grados 13 millas’ GP Ediciones lleva al cómic el desastre del submarino C-4 en ‘13 grados 13 millas’
Daniel Viñuales presentó el cómic este sábado en Zombies y Princesas

GP Ediciones lleva al cómic el desastre del submarino C-4 en ‘13 grados 13 millas’

El editor y guionista de la obra, Daniel Viñuales, presentó en Teruel la obra que homenajea a los 44 marinos muertos

Cinco minutos antes de las dos de la tarde del 27 de junio de 1946, a 13 grados del puerto de Sóller y 13 millas del Morro de Sa Vaca, al norte de la isla de Mallorca, el destructor de la Armada Española Lepanto impactó contra el sumergible C-4 durante unas maniobras militares enviándolo al fondo del Mediterráneo, donde siguen reposando a 1.300 metros los restos de los 44 tripulantes que llevaba a bordo.

Se trata del mayor desastre naval que ha sufrido España en tiempos de paz, y GP Ediciones lo ha llevado al mundo del cómic de la mano de Daniel Viñuales (guionista y editor), David Tapia (dibujos) y Guillermo Montañés (color).

El cómic, que narra no solo el desastre que acabó con el C-4 y sus tripulantes sino también el periplo vital de un buque que entró en servicio en 1926 y que vivió no pocas aventuras durante la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, es en parte un capricho que se ha dado Daniel Viñuales, zaragozano con vínculos familiares en Utrillas y un auténtico apasionado de los submarinos, pero sobre todo un homenaje a las víctimas de ese accidente. Los restos del submarino descansan en el fondo marino a 1.300 metros, lo que hace completamente imposible el rescate. Lo único que se recuperó del C-4 fue la pata de una silla de madera procedente de la sala de oficiales, que acabó siendo regalada a Francisco Franco, a la sazón jefe de Estado, y que dos meses antes del hundimiento había navegado en el C-4 durante una visita oficial al puerto de Cartagena.

Páginas de la obra de Daniel Viñuales, David Tapia y Guillermo Montañés

Víctor, hijo del guionista Daniel Viñuales, es bisabuelo de Jerónimo García Salmerón, cabo 1º electricista en el C-4 en el momento de hundirse, y su hijo, el coronel de Caballería José García Herrero prologa la obra, que ademá cuenta con la colaboración del alférez de navío retirado Diego Quevedo Carmona, quien ha ejercido de asesor histórico para el libro y aporta un artículo final titulado Apuntes para la historia del Arma Submarina Española.

Daniel Viñuales compareció este sábado en el establecimiento especializado Zombies y Princesas de Teruel para presentar este cómic, y desgranó parte de los detalles que atesora. 13 grados, 13 millas relata con un estilo dinámico, muy cinematográfico y riguroso el devenir de C-4, a través de dos tramas principales, una que tiene que ver con la tropa y la marinería del submarino y otra que tiene que ver con sus oficiales, en especial Reina Carvajal, un joven y prometedor oficial que estaba al mando del submarino.

Lo que no hace el cómic es indagar en las posibles causas del accidente, “porque no tenía sentido”, explica Viñuales. “Lo que se sabe es que el C-4 emergió de repente justo delante del destructor Lepanto, que iba a 14 nudos y no pudo hacer nada por evitar arrollarlo”. Como consecuencia del choque el submarino probablemente se partió en dos y se hundió rápidamente. El Lepanto sufrió una gran vía de agua en proa, y a duras penas logró regresar a puerto auxiliado por el resto de navíos que participaban en las maniobras militares.

“Existen teorías sobre el accidente, pero no son más que teorías”, apunta Viñuales. “El simple error parece poco probable. Puede que Reina Carvajal, que estaba al mando, intentara hacer una maniobra muy audaz para impresionar a los mandos, o puede que delegara el mando en alguno de los oficiales en prácticas que se hallaban a bordo y un error provocara el accidente. Eso es algo que nunca se sabrá”, asegura.

Portada del comic de GP Ediciones

Todos los acontecimientos históricos que aparecen en 13 grados, 13 millas son reales y documentados, “si bien están inventados los encuentros personales entre los diferentes personajes que aparecen, ya que sus descendientes eran niños cuando ellos fallecieron y por tanto no quedó registro de los días anteriores a la catástrofe”, explica Viñuales.

El guion ha contado con el asesoramiento militar de Quevedo Carmona, y además el encargado de dibujarlo ha sido David Tapia, autor del reciente Frontera de Ordesa, también de GP Ediciones, ambientado en la Segunda Guerra Mundial y experto en ese tipo de ambientaciones de los años cuarenta.

También Viñuales cuenta con varios cómic en su haber inspirados en hechos reales. como Tierra Negra o La bondad y la ira sobre el asesinato de Ramón Acín. Para el aragonés no ha resultado complejo introducirse en el mundo del Arma Submarina, porque como él mismo admitió es un “auténtico friky” del tema. “Sin embargo en muchos asuntos relacionados con el dibujo tuvimos que estar vigilanes y hacer algunas rectificaciones”. “Por ejemplo, en la Armada saludas con la mano a un superior si llevas la gorra puesta, si no el saludo es en posición de firmes, y esa posición es como es, no puedes estar con los brazos en jarras”, comentó.

El redactor recomienda